Menú

Sobre el feminismo (II): Fuerza de las ideologías

97

 

  Muchas razones explican el ímpetu ideológico del siglo XX. Está el deseo humano de explicación del mundo y de la vida, deseo tan intenso que incluso una racionalización gratuita parece mejor que la impresión sencilla de lo obvio. Decir que andamos erguidos por imposición cultural pasaría por una explicación clara de un fenómeno de otro modo difícil de comprender, quizá nunca comprensible del todo. Y nos deja creer en la posibilidad de cambiar, si quisiéramos, una realidad que de otra forma se nos impone.

  
Un ejemplo menos caricaturesco es, por lo que hace al tema del ensayo, el del matriarcado. No existen indicios reales de que tal institución se haya dado jamás. Pero la racionalización del matriarcado proporcionaba una supuesta solución a numerosos problemas históricos, aun cuando muchos vinieran creados, en círculo, por la misma solución. De hecho, no se puede concebir el patriarcado, objeto de las iras feministas,  más que por oposición al matriarcado, aunque este no haya existido nunca, de modo similar a como el socialismo se concibe por oposición a un “capitalismo” que, tal como lo describe Marx (sistema basado en el valor trabajo, la plusvalía y la tendencia al descenso de la tasa de ganancia) tampoco ha existido más que en las lucubraciones teóricas.  Y aun cuando se partía de la falacia de que el patriarcado tenía que manifestarse de modo absoluto, sin restricciones, con lo que los hechos que lo relativizaban se tomaban por pruebas de una situación matriarcal previa. La interpretación de la historia por esa vía era simple, casi perfecta, y proporcionaba a los feministas  un apoyo histórico-social satisfactorio. La religión, pongamos por caso (y cuanto ella condensa como sensación del misterio), quedaba erradicada, era solo un reflejo de la dominación del hombre sobre la mujer.

  
Con todo, una vía de desarrollo cultural es la profundización en lo obvio, el descubrimiento de problemas en lo que parecía “natural”.  En ese sentido las ideologías han desempeñado ocasionalmente un papel de incitadoras  a la reflexión. Desempeñado, sin embargo, muy a su pesar, pues la ideología se propone asfixiar a toda costa a la “reacción”. Reacción, por supuesto legítima, contra la ideología, pero que en el vocabulario ideológico cobra un tinte  abrumador, metafísico: nada peor que pasar por “reaccionario”.

   
También se cimenta el éxito ideológico en la idea de una cura radical de la angustia, incertidumbre y dolor humanos. Ninguna ideología olvida prometer notables prodigios al respecto; y no debiera serles difícil cumplir su promesa porque el cuadro pintado por ellas de la realidad  actual e histórica  resulta tan lúgubre que cualquier cambio debería traer un alivio. No obstante, los frutos prácticos de las ideologías distan de aligerar el ánimo.

  
A las ideologías las empuja asimismo una propaganda martilleante en torno a conceptos de buen sonido como “emancipación”, “paz”, “libertad”, “igualdad”, etc.   Los ideólogos se apropian buenamente de tales conceptos, convirtiendo así a cualquier  discrepante de sus recetas en enemigo, no de estas, sino de la “paz”, el “progreso” y demás.  Este método, igual que la metafísica de la “reacción”, introduce un pesado elemento coactivo, que muy a menudo quiebra o apabulla la respuesta en términos racionales.

  
No pesa menos la pretensión ideológica de arrogarse la representación de los intereses “auténticos” o “históricos” de sectores sociales como “la clase obrera”, 2la juventud”, “el pueblo”, “la mujer”, “la raza”, etc., sin que lo gratuito de esta autoasignación disminuya, a menudo, su efecto práctico.

  
La ideología seguramente más lograda y elaborada es el marxismo. Este,  aunque como cuerpo de doctrina se halle hoy en declive, ha dado sustancia y fecundado a casi todas las restantes ideologías, entre ellas la que vamos a tratar, el feminismo, para estudiar la cual nos centraremos en el tercer Informa Hite, titulado nada menos que Las mujeres y el amor (o “Mujeres y amor”, en la mala traducción). Por esa razón se harán también en este estudio paralelismos entre los dos movimientos.    

 

 ---------------------------------------------

 

****El libro Nueva historia de España va por la tercera edición en dos meses. A ver si, por una vez, da lugar a un debate racional, pues en él he expuesto bastantes interpretaciones nuevas o relativamente nuevas de diversas cuestiones históricas. Espero que ayude también a cambiar algunas mentalidades como las que vienen dando lugar a las nefastas políticas actuales.

 

**Una crítica de David Gress:
 "Muchas gracias por tu excelente libro que estoy leyendo pero despacio para alargar el placer.  Me gusta todo: el estilo, viril y sencillo a la vez, las fórmulas (la secuencia de edades, planteamiento muy superior al convencional y que espero sea adoptado por otros), la información detallada. 

Permite que un ex filólogo señale tres errores ínfimos en los capítulos primeros sobre la Edad de Formación:

  En la p. 61 escribes que Julio César redujo el Senado a asamblea consultiva.  El Senado nunca era otro que asamblea consultativa.  Leyes (leges) solo podían votarse por una asamblea de ciudadanos.  El poder del Senado bajo la República se apoyaba en su auctoritas, poder no definido en ningún texto pero muy real.  El Senado interpretaba las leyes y dirigía a los magistrados elegidos (cónsules, pretores) mediante declaraciones más o menos formales.  La más formal era el senatus consultum, determinando cómo se debía aplicar la ley.

 Lo que hicieron César y Augusto era  reducir aquel poder tradicional casi a nada.  Los emperadores no aceptaban consulta y no reconocían poder asesor alguno.

 En la misma p. 61 escribes que Octavio venció a Antonio en 30 a.C.  Era en 31 a.C.

 En la p. 91 hablas de una dinastia Antonina que empezó en 96 con Nerva.  Lo que no es estrictamente preciso.  Los emperadores Nerva, los españoles Trajano y Hadriano, Antonino Pío y Marco Aurelio suelen llamarse los emperadores adoptivos, porque se sucedían no por ascendencia familiar sino por adopción.  Las experiencias de Nerón y Domiciano habían convencido a los romanos de no permitir dinastías en el cargo supremo del imperio.  Marco Aurelio demostró lo acertado de este juicio cuando permitió que su hijo Cómodo le sucedió a él.

 Dinastía Antonina o Antoniniana puede llamarse la secuencia de emperadores desde Antonino, quien adoptó a Marco Aurelio, haciéndolo un Antonino de apellido, hasta Cómodo quien murió asesinado el 31 de diciembre de 192 por mano de una esclava cristiana según la tradición.

 Pues bien, tal era el prestigio de los Antoninos que los emperadores siguientes también tomaban este apellido.  Por eso, el decreto imperial haciendo ciudadanos a todos los habitantes libres del imperio en 212, promulgado por el emperador Caracalla, hijo de Lucio Septimio Severo, se llamaba oficialmente Constitutio Antoniana.

 ****El rasgo principal de las grandes predicciones económicas y políticas es que fallan casi siempre, y si aciertan resulta muy difícil decidir por qué han resultado correctas.

 

97
comentarios
1 baragesi, día

Pole? Y un texto muy bueno, en la linea del Sr Moa.

2 manuelp, día

Dice David Grees: El Senado nunca era otro que asamblea consultativa. Leyes (leges) solo podían votarse por una asamblea de ciudadanos. No estoy muy de acuerdo. Si bien desde el punto de vista de hoy, el Senado Romano de la época republicana puede ser considerado una especie de poder judicial, sus atribuciones reales sobrepasaban con mucho a las de un poder judicial de un estado moderno. Para empezar, sin la ratificación del Senado no eran válidas las decisiones de las asambleas de ciudadanos. Un Senatus Consultum podía no ser vinculante, pero en la práctica, era re

3 manuelp, día

se me fue ...quisito imprescindible para que cualquier ley fuese aplicada. Y el Senatus Consultum Ultimun era una ley de declaración del estado de excepción de todas todas. http://es.wikipedia.org/wiki/Senatus_consultum_ultimum

4 manuelp, día

Además, en la época inmediatamente anterior a César. Lucio Cornelio Sila, como dictador, recortó severamente los poderes de los Tribunos de la Plebe, eliminando su poder de veto y su capacidad de proponer leyes a la Asamblea sin el consentimiento del Senado. http://es.wikipedia.org/wiki/Tribuno_de_la_plebe#Funci.C3.B3n_y_poderes Luego se ve que el Senado republicano era bastante más que una asamblea consultiva.

5 HGE, día

...y de hecho el Senado era la institución por antonomasia de un régimen que procuró un Gobierno mixto de Monarquía (con dos cónsules y no uno, para dividir el Poder), Aristocracia (el Senado) y Pueblo (representado por los tribunos de la plebe inicialmente y luego por otros magistrados que no siempre eran patricios). Lo que hizo Julio César, siguiendo a Mario, fue sustituir el Gobierno mixto de la República por la Monarquía (o tiranía) de los emperadores alzados al Poder por los militares, aunque tanto Mario como César lo hiciesen "en nombre del Pueblo" -casi parece que hubiesen leído a Platón cuando hablaba de que la Democracia, al degenerarse, incurría en anarquía antes de dejar expedito el camino a la tiranía; algo que los romanos antiguos habían precisamente tratado de impedir con la configuración mixta del Gobierno: cónsules (y otros magistrados) y "Senatus Populusque..."

6 AntiMarx, día

Sr. Moa, dice Vd hoy:'La ideología seguramente más lograda y elaborada es el marxismo. Este, aunque como cuerpo de doctrina se halle hoy en declive, ha dado sustancia y fecundado a casi todas las restantes ideologías, entre ellas la que vamos a tratar, el feminismo, para estudiar la cual nos centraremos en el tercer Informa Hite, titulado nada menos que Las mujeres y el amor (o “Mujeres y amor”, en la mala traducción). Por esa razón se harán también en este estudio paralelismos entre los dos movimientos.' Estoy de acuerdo. Se podría añadir otro ejemplo actual y especialmente peligroso de 'ideología fecundada por el marxismo': el ecologismo. Volviendo al feminismo, y más en relación con algo que dijo en su anterior hilo, es especialmente interesante la obra "Las mujeres que no amaban a los hombres" de Diego de los Santos. http://libros.libertaddigital.com/totalitarismo-feminista-en-espana-1276237621.html Entiendo que, en el fondo, el autor coincide con Vd. en cuanto a la inspiración marxista del feminismo (al menos del actual y aunque no lo exprese formalmente así). Dice de los Santos que el feminismo actual es una especie de 'neomachismo' en el que se trata de sustituir al macho individuo por el 'papá Estado' como sujeto a parasitar (en realidad, el macho individuo sigue siendo parasitado, pero ahora de manera coactiva, con la graciosa intervención del Estado socialista de cualquier color y sus nada independientes súper-poderes). Se pueden poner pegas a otras conclusiones del autor, incluso a su enorme vinculación (fundador) al Partido Andalucista (al cual aborrezco) pero, tanto en la idea antes mencionada, como en la argumentación jurídica contra la Ley de Venganza de Género, el libro me parece brillante y lo recomiendo. ---------------- Muchas gracias al Sr. Gress por su crítica constructiva. Tomo nota (a lápiz) en mi ejemplar de 'Nueva Historia ...' La falta de debate sobre su propuesta de nueva secuencia de edades y otras me temo que se debe a aquello de que no hay mayor desprecio que no dar aprecio. Cuando sus enemigos le intentan despreciar de otras maneras, suelen salir muy mal parados. Así que no se extrañe tanto, Sr. Moa. Un saludo

7 Sorel, día

Buenas tardes. Las imágenes a las cual me refería ayer en las que aparecía un prototerrorista islámico en el recibimiento de los "paficistas" de la famosa "flotilla": http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100603/telediario-2-03-06-10/790054.shtml?s1=noticias&s2=telediario&s3=&s4= Del 07:25 al 07:27 ¿Un futuro mártir de la secta de los hijos de Mahoma? Me parece que sí.

8 Vendeano, día

Muy bueno el texto de don Pío sobre los moriscos y la amenaza turca, ayer. Es muy facil juzgar duramente la expulsión, pero en el siglo XVI todo fué cuestión de vida o muerte, de ellos o nosotros, máquina y dinámica infernal en la que a veces se ven los pueblos. Otra ocasión similar fué la Guerra Civil, cuando se estuvo sembrando el odio y la amenaza a muerte creible a clases sociales enteras. Cuando esas clases despertaron del sueño de concordia, reaccionaron a tiempo y, luchando por su vida, ganaron la guerra, ¿cómo podemos ahora reprochárselo? ¿deberían haberse dejado exterminar? Las generaciones actuales pueden permitirse el lujo de juzgar duramente a sus padres porque viven en libertad gracias a ellos, pero puede llegar el dia en que nuestros hijos y nietos, en las tiranías que vienen, no puedan ya juzgar nada. === La diferencia entre ideología y ciencia es la que expuso Popper: la ciencia ha de ser falsable, es decir, una teoría que se repute de científica ha de declarar qué hechos, de producirse, pueden echarla abajo. Es el juego limpio de la ciencia, el terreno donde teorías rivales pueden enfrentarse públicamente. La pseudociencia, la ideología, son sistemas cerrados y completos, imposibles de atacar pues sus presupuestos se apoyan unos a otros sin resquicio para la crítica. No hay razones para aceptarlas, ni para rechazarlas, pues son inmunes a los hechos y sólo pueden tomarse o dejarse por entero, y no por razones sino por sentimientos. Ideología y religión se distinguen en que la religión mantiene una zona de misterio que renuncia a explicar pero que, vitalmente, asume. La ideología, en cambio, no puede permitir que ninguna zona de la realidad quede fuera, todos los hechos deben encajar en el sistema si no quiere que todo estalle. Paralizada por ese miedo, mata como mata el miedo. Ciencia y religión son dos sistemas evolutivos de manejar la realidad. La religión permite afrontar el sinsentido, pues está abierta al misterio y lo integra como horizonte; la ciencia permite manejar lo conocido, aquello que empieza a distinguirse como hecho separado y distinto, y por lo tanto racionalizable (la religión se enfrenta a lo difuso de la experiencia, a la nube de la circunstancia). Ambas son abiertas, una permite la entrada de nuevos "hechos", la otra la asunción de nuevas condiciones de la existencia humana. Frente a ellas, las ideologías son vias muertas, caminos sin salida que surgen cuando se intenta racionalizar a toda costa. Razón desbocada, fé desencaminada. Son abcesos, secreciones de nácar que se cierran en torno de hechos incómodos difíciles de explicar, redondas e inatacables, crecen en las conchas cerradas de las sociedades sin suficiente ventilación, y pueden llegar a ahogarlas.

9 campanet, día

PRADA Y EL LIBERALISMO. Dice J.M. de Prada que "El liberalismo, en fin, es el caldo de cultivo que la derecha aliña, creando las condiciones sociales, económicas y morales óptimas para el triunfo de la izquierda, que es la que mejor ha sabido vender las falsificaciones de la libertad inventadas por el liberalismo". Leo, habitualmente, los artículos de Prada en ABC. Suelo escuchar un programa ‘El gato agua’, a pesar de que se convierte, a veces, en un gallinero en el que todos se interrumpen. Cuando está Prada, destaca por su claridad y profundidad. No se queda en las ramas sino que va al fondo, a la raíz del problema. Sus críticas al ‘Matrix progre’ merecen ser escuchadas. Y, además, no tiene complejos a la hora de decir lo que piensa. Quiero decir, con estos prolegómenos, que tengo simpatía por el personaje. Sin embargo, sus críticas al liberalismo me parecen desacertadas. La cita inicial es una muestra de lo que digo. La primera pregunta sería ¿por qué el liberalismo es el caldo de cultivo para el triunfo de la izquierda? Veamos el caldo de cultivo del liberalismo y preguntémonos si facilita el triunfo de la izquierda. Sin ánimo de ser exhaustivo, algunos de los rasgos del liberalismo serían éstos: Democracia representativa y defensa de los derechos inalienables de la persona; libertad y responsabilidad individual; economía de mercado; respeto por la propiedad privada; igualdad entendida como igualdad ante la ley, no como igualdad de resultados. ¿Por qué estos, y otros, rasgos del liberalismo facilitarían el triunfo de la izquierda? Se me ocurre una explicación. Que el liberalismo no transmite una ‘moral calida’ (basada en el amor y la generosidad) sino una ‘moral tibia’, vinculada al respeto mutuo y a los derechos y obligaciones establecidos por el ordenamiento jurídico. Supuestamente, de tal carencia emocional se aprovecharía la izquierda. Ella lanzaría a los cuatro vientos su mensaje de solidaridad y emancipación. Por supuesto, falso como un duro sevillano, pero sus mentiras y el aparato de propaganda (el agitprop) harían el resto. Mejor dicho, con la inestimable colaboración de una ciudadanía (parte de ella) que está anestesiada por el ‘Matrix progre’ y quiere ser ‘políticamente correcta’. Si esta es la explicación, es errónea. Y esto es así porque una sociedad basada en el amor y la generosidad, no es alcanzable en las sociedades extensas actuales como la nuestra. Los fuertes vínculos de amor, amistad y solidaridad (la ‘moral cálida’), propios de las comunidades primigenias no son transportables a nuestras sociedades actuales, excepto en las familias bien avenidas y la amistad íntima. Lo han intentado los colectivistas, imponiendo desde el Partido o el Estado, o ambos, el amor y la solidaridad revolucionarias. Ha terminado en tragedia. El amor y la generosidad no se imponen. Tales experimentos han dejado como herencia, la coacción, el sufrimiento y el fracaso. Han tratado de imponer una ‘moral cálida’ a través de los comisarios políticos, la propaganda y la represión policial. La naturaleza humana no es moldeable como si fuera un chicle. Somos capaces de no ser egoístas racionales con unas pocas personas, con un reducido grupo de íntimos, familiares o no. Pero no podemos extender este amor, esta generosidad, a todo el mundo. De ahí que una gran conquista de las sociedades extensas, democráticas y liberales, sea el respeto y el cumplimiento de nuestras obligaciones jurídicas, como miembros de una sociedad civilizada. Este sería el mínimo exigible. ¿Qué puede ofrecer la izquierda? Utopía. Pero incluso un somero repaso a la Historia, nos muestra que se trata de utopías ensangrentadas. Da igual, pueden decir los críticos. No se puede vivir sin utopía. Pues habrá que aprender. Las utopías ‘fuertes’, las que, presuntamente, quieren cambiarnos radicalmente y construir el ‘hombre nuevo’, son utopías totalitarias. Habrá que aprenderlo, o estaremos condenados a repetir sus fracasos, miserias y sufrimientos. En cambio, las utopías ‘débiles’, las que se esfuerzan por mejorar nuestro entorno, natural y social, y a nosotros mismos, son utopías factibles y enriquecedoras, aunque exijan determinación y esfuerzo. Y estas utopías liberales son compatibles con las creencias trascendentales, aunque no las exijan. Además, el egoísta racional sabe que es, también, un ser social. Aunque no sea tan generoso como Teresa de Calcuta, lo que no es exigible a nadie. Afortunadamente. Y, ya por último, ¿cuáles son ‘las falsificaciones de la libertad inventadas por el liberalismo’? Parece que, según Prada, son las libertades que enfatizan el egoísmo individual, las que cultivan mi ‘yo’, en vez de servir al ‘bien común’. No tengo duda de que el bien común es un aspecto clave de toda sociedad que pretenda ser justa. Pero si la exacerbación egoísta de los derechos individuales puede fomentar la atomización e insolidaridad social, la sacralización del bien común puede facilitar la conversión de los seres humanos individuales en simples partes de un todo, ovejas de un rebaño, en el que se difumina (o se persigue) la individualidad y la autonomía. La naturaleza humana, según David Hume (1711-1776), no habría cambiado, sustancialmente, desde Roma hasta la Escocia de su tiempo. En este sentido, la naturaleza humana busca el propio interés, el propio beneficio, con las excepciones mencionadas. Y este egoísmo racional, en línea con Adam Smith, repercute positivamente en beneficio de la sociedad. En este sentido, los impuestos, por ejemplo, serían una forma civilizada de atender el bien común. No se conocen, hasta hoy, sociedades mejores, política y económicamente, que las liberales. No hay sociedades que hayan superado el egoísmo en aras del bien común. Lo que no significa que el debilitamiento de ciertos valores, como la simpatía altruista, el esfuerzo, el mérito, o el sentido de la responsabilidad, no vaya minando la fortaleza moral de nuestras sociedades. Pero esto no muestra ninguna falsificación de la libertad. Muestra, en todo caso, que la naturaleza humana es débil y tiende al egoísmo, salvo excepciones. Y también nos permite ver que la izquierda, a través de la mayoría de los medios de comunicación, la LOGSE, Educación para la Ciudadanía, y lo que haga falta, va debilitando los valores que constituyen la base de la cultura occidental, de la que formamos parte. Aunque no esté bien representada ni por Robinson Crusoe, ni por un monje de clausura. Sebastián Urbina.

10 Sorel, día

9#campanet ¡Grande Juan Manuel de Prada! Siempre que sale su nombre en el blog digo lo mismo. Uno de los mejores novelistas en lengua castellana existentes a día de hoy, y uno de los mejores artículistas españoles. #campanet #lead #manuelp Ya que ustedes parecen compartir las mismas ideas liberales, buceando en la web en la búsqueda de argumentos contra tal doctrina, encontré el siguiente documento en relación a Hayek y el controvertido concepto de la Justicia Social. Hayek y la Justicia Social — Una Aproximación Crítica http://fce.ufm.edu/publicaciones/laissezfaire/16/LF-16%20_Cole_.pdf ---- Esperaba un ataque frontal a las tesis de Hayek, sin embargo se exponen argumentos de un gran sentido común.

11 kufisto, día

BB Es tan increíble que sólo puede ser verdad. Publicado en el Blog del Vikingo Macabro. http://dadsvedania.blogspot.com/ viernes 4 de junio de 2010 La historia de "el chino" Hoy quisiera contaros a todos la historia de "el chino". Aunque no le conocí en el comedor social, bien pudiera haber sido un miembro de aquellas maravillosas mesas de defenestrados por el actual régimen dictatorial nazisociata. Por cierto, ¿qué habrá sido del ruso, de Tomás, de Borrás y de todos aquellos viejos amigos? Seguramente estarán muertos, el mismo destino que me espera a mí y a todos los que nos hemos puesto contra este régimen del absurdo y la locura que ha acabado por destrozar nuestras vidas y existencias, literalmente. Pero vamos a lo que iba, "el chino" es estadounidense de nacimiento, de padre chino y madre española. También posee la nacionalidad británica tras residir muchos años en el Reino Unido, toda una mezcolanza, vamos. Nuestro amigo siempre ha sido un tío de clase media alta, dominando un buen puñado de idiomas a la perfección y adorado por todas las empresas en las que ha trabajado por su eficacia y versatilidad. Entre sus hobbies más destacados la música, ocupando sus ratos libres como guitarrista (de mucha calidad) en orquestas y formaciones musicales varias. En el año 2000 el chino se trasladaba a vivir a Hong Kong por motivos profesionales, sueldo astronómico y vida tranquila, volviendo por primera vez en su vida a sus orígenes paternos, ya que jamás había residido en el gigante asiático. Allí conoció a una mujer de cuyo nombre no nos vamos a acordar, española de nacimiento y que rápidamente congenió con el chino, que siempre había sentido gran amor por la tierra de su madre. Matrimonio en marcha, hijos y pimpampum, todo muy normal y bonito hasta que en 2005 la pájara en cuestión comenzó a taladrar al chino con la posibilidad de ir a vivir a España. Se vivía muy bien, era un país que estaba de moda, volverían a sus orígenes, todo muy moderno, muy "progre", uy, mal rollo. A estas alturas la madre del chino, ya viuda, vivía en España, así que al hombre no le pareció mala idea del todo agradar a su esposa y de paso poder pasar tiempo con alguien de su familia, dado que sus hermanos residían todos en el Reino Unido y tampoco los veía hacía bastante tiempo. De todas formas, tener que dejar su fantástica vida laboral en una compañía que lo trataba a cuerpo de rey tampoco le hacía mucha gracia, pero el chino era un tío preparado y en cualquier parte del mundo un currículum profesional como el suyo sería digno de ser rifado entre las empresas más altas y solventes. Y así fue como en 2006 el chino, su mujer y sus ya dos retoños aterrizaron en la España del bastard0 ZP. El trabajo no acababa de llegar, pero con los ahorros que había en la cuenta familiar tampoco era mucho problema, así que el chino aprovechó para profundizar aún más en su afición musical. Hasta que un día la señora de la casa desapareció, y en su lugar, al abrirse la puerta, apareció la policía llevándose al chino al calabozo acusado de malos tratos. Falsa denuncia, sí, pero comenzaba una demanda de divorcio que la señora llevaba tramando hacía muchos años con el único objetivo de arrebatarle al chino todo cuanto tenía. Desde luego idi0ta la tía no era, sabía cuál era el único país donde podría conseguir sus objetivos a base de contar mentiras por las que luego no le pedirían cuentas. Sabía cuál era el único desgobierno anormal que trataba a los hombres como mierdax por el único y simple hecho de ser de sexo masculino. Sabía que iba a hacerse absolutamente con todas las propiedades del chino y nadie le iba a pedir explicaciones por nada. El chino quedó en la ruina, perdió casa, coche, hijos, cuenta bancaria y hasta sus doce guitarras. Todo lo que había cosechado a lo largo de su vida con su brillante mente y su gran esfuerzo había volado de un plumazo, su z0rra mujer y un desgobierno de lunáticos feminazis le habían destrozado la vida sin comerlo ni beberlo. Pero era hombre y estaba en España, suficiente pecado. Ahora entendía el chino la insistencia de su esposa en venir a este lugar, ahora comprendía el largo tiempo que ella venía tramando toda esta barbarie inhumana. Ahora el chino se daba cuenta de qué tipo de bastardos hijos de pvta eran los desgobernantes nazisociatas que anidaban en la poltrona española. Conocí al chino hace apenas unas semanas. Supongo que le alivió saber la cantidad de gente que hemos pasado por su misma situación. A pesar de sentirse español como el que más (habla también nuestro idioma a la perfección), sigue sin comprender cómo hemos permitido que un desgobierno con semejante perturbación mental haya conseguido llegar hasta el poder. Yo tampoco lo entiendo, ciertamente. Actualmente el chino vive en casa de su anciana madre, no le queda otra, lo ha perdido todo. De vez en cuando, las pocas veces que una crisis zetaparil como la actual se lo permite, trabaja dando clases particulares de idiomas. Apenas si puede subsistir. Mientras tanto su ex-señora z0rra vive a cuerpo de rey en otra ciudad, en la lujosa vivienda y con los ahorros que robó literalmente a su ex-marido. Suponemos que en las próximas elecciones votará al PSOE, es lo que tiene ser tan hija de puta. Publicado por Thorshavn cf5 cf5 cf5 cf5 cf5

12 manuelp, día

# 10 sorel Por justicia "laboral", si quiere entablar algún debate, exponga su comentario lo más concreto posible, pero no me endiñe un enlace a un tocho de veintidos paginas a doble columna.

13 alwarez, día

Sobre los orígenes de la ideología feminista, véase "La invención del monoscopio": "De cómo el feminismo fue, en su origen, simple efecto colateral de una teoría política; de cómo la formulación inicial del feminismo como lucha de clases no se hizo en respuesta a intereses o derechos de las mujeres, sino a la necesidad política de deslegitimar y suprimir la institución denominada familia; y de cómo esa formulación se basó en omisiones, distorsiones e interpretaciones erróneas de la prehistoria y la historia de la humanidad" http://www.absurdistan.eu/monoscopio.htm

14 alterego, día

Una vez más De Prada erra el tiro. Está claro que liberales y conservadores no somos lo mismo, pero es obvio que la alianza entre conservadores y liberales es la alianza natural. Desde luego mucho más que la de socialistas y conservadores (que a veces se da) o la antinatural entre socialistas y liberales.

15 alterego, día

El feminismos, como el ecologismo, es una ideología "de conveniencia" de los socialistas, la utilizan como bandera. No hay paises más machistas que los comunistas y socialistas (ni más anti-ecologistas).

16 Sorel, día

12#manuelp Si yo ya me lo he leído. Lo he señalado aquí por si quieren hacer ustedes lo mismo cuando tengan tiempo. Sólo pensaba que a ustedes les resultaría interesante. No pretendo iniciar ningún debate.

17 manuelp, día

# 16 sorel Pues gracias, pero es que no me apetece estar todo el dia tragándome tocho tras tocho, se me saturan las neuronas. Además lo poco que he ojeado me parece que está escrito en un lenguaje un tanto académico "plasta". Pero si lo quiere usted resumir en unos pocos párrafos se lo agradeceré y le daré mi opinión.

18 acedece, día

juer, ayer se reunio zp con los del bieldeberg y la bolsa ya ha bajado 4 puntos. Supongo que zp les sirvio vino picado o algo, sino no me lo explico. saludos

19 Sorel, día

17#manuelp Lo que quiero decir es que el texto me ha sorprendido gratamente ya que yo iba pertrechado con mis prejuicios antiliberales y lo que Hayek afirma en sus obras citadas me parece de un notable sentido común. He extraído las siguientes ideas: En el segundo tomo de Derecho, Legislación y Libertad, Hayek escribe: “No existe razón alguna para que, en una sociedad libre, el gobierno deje de asegurar a todos la oportuna protección contra la miseria garantizándoles un mínimo de ingresos; o para que deje de fijar un nivel de ingresos por debajo del cual nadie debería caer”.42 Esto podría justificarse pragmáticamente como una especie de seguro mutuo: “Establecer esta seguridad contra el extremo infortunio no puede menos de redundar en beneficio de todos,”luego añade, “puede considerarse, en otras palabras, evidente deber moral [de todos] prestar asistencia, en una sociedad organizada, a quienes no son capaces de velar por sí mismos. Ahora bien, garantizar unos ingresos mínimos y uniformes al margen del mercado en beneficio de todos aquellos que, por la razón que fuere, sean incapaces de obtener, a través del mercado, un adecuado sustento no conduce a una restricción de la libertad ni es incompatible con el imperio de la ley”.43 Resulta evidente, sin embargo, que Hayek está admitiendo que las personas sí tienen la obligación de ayudarse mutuamente aún cuando las personas obligadas a ayudar no fueron los causantes de la situación que contribuyen a aliviar. Hayek tampoco se opone al financiamiento público de la educación,45 e incluso admite que algunos aspectos del “estado benefactor” (welfare state) “hacen más atractiva la sociedad libre”.46 Hayek mismo reconoce la existencia de una “obligación” por parte de la comunidad de contribuir a aliviar por lo menos algunas situaciones de necesidad extrema. “Existen necesidades comunes que sólo pueden satisfacerse mediante la acción colectiva y que, por lo tanto, han de ser atendidas en dicha forma, sin que ello implique restringir la libertad individual”.47 ---- Lo dicho, estoy completamente de acuerdo con lo expuesto por Hayek. Tenía la idea de que éste era un ejemplo paradigmático del ultraliberalismo individualista y nada preocupado por el bien común.

20 Sorel, día

Fuentes: [42] El Espejismo de la Justicia Social, p. 152. [43] El Espejismo de la Justicia Social [45] Fundamentos, pp. 306, 484-99, y Derecho, Legislación y Libertad: vol. 3, El Orden Político de una Sociedad Libre (Madrid: Unión Editorial, 1982), pp. 114-15. [46] Fundamentos, p. 348. [47] Fundamentos, p. 347.

21 manuelp, día

# 19 sorel Pues eso es así y si no hiciera usted caso de delirantes teorías de teóricos alucinados vería que en el liberalismo lo que impera es el sentido común. Particularmente creo que lo esencial en una visión liberal no es la parte económica, sino la moral y, como consecuencia, la primacía del Derecho ó Justicia. Una de las reglas que Hayek menciona con más denuedo a lo largo del libro, es la aplicación de reglas aplicables a todos por igual. Una vez más se refiere al RechStaat o Estado de derecho. http://www.liberalismo.org/articulo/142/19/hayek/leccion/

22 manuelp, día

Sorel Pero, permítame una pequeña maldad, supongo que es que hoy se ha levantado con el pie liberal y mañana volverá a cantarnos las excelencias de las privaciones y padecimientos de la Edad Media (lo siento, pero me cuesta mucho cambiar a esas edades de supervivencia, expansión, etc).

23 pedromar, día

El cretinismo liberal Prada, literariamente, es un muermo. Sus columnas son previsibles, sin chispa de gracia y sin estilo. Acerca de lo que se ha publicado sobre Hayek sí he leído, pero veo que es siempre lo mismo. Sobre la pesada demagogia liberal y sobre esa retórica de tanto liberal sobrevenido en estas páginas sí que me gustaría hablar. Dice Campanet, y tantos como él: Sin ánimo de ser exhaustivo, algunos de los rasgos del liberalismo serían éstos: Democracia representativa y defensa de los derechos inalienables de la persona; libertad y responsabilidad individual; economía de mercado; respeto por la propiedad privada; igualdad entendida como igualdad ante la ley, no como igualdad de resultados. ¿Y para defender eso por fuerza hay que ser liberal? Pues entonces es liberal todo el mundo, porque todos estarán de acuerdo en la bondad de esos principios. Hayek, como los marxistas, cree que la economía lo es todo, pero lo terrible de asunto es que se permite decir que el mercado no entiende de justicia, y que por tanto está fuera de lugar el que una parte de la sociedad reclama mayores atenciones de las que recibe (al margen de que sean o no justas), como si las personas que dan vida a esa nación o sociedad pudieran ser considerados no más que piezas de una mecánica llamada mercado. Es el cretinismo liberaloide. Además, desde una perspectiva puramente economicista, ¿cómo es eso de que la política económica de un gobierno no ha de intervenir en el proceso productivo? Difícilmente los lugareños de un lugar de la costa les saldía del alma (Benidorm, por ejemplo), o de su voluntad, el dedicarse al turismo si previamente las administraciones estatales no hubiesen llevado hasta allí turistas, mediante la construcción de carreteras, vías férreas, aeropuertos. Efectivamente puede haber algún pionero, caso en la Costa del Sol de Hohenlohe, pero luego es el Estado quien dirige allí las inversiones en detrimento de otro lugar, y que solamente los recursos del Estado pueden acometer esas inversiones. Algún cretinoide creerá que la iniciativa privada las hubiese construido si no se hubiese adelantado el Estado. ¿Sí? ¿De verdad? ¿Todos los países gozan de gentes tan emprendedoras? ¿Ustedes creen que si el estado franquista no hubiese construido la gran industria siderúrgica la habrían construido los ingeniosos individuos llamados por el mercado y el negocio? ¿Y la SEAT? ¿Y la aeronáutica? ¿Lo hicieron así los alemanes? ¿Los franceses quizá? ¿Los japoneses? ¿Cuánta industria puntera de los Estados Unidos no está ligada a las investigaciones financiadas con dinero público o a satisfacer las necesidades del ejército americano? El liberalismo es pura demagogia. Uno es reducir el papel del Estado en la economía cuando esa economía necesita impulso privado y otro es que el Estado no sea más que ley, ejército y policía. ¿Y si ese país no dispone de gente como Amancio Ortega o Ruiz Mateos, y solo pesebreros que viven al amparo de las obras públicas? Y los servicios por fuerza deficitarios, como ferrocarriles o servicios de transporte marítimo ¿tendrían que ser privados y así asfixiar económicamente a los más aislados? Y la construcción de carreteras ¿tendrían que ser todas de peaje y que de esa manera los que vivieran en zonas con una orografía abrupta no pudieran desarrollarse precisamente porque nadie construiría carreteras tan caras en lugares tan poco productivos? El liberalismo es demagogia y cretinismo en estado puro. Son excelentes en el diagnóstico de los problemas económicos; ahora bien, en cuanto a las soluciones que plantean viven en un mundo imposible, donde presuponen que los sectores económicos que debieran intervenir se regulan entre sí por arte de birlibirloque y sin ayuda de nadie, y de esa manera abastecen a los individuos de todo, gracias a una suerte de 'egoísmo mutuamente asegurado'. ¿Sois bobos o qué? ¿Vosotros os creéis que todo funciona como si yo que planto patatas decidiera plantar berzas porque eso es lo que demanda la gente, y que por tanto todo funciona así? ¿Y quién invierte en generación o distribución eléctrica, por ejemplo, si antes no obtiene la intervención del estado expropiando bienes en nombre del bien público? ¿Y cómo el Estado no va a intervenir los precios y hacer que el coste de la energía sea igual en todo el territorio nacional precisamente en nombre de la igualdad y de la justicia social? O intervenirlos cuando los empresarios de las eléctricas en nombre de su propio beneficio deciden subir los precios apelando a la misma libertad que tiene el tendero para subir los productos de sus tienda cuando le da la gana. Los vuestro sí que es ilusionismo, caramba. Coincido en que una economía intervenida puede acabar asfixiada, pero lo contrario --la limitación del Estado a cuestiones de orden público y poco más-- es que no existe. Y como no existe, estáis como los proletarios cuando les venían con la milonga de que el origen de sus males estaba en la propiedad privada, solo que lo vuestro es al revés. Naturalmente como la base de producción sigue siendo privada, los economistas liberales tienen una plantilla casi exacta para indicar dónde está el fallo. Ahora bien, líbrenos el destino de caer en manos de semejantes energúmenos, donde la vida vive al dictado del 'egoísmo solidario', donde yo cambio contigo los cromos y todos tan felices. El problema viene cuando no hay ni cromos y sin embargo hay que construir empresas o vías de comunicación. O mantenerlas.

24 Sorel, día

Maldad recibida. De todas formas reconozco que la lectura, por ejemplo, de La religión y el origen de la cultura occidental de Dawson me impresionó notablemente. Son obras que excitan al espíritu. Otro ejemplo, Las Cruzadas de Belloc. Como que a uno le dan ganas de recuperar Tierra Santa de nuevo. Supongo que no es malo dejarse llevar, de vez en cuando, por cierto grado de exhaltación espiritual.

25 manuelp, día

Pues anda que si por no caer en manos de "semejantes energúmenos" tenemos que caer en manos de los otros "energúmenos" que limitan sus "razones" a insultar a trote y moche con aires matonescos, apañados vamos

26 pedromar, día

Perdón por el tono, pero es que me molesta la demagogia aunque sea involuntaria. No existe el liberalismo en una sociedad avanzada que requiere de fondos públicos para mantener ejércitos, administración, educación, sanidad, infraestructuras, las cuales se comen inevitablemente cuantiosísimos recursos. ¿Alguien se cree que empresarios privados estarían construyendo el AVE? Y digo el AVE como digo el último portaaviones o el Airbus. Es que es un error partir de la base de que la gente es inteligentísima e inmediatamente sabe dónde puede sacar un duro, y que ese egoísmo multiplicando por el egoísmo de todos trae la mejora de la sociedad. Venga ya, hombre. Hace falta echarle utopía encima para creerse semejante cosa.

27 menorqui, día

26 "¿Estarían empresarios privados construyendo el AVE?" Si sale a cuenta, sí, claro, ¿por qué no iban a hacerlo? si no sale a cuenta, sería absurdo, ¿quién va a cargar con las perdidas? Usted dice que los economistas liberales explican mejor que nadie la economía. Es natural, pues parten de la realidad de lo económico, no de una teoría moral ni nada parecido. En esa realidad de lo económico y de la sociedad, y no en la demagogia, deberían pensar los hombres cuando ceden absolutamente todos sus derechos a cambio de la provisión de un supuesto "bien común", un bien común que el liberalismo dice: el único bien común políticamente posible es la libertad individual. El liberalismo es el sistema de convivencia que tienen en mente los amantes de la vida.

28 manuelp, día

No es ninguna demagogia. Efectivamente el liberalismo no existe, pero tampoco existe el cristianismo despues de dos mil años, ni sabemos como está constituida la materia en su última realidad, pero no por eso vamos a dejar de andar en un sentido determinado. Sería un alucinado el político que creyese posible implantar de un día para otro un estado liberal perfecto, pero sería un poltrón el político que renunciase a cambiar el estado de cosas actual, y ese cambio por pequeño que sea debe darse obligatoriamente en un sentido determinado. Por ejemplo, se sigue avanzando en el control del poder judicial por los partidos políticos ó se trata de ir anulando ese control y así en todo.

29 pedromar, día

¿Cabe mejor descripción de una utopía?: No es ninguna demagogia. Efectivamente el liberalismo no existe, pero tampoco existe el cristianismo despues de dos mil años, ni sabemos como está constituida la materia en su última realidad, pero no por eso vamos a dejar de andar en un sentido determinado. Sería un alucinado el político que creyese posible implantar de un día para otro un estado liberal perfecto, pero sería un poltrón el político que renunciase a cambiar el estado de cosas actual, y ese cambio por pequeño que sea debe darse obligatoriamente en un sentido determinado. Por ejemplo, se sigue avanzando en el control del poder judicial por los partidos políticos ó se trata de ir anulando ese control y así en todo.

30 manuelp, día

Pues nada, a rascarse la barriga para no caer en "utopías".

31 menorqui, día

A mí, por cierto, los impuestos, ya que leo que están hablando bien de los impuestos, me parece que la misma palabra lo dice, pero más claramente, los impuestos han sido, son y serán una expropiación más o menos no consentida y más o menos ceptada como parte del destino. Su esencia es el robo, los impuestos son simplemente un robo. Se aceptan los impuestos y se acepta al mismo tiempo el progresismo, pues se acepta que hay buenos motivos para vulnerar el derecho natural individual a no ser sustraído el dinero y los bienes de uno. Se acepta que tiene que haber impuestos para esto y para lo otro y se acepta ya que la mayoría o el pode rpúblico o como se quiera llamar tiene derechos sobre l libertad individual. Los impuestos son la clave de la MAFIA que es el Estado, son las tasas de la protección obligada en que nos tienen. Todo impuesto es por tanto revolucionario, porque el Estado de bienestar, como cualquier Estado despótico, es una organización mafiosa dedicada a entorpecer los hechos hermosos de la libertad, y a hacer de esa manera la vida de los hombres en la tierra más amarga, y a hacernos desde luego más débiles, más cobardes. Impuestos=Robo.

32 pedromar, día

"¿Estarían empresarios privados construyendo el AVE?" Si sale a cuenta, sí, claro, ¿por qué no iban a hacerlo? si no sale a cuenta, sería absurdo, ¿quién va a cargar con las perdidas? Los mismos que cargamos con las pérdidas de construcción de carreteras, que son a fondo perdido. Y los hospitales y las escuelas. ¿O es que todo el mundo se puede pagar colegios privados? Usted dice que los economistas liberales explican mejor que nadie la economía. Es natural, pues parten de la realidad de lo económico, no de una teoría moral ni nada parecido. En esa realidad de lo económico y de la sociedad, y no en la demagogia, deberían pensar los hombres cuando ceden absolutamente todos sus derechos a cambio de la provisión de un supuesto "bien común", un bien común que el liberalismo dice: el único bien común políticamente posible es la libertad individual. Estudia el párrafo, anda. Hay una contradicción entre lo dicho al inicio y al final El liberalismo es el sistema de convivencia que tienen en mente los amantes de la vida. Ponle música de José Luis Perales, anda. O de José Luis Rodríguez Zapatero: "Mi patria es la libertad"

33 bacon, día

menorqui los más "liberales", de entre los puntos que enumera pedromar, decís que incluso educación y sanidad deberían ser exclusivamente privadas. ¿Qué derechos cedemos a cambio de que exista sanidad y educación pública?. No cedemos ningún derecho, ya que seguimos teniendo derecho a ir al médico que queramos o a estudiar donde queramos, con tal de que lo paguemos, si elegimos la opción de la sanidad o educación privada. Lo que cedemos no es ningún derecho, sino una parte de nuestro dinero. A eso se le puede llamr impuesto pero no es lo que a uno le viene a la cabeza cuando oye cesión de derechos. Escribes ""¿Estarían empresarios privados construyendo el AVE?" Si sale a cuenta, sí, claro" ¿Estarían empresarios privados financiando investigación básica? Ten en cuenta que NO sale a cuenta a corto plazo. Y que a largo plazo sin ella se va a ser un país de segunda toda la vida.

34 manuelp, día

# 33 bacon En la Educación está clarísima la opción a implantar- el cheque escolar- y en cuanto a la Sanidad no está tan clara la alternativa, pero está claro que el sistema actual no funciona. Y lo que doce de la financiación de la investigación básica, le recuerdo que los mayores contribuyentes voluntarios a las más prestigiosas universidades americanas son personas privadas, que desgravan de sus impuestos esas contribuciones, ó sea que existen fórmulas viables de financiación privada de esa investigación básica.

35 menorqui, día

33 Bacon Prácticamente toda la investigación básica relevante en el mundo desde sus comienzos tiene lugar en instituciones privadas y a cargo por supuesto de individuos haciendo buena su libertad de pensamiento. Pienes en las universidades y hospitales de Estados Unidos, por ejemplo. El Estado proteccionista siempre ha sido una tapadera de cualquier cosa buena que haya sucedido en el mundo. En cuanto a la sanidad pública y a la educación pública y a los gastos de desempleo, si no existieran, más de la mitad del presupuesto de cualquier nación moderna sería innecesario, por tanto innecesarias la mitad de su deuda, de sus impuestos y de sus problemas. Planes privados de pensiones: cien veces mejores. Medicina privada: Cien veces mejor. Educación privada y no ordenada ni planificada por "la mayoría": mil veces mejor y mil veces más conveniente. La reducción del poder del Estado y de sus impuestos a la mitad supondría el doble de facilidad para vivir para los súbditos. Entonces tendrían el doble de capacidad de ser generosos, mediante actos voluntarios, respecto a la necesidad y precariedad, necesidad y precariedad que caerían drásticamente, al haber más posibilidades, más espacio, y al no poder chupar nadie del bote del robo del Estado. En este sentido, Japón es un buen ejemplo de economía poderosa sin prestaciones sociales y sin apenas necesitados de ella.

36 OJ, día

El hilo de comentarios en torno a la entrada de Urbina debería hacerse en el blog de Urbina, no aquí. Pero, claro, supongo que con una moderación tan activa de los comentarios en un blog tan pequeño, es imposible formar un hilo de comentarios. Precisamente en su blog he dejado el siguiente comentario: **** Buen análisis, don Sebastián, de las palabras de J.M. de Prada. No obstante creo que, en torno a este tema, el señor de Prada ha dicho cosas más "agresivas". Observe por ejemplo estas (medio) intervenciones en el Gato: Juan Manuel de Prada: Yo no comparto ningún valor con el liberalismo. Yo soy antileral, ¿eh? He de decirlo. Y considero que el capitalismo... [le interrumpen] JMdP: Bueno, yo creo que el liberalismo es un orden político injusto del que nace un orden económico injusto, el capitalismo y que generó una especia de herejía (o aberración) que fue el comunismo que no hubiese nacido....[le interrumpen] JMdP: El comunismo nació como reacción frente al liberalismo. Carlos Dávila: Sí, ¡entonces el creer en Dios genera ateos! JMdP: No... yo creo que el liberalismo genera esclavitud y es una doctrina política y económica de....[le interrumpen] Extraídas del vídeo (4:28) colgado en la entrada: http://www.intereconomia.com/programa/gato-al-agua/etb-insulta-intereconomia

37 manuelp, día

menorqui Le veo una tendencia muy fuerte a atribuir ala Estado el origen de todos los males, análogamente a como los socialistas atribuyen a la propiedad privada la causa de todas las desgracias. Sin entrar en juicios de valor lo que si puede usted tener por seguro es que el Estado, sea bueno y necesario ó no, no va a desaparecer en mucho más tiempo del que disponemos para verlo. Así que hágase a la idea de que va a tener que convivir con él el resto de su vida. Pero sería un error mantener la creencia de que Estado no hay más que uno, pues entre Estados y Estados hay tantas diferencias como entre la noche y el día. Recuerde que el mejor sistema para no conseguir cambiar nada es luchar sólo por lo mejor.

38 menorqui, día

37 Efectivamente, me refiero especilmente al Estado del Bienestar, al Estado que debe proveer de lo que le sustrae a unos "ricos" que en realidad son casi todo el que hace algo. Pero hay también unas cuestiones de principio que son fundamentales, radicales, si quiere, pero que como no existen en absoluto en el debate público en España, pues alguien las tendrá que decir. Si "la propiedad es un robo", ¿entonces cómo llamaríamos a la expropiación? Debe de ser muy discutible el asunto sobre si debe de haber impuestos o no, pero estos siempre han exisitido y nunca ha dejado de haberlos, una tradición de unos pocos poderosos ejercida sobre un montón de débiles. Algo impropio de la tradición más hermosa de Occidente, yalgo, repito que, discutible o no,siempre ha existido. "No sé si las leyes son justas o injustas, pero los muros de esta prisión parece que llegan al cielo", dice Wilde desde su presidio.

39 manuelp, día

# 38 Los impuestos los paga todo el mundo en la medida que tiene algo y son la única manera de costear los gastos del Estado. El énfasis hay que ponerlo en como se controla la cantidad de impuestos y su gestión.

40 menorqui, día

No. Si ya sé que la conveniencia, la costumbre y el "sentido común" son mucho más poderosas que cualquier principio o que la libertad individual o que el derecho natural, pero yo como occidental me quedo con los segundos para organizar mi sociedad. Además, vienen mucho mejor para todo. Yo veo que tenemos dos opciones: totalitarismo paternalista o liberalismo. Las medias tintas tienden a ser repasadas con tinta más negra.

41 manuelp, día

Por ese camino no creo que se pueda "organizar" a ninguna sociedad, a lo sumo una breve temporada de anarquía y buen rollo hasta que se acaben las existencias.

42 Sorel, día

¿Y cómo llamar a esto? INCUMPLE SUS PROMESAS El PP volverá a impedir el curso que viene la libertad lingüística en Valencia No sólo en Galicia el PP hace exactamente lo contrario de lo que dice e incumple sus promesas, en Valencia ocurre lo mismo. La Fundación Unidad + Diversidad ha denunciado que los populares han faltado a la promesa que les realizaron y, por tanto, un año más, la libertad lingüística estará vetada. http://www.libertaddigital.com/sociedad/el-pp-impedira-el-curso-que-viene-la-libertad-linguistica-en-valencia-1276394394/ ---- La reciente encuesta publicada por entregas por El Mundo afirmaba que el PP obtendría, de nuevo, mayoría absoluta en Valencia. ¿Quiere esto decir que los valencianos están de acuerdo con la política lingüística del PP? Yo es que no entiendo nada. Leo esta noticia y me indigno, pero los valencianos qué demonios dicen al respecto. Si confian en el PP a la hora de votar es que secundan tal política. ¿O es que la desconocen o les da igual o qué sé yo?

43 menorqui, día

En cuanto a la espiritualidad, el altruismo, todas esas cosas, el sistema liberal es el más altruista que quepa imaginar, porque tiene en cuenta la capacidad de los demás para llevar a cabo las cosas, y en un estado puramente liberal, la clave es precisamente la confianza mutua. La comunidad espiritual o religiosa pueden o no coincidir con el Estado. Cuando los que comparten el mismo secreto acerca de lo sagrado son algo parecido a los miembros de una comunidad política, es evidente que esa comunidad política será más fuerte. Pero también pueden verse enriquecidos con otras comprensiones del "Ser". Sin embargo aquí está la clave de la formación de la comuidad, en la que su sistema político ocupa el segundo lugar. Pero sin libertad de interpretación del mundo, difícilmente se llegará a nada grande en cuanto a esto. De modo que no sé.

44 Sorel, día

Y lo mismo sucede en Galicia pese a la oposición de ciertas organizaciones que, para mayor escarnio, son menospreciadas por el PP y atacadas por los nacionalistas. ¿Se debe interpretar que la mayoría de los gallegos secundan la política lingüística de Feijoo?

45 menorqui, día

41 Es el camino de los que se dan la ley a sí mismos o están perdidos.

46 manuelp, día

# 45 Están "perdidísimos".

47 kufisto, día

BB Sorel Lo que el personal quiere es la nevera llena (aunque vaya rotulada en ruso), conexión a internete y whole lotta love. Es lo que hay. Los tiempos d los héroes quedaron atrás; es muuu cansaaaao. Los nenes a aprender inglés, que es la lengua del Imperio (o chino); el spanglish only for pandilleros. That´s the future.

48 bacon, día

manuelp 34 "Y lo que dice de la financiación de la investigación básica, le recuerdo que los mayores contribuyentes voluntarios a las más prestigiosas universidades americanas son personas privadas" -------------------- menorqui 35 "Prácticamente toda la investigación básica relevante en el mundo desde sus comienzos tiene lugar en instituciones privadas y a cargo por supuesto de individuos haciendo buena su libertad de pensamiento. Pienes en las universidades y hospitales de Estados Unidos, por ejemplo." ------------------ Eso que dicen es lo que suele creerse. Algunas de las mejores universidades de EEUU son privadas: Harvard, Yale, Stanford, Princeton, Columbia, etc. Pero otras son universidades públicas: U. de California-Berkeley, U. de Michigan (Ann Arbor), Ohio State University (Columbus), etc. Respecto de la financiación que recibe la investigación básica en EEUU, efectivamente hay contribuciones de particulares y de empresas, pero la mayor parte está financiada por agencias estatales, tales como la National Science Foundation, el National Institute of Health, el Department of Energy, etc.

49 manuelp, día

# 48 bacon ¿Le importaría decirme lo que estamos discutiendo?. Por que me da la impresión de que es un diálogo para besugos.

50 bacon, día

manuelp 49 les decía que la mayor parte de la investigación básica en EEUU está financiada por organismos estatales

51 Sorel, día

#kufisto Puede ser... La verdad es que ves, por un lado, los catalufos votando al PSC o CiU o ERC, por otro, a los vascongados al PNV o a los batasunos. Luego a valencianos y gallegos aguantando al PP rajoyano. Y yo, cada vez que leo una noticia como la comentada, me indigno como un capullo. ¿Y por qué? Si a ellos les da igual, cual es la razón por la que debo cabrearme. A veces, piensas: ¡Vale... paso! Pero... jo.er, hay una especie de interruptor interno que salta ante esta clase de informaciones. No sé qué será... ¿patriotismo?, ¿estulticia? ¿capullez? No lo sé, pero no lo puedo evitar por mucho que intente evadirme o pasar del tema.

52 manuelp, día

# 50 bacon Si, no se lo discuto, igual que la aportación del estado español a la Cruz Roja será seguramente mayor de la que hacemos los particulares, pero esos organismos estatales de los que usted habla ¿de dónde obtienen la financiación que dedican a investigación básica?. Me parece que usted cae en el error común de considerar el estado como un ente autónomo de la sociedad y no es así, el estado sólo puede repartir con una mano lo que recauda con la otra.

53 alterego, día

#23, pedromar: "Democracia representativa y defensa de los derechos inalienables de la persona; libertad y responsabilidad individual; economía de mercado; respeto por la propiedad privada; igualdad entendida como igualdad ante la ley, no como igualdad de resultados. ¿Y para defender eso por fuerza hay que ser liberal? Pues entonces es liberal todo el mundo, porque todos estarán de acuerdo en la bondad de esos principios." Niego la mayor, no todo el mundo cree en estos principios, de hecho es una minoria quien cree en ellos y los defiende. Y no hay que irse muy lejos, en España casi nadie los defiende.

54 DeElea, día

Liberalismo, Marxismo, Feminismo... son todas ideologías de un mismo origen y siguen un mismo patrón, así aun manejando piezas distintas vienen a colocarlas de la misma manera y aunque su utopía difiera en la forma viene a ser la misma en el fondo. Sus tres grandes giros podrían resumirse en los siguientes términos. Al principio lucha contra el malvado enemigo opresor al que se le cuelgan todos los prejuicios que justifiquen las posteriores acciones, después implantación de los “principios” de la ideología y finalmente llegada de la felicidad como resultado. La realidad es que no se pasa del segundo paso y no se abandona nunca el primero. Y no se pasa nunca del segundo por que estas ideologías solo son útiles en el aprovechamiento del primero, que en el fondo es para lo que fueron creadas. Nótese que en el imaginario de todas ellas los atávicos enemigos de todas vienen a ser básicamente los mismos. Si tienen alguna duda léanse las producciones propagandísticas liberales de los siglos XVIII y XIX y compárense con las otras.

55 alterego, día

#54, no veo la relación entre el liberalismoy el marxismo o el liberalismo y el feminismo. Es más el liberalismo es antimarxista y antifeminista.

56 alterego, día

Como continuación de #53, (y de paso dar respuesta a DeElea). El liberalismo sólo se lo plantean (o de jan que se planteen) un tercio de la humanidad, el mundo occidental, y tiene muchas limitaciones en iberoamérica y menos en Europa. Pero voy a poner sólo como ejemplo España: - Democracia representativa y defensa de los derechos inalienables de la persona: En España están en retroceso, por ejemplo en Cataluña, Valencia o Galicia con la libertad de idioma, en País Vasco con la ameneza constante de ETA,... Y cada vez hay más enemigos de la democracia representativa, por ejemplo los que defienden la dictadura cubana o venezolana. Derechos de la tierra o de los territorios frente a derechos de las personas. Marxismo. - Libertad y responsabilidad individual: En España se está liquidando con la catalanización de la sociedad, y un sistema judicial que elimina cualquier atisbo de responsabilidad. - Economía de mercado: En España hay muchísimo intervencionismo, por ejemplo en el sector energético. Más marxismo. - Respeto por la propiedad privada: Cada vez menos, por ejemplo tienes el caso de Cataluña y la posibilidad de expropiar viviendas desocupadas. Más marxismo. - Igualdad entendida como igualdad ante la ley: En España hoy no existe, por ejemplo en los temas de violencia doméstica, divorcios o el Caso Garzón. Feminismo y más Marxismo.

57 menorqui, día

La Universidad de California-Berkeley, joya de las instituciones públicas de Estados Unidos, a pesar de representar el estatalismo en la educación, sólo está financiada en el 25% por otras instituciones públicas. http://en.wikipedia.org/wiki/University_of_California,_Berkeley Entre sus principales aportaciones, están las de la petrolera BP y Hewlet Packard y Dow Chemical. A pesar de todo, la opinión política entre el alumnado es de 9 Demócratas por cada Republicano.

58 pedromar, día

La investigación privada en USA habría que matizarla, porque hay enormes desgravaciones a las empresas, con lo cual el Estado contribuye a ese gasto. El Estado se financia de los impuestos, cierto; pero los particulares reciben prestaciones que no se evalúan: seguridad interior y exterior, sanidad, enseñanza, etc. Y no contribuyendo todos por igual sin embargo todos reciben la misma prestación (al margen prebendas y enchufes). Creéis en cualquier cosa. Qué facil es montar un discurso. "Menos Estado y más mercado", y con eso tiro por la vida y me acuesto satisfecho. Afganistán se invadió para capturar a Ben Laden, Irak para llevar allí la democracia y sacar a Sadam Husein. El 11-m fue el PSOE (porque sí, quién a ver a ser si no; si lo sabe todo el mundo, hombre). La crisis financiera española es culpa de Zapatero, la norteamericana de la FED (aunque la FED estuviera controlada por el gobierno, pero no puede ser el gobierno puesto que este era partidario de la economía liberal y como yo soy liberal la culpa es de Obama) Qué calamidad sois. Después habláis de los peronistas y LAPESOE. Anda que...

59 DeElea, día

55# ¿que no las ve? Pues pruebe a mirar mas en profundidad y no meramente lo superficial. A veces para ver una cosa es necesario previamente querer verla. 56# Me suelta una serie de ejemplos inconexos y de tópicos habituales una especie de mantras de los que por lo visto no suelen apearse, junto a otras cuestiones que no tienen nada que ver. Todo eso lo he discutido cienes y cienes de veces y sinceramente me aburre mucho semejante cantinela, en general simplemente hacerle observar que antes de que existiese el marxismo los enemigos eran otros y que curiosamente venían a ser en esencia igual de malos y de enemigos, aunque efectivamente de marxistas no tenían absolutamente nada. El primer principio....... No obstante comentare algunas de sus afirmaciones. “Economía de mercado: En España hay muchísimo intervencionismo, por ejemplo en el sector energético. Más marxismo.” Para poder afirmar esto con un poco de credibilidad primero tendría que demostrar que intervencionismo y marxismo son sinónimos. Pero esto le traería un gran disgusto en un doble sentido, el primero sería el de descubrir que el Liberalismo es también intervencionista en muchos sentidos y que ademas de entre todas las naciones han sido los Ingleses y los norteamericanos las mas intervencionistas de todas..... y especialmente en sus inicios y para sus propios intereses. Evidentemente la Teoría-dogma del libre mercado ha sido una teoría “sajona” para exportación y aplicación en los mercados de sus competidores. Bien se han cuidado siempre ellos de proteger e intervenir los suyos para copar luego los liberados. “Respeto por la propiedad privada: Cada vez menos, por ejemplo tienes el caso de Cataluña y la posibilidad de expropiar viviendas desocupadas. Más marxismo.” si el hecho de expropiar es sinónimo de marxismo, tenemos que los promotores de las mas grandes expropiaciones, como las desamortizaciones eclesiásticas o las de tierras comunales del pueblo no han sido precisamente marxistas por poner un ejemplo. La propiedad privada sin embargo ya existía y era respetada mucho antes del nacimiento del liberalismo.

60 menorqui, día

En el caso de la Universidad de Michigan, tenemos que el 27% del dinero con el que funciona proviene de las cuotas de alumnos, "coste indirecto de investigación patrocinada" y "apoyo del Estado". En el caso de esta universidad, parece que la gran parte de su provisión le viene del deporte universitario, en el que destaca (derechos televisivos, etc.).

61 pedromar, día

Más del 40% del PIB de los Estados Unidos corresponde al Estado. Dejaos de gilipolleces y no neguéis la realidad. Una cosa es facilitar la labor de la empresa privada y otra creer que el Estado es un rémora sin más, sin entrar en que hay muchos tipos de administraciones y que no todas alcanzan los mismos niveles de corrupción.

62 menorqui, día

61 En el caso de Estados Unidos, más del 40% excede con mucho el tamaño de cualquier rémora conocida, es más bien algo así como el pulpo de cien mil millas de viaje submarino. Un 40% de dinero sustraído al mercado libre y administrado por la élite política, aparte de las aportaciones que proporcionan al Estado las loterías, las emisiones de sellos y las reparaciones por gastos de guerra debidos de países extranjeros, de exisitir.

63 pedromar, día

Pues eso demuestra que ni ha existido ni existe el estado liberal. Ni va a existir. Y que es una pura teoría engañabobos creer que se puede reducir al Estado a no se sabe qué, casi que a la nada, tal y como pretenden los anarcocapitalistas. Dejad de perder el tiempo haciendo castillos en el aire y pensad no en lo que os gustaría sino en lo que hay, que ya de por sí es complicado de entender.

64 menorqui, día

Hay que decir que en el 2008 ese gasto estatal de Estados Unidos alcanzaba tan sólo al 37.2% del PIB de Estados Unidos, y que para el 2010 se calcula el 44% del mismo. Sólo el aumento de deuda pública entre el 2008 y el 2010 equivale aproximadamente al gasto público de un año, luego más aún que los impuestos, ha sido importante en este aumento del gasto público la emisión de deuda. Eso no tiene nada que ver con que haya exisitido o no el Estado Liberal.

65 menorqui, día

64. Perdón: http://www.usgovernmentspending.com/index.php

66 pedromar, día

Bueno, pues el 37,2% ¿Y? En esa fecha en España era del 38,6% y éramos socialistas. http://www.20minutos.es/noticia/363496/0/gasto/publico/europa/ ¿No era la economía useña el modelo liberal por excelencia?

67 menorqui, día

En 1929 el gasto público constituía algo menos del 15% del PIB de Estados Unidos según una de las tablas que veo, según otra, en torno al 10% http://www.usgovernmentspending.com/index.php#usgs302a http://www.bea.gov/national/nipaweb/TableView.asp?SelectedTable=6&ViewSeries=NO&Java=no&Request3Place=N&3Place=N&FromView=YES&Freq=Year&FirstYear=1929&LastYear=2009&3Place=N&Update=Update&JavaBox=no#Mid Antes de la creación de la FED, ese gasto siempre había estado en torno al 2-3% del PIB. Luego apenas había Estado en los Estados Unidos. Pueden ver esta tabla: http://www.usgovernmentspending.com/downchart_gs.php?year=1800_2010&view=1&expand=&units=p&fy=fy10&chart=F0-fed&bar=0&stack=1&size=l&title=Total%20Spending%20As%20A%20Percentage%20Of%20GDP&state=US&color=c&local=s De utopía nada. Pura degeneración.

68 pedromar, día

En aquel entonces los norteamericanos no tenían el bienestar del que gozan hoy en día gracias a las ayudas públicas. ¿O es que tú prefieres que vivamos en el desamparo en el que vivía la gente a principios del siglo XX, donde si tenías un accidente laboral acababa pidiendo por la calle porque nadie se hacía cargo de ayudarte? Ni tampoco entonces Estados Unidos tenían un ejército para dominar el mundo tal y como hoy tiene. ¿Reducimos el Estado y nos defendemos del islamismo contándoles chistes de Ben Laden? ¿No les interesa a los Estados Unidos un ejército imperial? Tú es que lo quieres todo. Te debes pensar que todo eso se podría financiar si dejaran a los oficiales y soldados poner quioscos allí donde intervengan. O derecho al saqueo, tal y como se hacía antes. Ya me dirás.

69 pedromar, día

Además confundís todo. El rasgo que caracteriza a todo Estado es el de poseer el monopolio de la violencia. Eso puede hacerse con un presupuesto del 40% o del 1%. El asunto no es ese. El asunto es hasta dónde debe llegar el Estado, qué servicios tiene que cubrir y cuales no; a qué controles está sometido. Pero arremeter contra el Estado como si fuera el mal en sí mismo es tan demagógico como pretender suprimir el sistema financiero porque haya banqueros aprovechados.

70 pedromar, día

Os pasáis el día con la misma milonga. Los socialistas españoles son malos no porque sean necios sino porque son socialdemócratas. Y TODOS LOS DÍAS IGUAL, no os cansáis.

71 menorqui, día

70 No porque sean socialdemócratas. Si se reuniesen en un club o creasen unas granjas socialdemócratas no habría ningún problema. Pero son los jetas que tienen la sartén por el mango en este Estado socialdemócrata, independientemente de su necedad, que en algunos es mucha y en otros menos, pero igual de perjudiciales para todos sus súbditos, que somos nosotros.

72 eofces, día

Pedromar. Derechos inalienables.- ¿Crees que es un derecho inalienable enseñar a tu hijo en la lengua oficial del Estado? Libertad y responsabilidad individual.- ¿Cuánto pagas a la Seguridad Social por tu pensión? Si eres trabajador por cuenta ajena, una cuota equivalente al 32% de tu salario. Esto es, a menos que seas funcionario del Estado (quienes sí pueden invertir su cuota en un fondo de pensiones privado), no tienes derecho a la "responsabilidad individual" sobre una cuarta parte de tus ingresos (32/132), el importe de la pensión de TU vejez no dependerá de tí, sino de lo que decida el Parlamento de turno. Economía de mercado.- Subvenciones a las energías alternativas, al coche eléctrico, a la industria del carbón, a la venta de coches... Prohibición de venta de bombillas incandescentes, obligación de implantar colectores solares en las viviendas nuevas, ley de accesibilidad, distintos tipos impositivos según el tamaño y la categoría de la empresa... Respeto por la propiedad privada.- Si tienes una propiedad en el monte, prueba a construirte una casa. Si tu propiedad está en un LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) y no estaba ya cultivado, puedes ser denunciado sólo por roturar el terreno. Aparte todas las afecciones: carreteras, ferrocarriles, cauces públicos, dominio marítimo-terrestre. Y las que se le ocurra al Alcalde de turno: una de las más socorridas es la prohibición de vallar tu propiedad a menos de tantos metros de un camino público. Sí, he dicho VALLAR: impedir que cualquiera entre en TU propiedad privada. Igualdad ante la Ley.- A lo ya dicho (violencia de género, Garzón), añado: el PER, al que sólo pueden optar extremeños y andaluces. Ya puede morirse de hambre un jornalero aragonés, que no tiene derecho al PER. ¿Me puedes explicar por qué, si todo el mundo está de acuerdo con estos principios básicos, no se aplican?

73 menorqui, día

Pedromar, sobre la caridad, etc. Como es normal, el trabajo decentemente pagado abunda en cualquier Estado liberal (quizás también en otros), por eso la población de Estados Unidos creció tan rápido en esos buenos tiempos (y en los medianos). Cuando la demanda de trabajo es mayor que la oferta, en general las cosas les van bien a la mayría. Cuando la demanda de bienes es mayor que la oferta, ahí hay negocio. En tales condiciones, muy mal hay que hacerlo para quedarse tirado, pero puede pasar, por eso hacia el 1900 las asociaciones caritativas de todo tipo eran abundantísimas en ese gran país liberal, en esa gran utopía liberal que era Estados Unidos. Mucha gente tenía dinero de sobra, tiempo libre y ganas de ser una buena persona orgullosa de sí misma. El Estado no se consideraba importante en estos asuntos. Por eso esa gente dominó fácilmente el mundo. Las cosas empezaron a fallar con la introducción de la Educación obligatoria, después llegó la Fed, el impuesto de la renta, las guerras, etc., hasta llegar a Obama, el penúltimo símbolo de la destrucción del sueño americano, destrucción que tan bien retratara el gran Sam Peckinpah en sus películas. Cable Hodge se queda más tirado que nadie, pero eso le viene bien, por eso iza la bandera de ese gran país.

74 pedromar, día

Antes de que existieran todas esas normativas ya existía el Estado. La seguridad social la desarrolla el franquismo, y las viviendas de protección oficial, realmente asequibles a los trabajadores. Pero no existía el abuso legal que existe hoy en día. Confundís a los politiquillos españoles y las legislaciones que excretan con el Estado. Yo no estaba defendiendo al PSOE, estaba criticando a aquellos que piensan que el Estado debería ser eliminado o reducido a la mínima expresión.

75 menorqui, día

Con "La demanda de trabajo", me sitúo en el punto de vista de lo o los que necesitan quien trabaje en algo, no en el punto de vista del inem, lógicamente.

76 pedromar, día

menorqui: No tengo intención de discutir contigo. Ni respondes a las preguntas que se te hacen o si lo haces me devuelves pues eso: la balada de Cable Hogue. Dedícate a la poesía, hombre. Tú tienes mentalidad mitopoética. Lo tuyo no es esto, hombre. De seguir por la vía del juicio político acabas siempre como Zapatero y su velero llamado libertad. Déjalo

77 pedromar, día

Mezclas todo. Todo. Yo soy partidario del despido libre, eso facilitaría la contratación. Y yo lo sé bien. En el último trabajo renuncié a una idemnización de cinco años porque no me despedían ni me pagaban. A mí y a otro cinco. Estuve meses sin cobrar y no acumulaba más que deudas. El futuro era que daría la empresa en quiebra, pasaríamos al fondo de garantía salarial y allí no se hacen cargo ni de indemnizaciones ni de horas extras (yo trabajaba una media de 250 horas mensuales, que estaban prohibidas puesto que no se podían hacer tantas) Si hubiera libertad de despido la contratación sería mucho más fácil. Y más cuando te acercas a los cincuenta años.

78 menorqui, día

76 Recuerdo que era Pedromar mismo quien citaba en su momento a Cable Hogue y quien me hablaba ahora mismo de uno que se quedase tirado en los Estados Unidos de 1900. Seguramente Peckinpah debió haber hecho la película en la que Cable Hogue no puede contener sus lágrimas y entonces llega una asistente social y le mete a Jason Robards en la peli de Ken Loach. Pero no. El viejo Cable es americano. http://www.youtube.com/watch?v=iVESovIZBZc

79 pedromar, día

Pero no paso a la demagogia de que no haya impuestos y de que el Estado deba desaparecer. ¿Veis cómo no sois capaces de salir del espacio vuestro y entender la complejidad del problema? No se ha de confundir lo personal con aquello que no lo es. Hay veces que lo que a uno le ocurre ciertamente puede tomado como ejemplo, pero una cosa es lo que le sucede a uno, otra el PSOE, otra el Estado.

80 pedromar, día

menorqui: Lo dejo. No sin antes decirte, y una vez más, que eres tonto. Pero tonto, tonto. Pon el enlace donde yo hablaba de Peckinpah. ¿Hablaba yo de economía? Hablaría del cine de Peckinpah. Tienes en la cabeza una batidora, una minipimer. Así razonas, claro. Adiós

81 eofces, día

La mejor forma de llegar a Benidorm es por la autopista A7: es de peaje, o sea, privada (si quieren, otro día hablamos de los seguros de cambio). También se puede ir por la N-332, y si lo hacen desde el Norte disfrutarán emocionados al descubrir que la provincia de Alicante tiene una "orografía abrupta", y que corren serio riesgo de sufrir un accidente. Se lo dice uno que es de Gandía. Por cierto, como gandiense, siempre me había intrigado por qué Benidorm era un destino mucho más conocido que Gandía, cuando Gandía tiene una playa espléndida de 10 km de largo y Benidorm tiene, con perdón, dos "playitas" a cuál más ridícula. La razón es la política urbanística que siguió Eduardo Zaplana como alcalde de Benidorm, permitiendo, por ejemplo, la construcción de rascacielos. Uno puede estar de acuerdo con esa política o no: sólo quiero decir que fue esa política la que atrajo a los turistas, y no las inversiones estatales.

82 menorqui, día

Todos esos políticos populistas son verdaderamente chusma, se atraen para sí los instintos más degradados, los más pobres y nihilistas, hacen de la gente escoria con sus leyes apisonadoras. Esos políticos socialdemócratas de izquierdas o de derechas son gente enferma, que eferman a toda buena sociedad. Se impregnan de lo peor de lo peor y hacen esas leyes ridículas, leyes para ganado ovino. En general esta sociedad, dominada por basura humana de tal calibre, es una sociedad maloliente. Esclavos que se creen libres, el tipo absurdo del "progre" en lo más alto, dando doctrinas de vida. A mí esta sociedad de esta gentuza socialdemócrata me lleva una y otra vez al borde del abismo, me quita una y otra vez las ganas de todo, me apesadumbra como si me cayese encima cada día de la vida, y además de eso, me roban el dinero por todas partes, me roban la tranquilidad, para pagar a la p. policía corrupta, para pagar a la p. alcaldesa prevaricadora que me prohibe vender tranquilamente, para pagar a un ejército de cobardes, para hacer las malditas carreteras en las que se mata la gente y atropellan a los animales, para prohibir y censurar y prohibir y "regular" y comerciar con droga, mafia inmunda maloliente, socialdemócratas de todos los partidos, ojalá no hubiesen nacido.

83 pedromar, día

Benidorm existía mucho antes de que Eduardo Zaplana gobernase. Y en cuanto a la autopista vaya usted por la del Ebro, la que une Cataluña y el País Vasco. Comprobará que por cada camión que circula por la de peaje en la carretera paralela las filas de camiones se suceden unas a otras en grupos de veinte o treinta camiones. También dirá usted que la enseñanza pública es una mier.da. Pero no se detendrá a pensar que no siempre fue así; al contrario, ni a reflexionar si la culpa la tiene la enseñanza por ser pública y gratuita o quienes han asaltado esa enseñanza para adoctrinar y no para enseñar.

84 menorqui, día

¿Y esta es la gente que critica a Israel? Sí, esta gente es la que critica a Israel y a los judíos. Qué pena que para hacerte judío e israelí tengas además que creer en sus ritos y sermones. El grueso de los españoles decentes creo que se fue a América a conquistar. Jo der.

85 menorqui, día

En fin, un artículo muy interesante (en inglés) acerca de las atrocidades Soviéticas, que darían un contexto comprensible al nazismo: http://mises.org/daily/4322

86 eofces, día

Pedromar. Usted dio el ejemplo de Benidorm, no el del Ebro. Pero: 1) sí, también en Gandía el tráfico en la N-332 es probablemente mayor que en la A-7, pero no sé en Benidorm (de hecho, yo cojo la N-332 para ir a Valencia y la A-7 para ir a Alicante); y 2) sí, Zaplana fue alcalde en 1993-1995, pero el modelo es el que es, lo aplicase Zaplana u otro. Y Gandía empezó a ser conocida cuando permitió la construcción de edificios (no sólo chalets) en la Playa de Gandía. No me parece mal que el Estado construya carreteras, pero sí me parece mal que construya autovías: lo suyo es que cada uno pague por el gasto que hace, así que autopistas y peajes. Y no, yo no he hablado en ningún momento de la enseñanza. Sí me he permitido preguntarle por qué, si todos defendemos ciertos principios, éstos no se respetan.

87 pedromar, día

Sí me he permitido preguntarle por qué, si todos defendemos ciertos principios, éstos no se respetan. Eso es así desde que el mundo es mundo. Los mayores canallas siempre se llenan la boca apelando a los principios. Y esos principios no van ligados a la economía: las economías europeas están totalmente intervenidas desde hace décadas y sin embargo hay libertad política; Chile fue la economía menos intervenida --y de ahí su prosperidad actual--y sin embargo fue Pinochet quien la impuso.

88 eofces, día

Nada, sigue usted enredando para no responder a la pregunta. ¿Le he hablado yo del mundo, Europa o Chile? No, le he hablado de España, al igual que Campanet. Usted afirma que, si ciertos principios son llamados liberales, todos somos liberales porque todos defendemos esos principios. Y le pregunto por tercera vez: ¿Por qué en España no se respetan esos principios?

89 DeElea, día

En fin lo mismo algún insistente preguntador encuentra Aquí la respuesta a sus dudas. No obstante yo recomiendo a los liberales prístinos que no se lean esto a pelo, que se tomen un protector de estomago y que tengan a mano el botecito de sales minerales. Por lo demás sin estar de acuerdo en todo me parece un análisis muy fino y muy acertado, que quieren que les diga: (es un poco largo, son varias partes, así que el que no quiera que no lo lea) I “El Liberalismo es uno de los más importantes subproductos del Racionalismo y sus orígenes e ideología deben ser claramente expuestos. El período de "Ilustración" de la historia Occidental que se inició después de la Contra-Reforma, según iba desarrollándose, puso cada vez más énfasis en el intelecto, la razón y la lógica. A mediados del siglo XVIII esta tendencia produjo el Racionalismo. El Racionalismo consideraba todos los valores espirituales como sujetos suyos y procedió a evaluarlos desde el punto de vista de la razón. La lógica inorgánica es la facultad que los hombres han utilizado siempre para resolver problemas de matemáticas, ingeniería, transporte, física y en otras situaciones no evaluables. Su insistencia en la identidad y el rechazo de la contradicción son útiles en actividades materiales. También producen satisfacción material en asuntos de pensamiento puramente abstracto, como las matemáticas y la lógica, pero si se llevan demasiado lejos se convierten en meras técnicas, simples presunciones cuya única justificación es empírica. El fin del Racionalismo es el Pragmatismo, el suicidio de la Razón. Esta adaptación de la razón a los problemas materiales es la causa de que todos los problemas se conviertan en mecánicos cuando son analizados a "la luz de la razón", sin ningún aditamento místico de pensamiento o tendencia de ninguna clase. Descartes estudió a los animales como si fueran autómatas, y aproximadamente una generación más tarde, el mismo hombre era racionalizado como un autómata, o, igualmente como un animal. Los organismos se convirtieron en problemas de química y física, y los organismos suprapersonales simplemente dejaron de existir, pues no pueden ser sometidos a la razón al no ser visibles ni mensurables. Newton proporcionó al universo de las estrellas una fuerza no espiritual auto-regulada; el siguiente siglo arrebató el espíritu al hombre, a su historia, y a sus asuntos. La razón detesta lo inexplicable, lo misterioso, la media luz. En un problema práctico de maquinaria o de construcción de buques, uno debe sentir que todos los factores se encuentran bajo su conocimiento y control. Nada debe quedar fuera de previsión y control. El Racionalismo, que es el sentimiento de que todo está sujeto a la razón y es explicable por ésta, rechaza todo lo que no es visible ni calculable. Si una cosa no puede ser verdaderamente calculada, la Razón meramente dice que los factores son tan numerosos y complicados que el cálculo es imposible desde un punto de vista práctico, pero no lo hace imposible desde un punto de vista teórico. Así, la Razón tiene también su Voluntad de Poder; lo que no se somete a ella es declarado recalcitrante, o su existencia es simplemente negada. Cuando volvió su mirada hacia la Historia, el Racionalismo creyó ver en ella una tendencia hacia la Razón. El Hombre "emergía" durante varios milenios, luego "progresaba" desde la barbarie y el fanatismo hasta la Ilustración, desde la "superstición" hasta la "ciencia", desde la violencia hasta la "razón", desde el dogma hasta la crítica, desde la oscuridad hasta la luz. Ya no más cosas invisibles, no más espíritu, no más alma, no más Dios, no más Iglesia y Estado. Los dos polos del pensamiento son "el individuo” y “la humanidad". Todo lo que los separe es "irracional".

90 DeElea, día

II El Liberalismo es Racionalismo en política. Rechaza al Estado como organismo y solamente puede concebirlo como resultado de un contrato entre individuos. El objeto de la Vida no tiene nada que ver con los Estados, ya que estos no tienen una existencia independiente. Así la "felicidad" del individuo llega a ser el objeto de la Vida. Bentham formuló esta idea colectivizándola de la manera más vasta posible, con la frase "la mayor felicidad para el mayor número". Si un rebaño de ovejas pudiera hablar, utilizaría este eslogan contra los lobos. Para la mayoría de humanos, que no son más que material para la Historia y no actores en el escenario de la misma, "felicidad" significa bienestar económico. La Razón es cuantitativa, no cualitativa, y así convierte al hombre medio en "el Hombre". El "Hombre" es algo que necesita alimentos, vestidos, hogar, vida social y familiar, y ratos libres. La Política, a veces, exige el sacrificio de la vida por cosas invisibles. Esto va "contra la felicidad” y no debe existir. La Economía, en cambio, no va "contra la felicidad” sino que casi coincide con ella. La Religión y la Iglesia desean interpretar la totalidad de la vida basándose en cosas invisibles, militando, de esta manera, contra la "felicidad". La ética social, por otra parte, asegura el orden económico, promocionando, así, la "felicidad". Aquí, el Liberalismo encuentra sus dos polos de pensamiento: la economía y la ética. Corresponden al individuo y a la humanidad. La ética, naturalmente, es puramente social, materialista. Si la vieja ética se conserva, sus antiguos fundamentos metafísicos se abandonan y se promulga como un imperativo social, no religioso. La ética es necesaria para mantener el orden necesario como marco para la actividad económica. Dentro de ese marco, no obstante, el “individuo" debe ser "libre". Este es el gran grito del Liberalismo: "¡Libertad!". El hombre no es más que sí mismo, y no está ligado a nada, excepto por propia elección. Así "la sociedad" es la "libre" asociación de hombres y grupos. Por consiguiente el Estado es contrario a la Libertad, es obligación, es violencia. La Iglesia es esclavitud espiritual. Todas las cosas en el terreno espiritual fueron transmutadas por el Liberalismo. La guerra fue transformada, ya en una competición vista desde el polo económico, ya en una diferencia ideológica, vista desde el polo ético. En vez de la mística alternativa rítmica de la guerra y la paz, sólo ve la concurrencia perpetua de la competencia o el contraste ideológico, que en ningún caso puede devenir en hostil o sangriento. Desde un punto de vista ético, el Estado se convierte en sociedad o humanidad; desde el económico, en un sistema de producción y comercio. La voluntad de cumplir una finalidad Política se transforma en la realización de un programa de “ideales sociales" en el plano ético, y de cálculo en el plano económico. Eticamente hablando, el Poder se convierte en Propaganda, y en reglamento, hablando económicamente. 

91 DeElea, día

III La más pura expresión de la doctrina del Liberalismo fue probablemente la de Benjamín Constant. En 1814 publicó sus ideas sobre el “progreso" del "hombre". Consideró a la Ilustración del siglo XVIII con sus tendencias intelectuales e humanitarias como los simples preliminares de la verdadera liberación, la del siglo XIX. La Economía, la industria y la Técnica representaban los "medios" de la libertad. El Racionalismo era el aliado natural de esa tendencia. Feudalismo, Reacción, Guerra, Violencia, Estado, Política, Autoridad... todo fue superado por la nueva idea, suplantado por la Razón, la Economía, la Libertad, el Progreso y el Parlamentarismo. La Guerra, al ser violenta y brutal era irracional, y fue reemplazada por el Comercio, que es inteligente y civilizado. La Guerra es condenada desde todos los puntos de vista: económicamente hablando es una derrota, incluso para el vencedor. Las nuevas técnicas bélicas — la artillería — convierten al heroísmo personal en algo sin sentido, y así el encanto y la gloria de la guerra se van del brazo de su utilidad económica. En tiempos pretéritos, los pueblos belicosos subyugaban a los pueblos mercantiles, pero esto ya no sucedía así. Ahora los pueblos mercantiles emergían como los dueños de la Tierra. Un momento de reflexión demuestra que el Liberalismo es enteramente negativo. No es una fuerza formativa sino siempre, y exclusivamente, una fuerza desintegradora. Desea destronar a las autoridades gemelas de la Iglesia y el Estado, substituyéndolas por la libertad económica y la ética social. Sucede que las realidades orgánicas no permiten más que dos alternativas: o bien el organismo es fiel a sí mismo, o bien cae enfermo, es distorsionado y se convierte en presa para otros organismos. Así, la polaridad natural de dirigentes y dirigidos no puede ser abolida sin aniquilar el organismo. El Liberalismo nunca tuvo un éxito total en su lucha contra el Estado, a pesar del hecho de que se comprometió en actividades políticas a lo largo de todo el siglo XIX en alianzas con toda clase de fuerzas desintregradoras del Estado. Así, hubo Nacional-Liberales, Social-Liberales, Libres Conservadores, Liberal-Católicos. Incluso se aliaron con la democracia, que no es Liberal, sino irresistiblemente autoritaria cuando está en el poder. Simpatizaron con los anarquistas cuando las fuerzas de la Autoridad intentaron defenderse contra ellos. En el siglo XX el Liberalismo se alió con el Bolchevismo en España, y los Liberales europeos y americanos simpatizaron con los bolcheviques rusos. El Liberalismo sólo puede ser definido negativamente. Es una mera crítica, no una idea viva. Su gran palabra "libertad" es una negación: de hecho, significa libertad contra la autoridad, es decir, desintegración del organismo. En sus últimas consecuencias produce atomismo social, en el cual no solamente es combatida la autoridad del Estado, sino incluso la autoridad de la sociedad y la familia. El divorcio tiene el mismo rango que el matrimonio, los hijos que los padres. Este constante pensamiento negativo engendró activistas políticos como Marx, Lorenz von Stein y Ferdinand Lasalle que, para desesperación de los Liberales, utilizaron el Liberalismo como vehículo político. Sus actitudes fueron siempre contradictorias, siempre en busca de un compromiso. Siempre buscó lanzar a la democracia contra la monarquía, a los empresarios contra los obreros manuales, al Estado contra la Sociedad al poder legislativo contra el judicial. En una crisis, el Liberalismo como tal nunca apareció. Los Liberales se pusieron siempre a uno u otro lado de una contienda revolucionaria, según la consistencia de su Liberalismo y su grado de hostilidad hacia la autoridad. De manera que el Liberalismo en acción fue exactamente tan político como cualquier Estado. Obedeció a la necesidad orgánica por sus alianzas políticas con grupos e ideas no-liberales. A pesar de su teoría del individualismo — que lógicamente excluiría la posibilidad de que un hombre o un grupo pidiera a otro hombre o grupo el sacrifico o el riesgo de su vida — apoyó ideas "anti-liberales" como la Democracia, el Socialismo, el Bolchevismo, el Anarquismo, todas las cuales exigen el sacrificio de la vida.

92 DeElea, día

IV Partiendo de su antropología de la verdad básica de la naturaleza humana en general, el Racionalismo engendró el Enciclopedismo del siglo XVIII, la Francmasoneria, la Democracia y el Anarquismo, así como el Liberalismo, cada uno con sus diversas variantes. Cada uno desempeñó su papel en la historia del siglo XIX y, a causa de la distorsión crítica de toda la Civilización Occidental motivada por las dos primeras Guerras Mundiales, incluso en el siglo XX, donde el Racionalismo se encuentra grotescamente fuera de lugar, lentamente se transformó en Irracionalismo. El cadáver del Liberalismo no había sido aún enterrado a mediados del siglo XX. Por consiguiente, todavía es preciso diagnosticar la seria enfermedad de la Civilización Occidental como Liberalismo complicado con envenenamiento extranjero. Desde el momento en que el Liberalismo considera a la mayoría de los hombres como razonables o buenos, se deduce que deberían ser libres para hacer lo que quisieran. Como no existe ninguna unidad superior a la cual se sientan ligados y cuya vida supra-personal domine las vidas de los individuos, todo campo de la actividad humana sólo se sirve a sí mismo — siempre y cuando no desee convertirse en autoritario — y permanece dentro del marco de la "sociedad". Así, el Arte deviene "el Arte por el Arte; l´Art pour l´Art. Todas las zonas del pensamiento y la acción devienen igualmente autónomas. La Religión se convierte en mera disciplina social, ya que trascender ese concepto significa asumir autoridad. La Ciencia, la Filosofía, la Educación, sólo existen para sí mismas, no están sujetas a nada más elevado. La Literatura y la Técnica poseen idéntica autonomía. La función del Estado consiste simplemente en protegerlas mediante patentes y derechos de autor. Pero, por encima de todo, la Economía y el Derecho son independientes de la autoridad orgánica, es decir, de la política. Los lectores del siglo XXI encontrarán difícil de creer que una vez prevaleció la idea de que cada uno debiera ser libre para hacer lo que quisiera en asuntos económicos, aunque su actividad personal causara el hambre de centenares de miles de personas, la devastación de campos y zonas mineras y el debilitamiento del poder del organismo; que fue posible que un individuo se levantara por encima de la débil autoridad pública y dominara, por medios privados, los pensamientos más recónditos de poblaciones enteras, por su control de la prensa, la radio y el drama mecanizado. Todavía les resultará más difícil que tal persona pudiera recabar y obtener el apoyo de la Ley para materializar su voluntad destructiva. Así, un usurero puede, a mediados del siglo XX, invocar con éxito la ayuda de la Ley para desposeer de su propiedad a campesinos y granjeros. Es difícil de imaginar qué daño mayor podría infringir un individuo a un organismo político que convertir la tierra en polvo según la frase del gran Freiherr von Stein. Pero todo esto se deducía inevitablemente de la idea de la independencia de la Economía y el Derecho respecto de la autoridad política. No hay nada más elevado, no hay Estado; sólo hay individuos, unos contra otros. Es perfectamente natural que los individuos económicamente más astutos acumulen en sus manos la mayor parte de la riqueza. Pero, si son auténticos Liberales, no querrán que la autoridad acompañe a esa riqueza, pues la autoridad presenta dos aspectos: poder y responsabilidad. El individualismo, psicológicamente hablando, es egoísmo. "Felicidad" es Egoísmo. Rousseau, el abuelo del Liberalismo fue un verdadero individualista, y mandó a sus cinco hijos al asilo de niños expósitos. El Derecho, como campo del pensamiento y la conducta humanas, tiene tanta independencia, y también tanta dependencia como cualquier otro campo. Dentro de su marco orgánico es libre para pensar, idear y organizar su material. Pero, igual que otras formas de pensamiento, puede ser enrolado al servicio de ideas externas. Así, el Derecho, que fue originariamente el sistema de codificar y mantener la paz interna del organismo mediante la conservación del orden y la prevención de disputas privadas, fue transmutado por el pensamiento Liberal en un sistema para mantener el desorden interno y permitir a individuos económicamente fuertes liquidar a los más débiles. A esto se le llamó "el gobierno de la Ley", el "Estado Legal" la “independencia del poder judicial”. La idea de utilizar la Ley [32] para convertir en sacrosanto un determinado estado de cosas no fue una invención del Liberalismo. Ya en tiempos de Hobbes otros grupos lo intentaron, pero la incorruptible mente de Hobbes patentizó con la máxima claridad que el gobierno de la Ley significaba el gobierno de los que determinan y administran la Ley, que el gobierno de un "orden más elevado" es una frase vacía, y sólo recibe contenido a través del gobierno concreto de determinados hombres y grupos sobre un orden más bajo.

93 DeElea, día

V Esto era pensamiento político, cuya finalidad es la distribución y el movimiento del poder. También es política denunciar la hipocresía, la inmoralidad y el cinismo del usurero que imprudentemente exige el gobierno de una Ley que significa riqueza para él y pobreza para millones de personas; y todo ello en el nombre de algo más elevado, con validez sobrehumana. Cuando la Autoridad resurge contra las fuerzas del Racionalismo y la Economía procede a demostrar que el complejo de ideales trascendentales con que el Liberalismo se equipó a sí mismo es tan válido como el Legitimismo de la era de la Monarquía Absoluta, y nada más. Los monarcas eran los más fuertes protagonistas del Legitimismo, así como los financistas lo fueron del Liberalismo. Pero el monarca estaba ligado al organismo enteramente y durante toda su vida; era orgánicamente responsable incluso donde no lo era de hecho. Tal fue el caso de Luis XVI y Carlos I. Incontables monarcas y gobernantes absolutos han debido enfrentarse con su responsabilidad simbólica. En cambio, el financista sólo tiene poder pero no responsabilidad, ni siquiera simbólica, porque, por lo general, hasta su nombre es desconocido. La Historia, el Destino la continuidad orgánica, la Fama, ejercen su poderosa influencia sobre un gobernante político absoluto, y, además su posición le coloca enteramente aparte de la esfera de la baja corruptibilidad. El financista, en cambio, es privado, anónimo, puramente económico, irresponsable. No puede ser altruista en nada; toda su existencia es la apoteosis del egoísmo. No piensa en la Historia, en la Fama, en la continuidad de la vida del organismo, en el Destino, y, además, es eminentemente corruptible por medios viles, ya que su deseo principal es el dinero; dinero y más dinero. En su contienda contra la Autoridad, el financista Liberal desplegó una teoría según la cual el poder corrompe a los hombres. Sin embargo, lo que los corrompe es la vasta riqueza anónima, toda vez que en la misma no hay limitaciones supranacionales, tales como poner al verdadero estadista completamente al servicio del organismo político, y colocarle por encima de la corrupción. Fue precisamente en el terreno de la Economía y el Derecho donde la doctrina Liberal produjo los más destructivos efectos sobre la salud de la Civilización Occidental. No importó mucho que la Estética se independizara, ya que la única forma artística en Occidente que todavía tenía un futuro, la Música Occidental, no se ocupó de las teorías y continuó su gran curso creador hasta su final en Wagner y sus epígonos. Baudelaire es el gran símbolo de l´art pour l´art: la enfermedad como belleza. Baudelaire es, pues, Liberalismo en literatura, enfermedad como principio de Vida, crisis como salud, morbosidad como vida espiritual, desintegración como propósito. El hombre como individualista, un átomo sin relaciones, el ideal Liberal de la personalidad. Fue en el terreno de la acción más que en el del pensamiento donde el daño fue más grave. Al permitirse que la iniciativa en asuntos económicos y técnicos quedara en manos de individuos sujetos a escaso control político, se creó un grupo cuyos deseos personales eran más importantes que el destino colectivo del organismo y sus millones de habitantes. La ley que refrendaba este estado de cosas estaba completamente divorciada de la moralidad y el honor. Para desintegrar al organismo, toda moral reconocida estaba divorciada de la metafísica y la religión, y sólo se ocupaba de la "sociedad". El Derecho Penal reflejó la idiosincrasia del Liberalismo al castigar los crímenes de violencia, y los pasionales, pero olvidándose incluso de mencionar casos tales como la destrucción de los recursos nacionales, dejando a millones de personas en la miseria, o la usura a escala nacional. La independencia de la esfera económica fue un dogma de fe para el Liberalismo. Esto no estaba sujeto a discusión. Incluso se ideó una abstracción denominada "hombre económico" cuyas acciones podían ser predichas como si la Economía fuera el vacío. La ganancia económica era su única motivación, sólo la codicia le excitaba. La técnica del éxito consistía en concentrarse en las propias ganancias e ignorar todo lo demás. Pero este "hombre económico" era el hombre en general para los Liberales. Él era la unidad de su concepción del mundo. La "Humanidad" era la suma de esos granos de arena económicos.

94 DeElea, día

VI El tipo de mente que cree en la "bondad" esencial de la naturaleza humana produjo el Liberalismo. Pero hay otra antropología política, que reconoce que el hombre es inarmónico, problemático, dual, peligroso. Ésta representa la general sabiduría del género humano, y es reflejada por el número de guardias, vallados, cajas fuertes, cerraduras, cárceles y policías. Toda catástrofe, incendio, terremoto, erupción volcánica, inundación, evoca el saqueo. Incluso una huelga de policías en una ciudad americana fue la señal para el saqueo de las tiendas por los respetables y bondadosos seres humanos. Así, este tipo de pensamiento parte de los hechos. Esto es pensamiento político en general, opuesto al mero pensar sobre política, o racionalizar. Ni siquiera la gran ola del Racionalismo pudo sumergir esta clase de pensamiento. Los pensadores políticos difieren enormemente en creatividad y en profundidad pero están de acuerdo en que los hechos son normativos. La palabra “teoría" ha sido llevada al descrédito por intelectuales y Liberales que la han usado para describir su punto de vista favorito sobre cómo les gustaría que fueran las cosas. En un principio, teoría significó explicación de los hechos. Para un intelectual ignorante en política, una teoría es un fin, para un verdadero político, su teoría es un límite. Una teoría política busca para encontrar en la historia los límites de lo políticamente posible. Esos límites no pueden ser hallados en el terreno de la Razón. La Epoca de la Razón nació en un baño de sangre, y pasará de moda a través de más baños de sangre. Con su doctrina contra la guerra, la Política y la Violencia, presidió las mayores guerras y revoluciones habidas en cinco mil años y desembocó en la Epoca de la Política Absoluta. Con su evangelio de la Hermandad Humana, instauró el hambre provocado en gran escala, la humillación, la tortura y el exterminio contra poblaciones de la Civilización Occidental después de las dos primeras Guerras Mundiales. Al poner fuera de la ley el pensamiento político y convertir la guerra en una contienda moral en vez de una lucha por el poder arrojó en el polvo a la caballerosidad y el honor de un milenio. La conclusión de todo ello es que la Razón también se convirtió en política cuando entró en el terreno político, aún cuando empleara su propio vocabulario. Cuando la Razón arrebataba un territorio a un enemigo vencido después de una guerra, lo llamaba "desanexión". El documento que consolidaba la nueva posición era llamado "Tratado" aun cuando hubiera sido dictado en medio de un bloqueo por hambre. El derrotado enemigo político debía admitir en el "Tratado" que él era el único "culpable" de la guerra, que no estaba moralmente preparado para poseer colonias, que sus soldados fueron los únicos en cometer "crímenes de guerra". Pero por complicado que fuera el disfraz moral, por consistente que fuera el vocabulario ideológico, no era más que política, y la Epoca de la Política Absoluta vuelve de nuevo a la clase de pensamiento político que parte de los hechos, reconoce el poder y la voluntad de poder de los hombres y los organismos más elevados como hechos, y considera que cualquier tentativa de describir a la política en términos morales es como querer describir a la química en términos teológicos. Existe toda una tradición del pensamiento político en la Cultura Occidental, algunos de cuyos principales representantes son Montaigne, Maquiavelo, Hobbes, Leibnitz, Bossuet, Fichte, de Maistre, Donoso Cortés, Hippolyte Taine, Hegel, Carlyle. Mientras Herbert Spencer describía la historia como el "progreso" desde la organización militar-feudal, hasta la comercial-industrial, Carlyle enseñaba a Inglaterra el espíritu prusiano del Socialismo Etico, cuya superioridad interna debería ejercer sobre toda la Civilización Occidental en la venidera Edad Política una transformación igualmente fundamental que la que ejerció el capitalismo en la Edad Económica. Esto era pensamiento político creador, pero desgraciadamente no fue comprendido, y la ignorancia resultante permitió que influencias distorsionadoras arrojasen a Inglaterra a dos Guerras Mundiales sin sentido, de las que emergió arruinada y con casi todo perdido. Hegel propuso un desarrollo en tres etapas de la humanidad desde la comunidad natural, a través de la burguesía hasta el Estado. Su teoría del Estado es profundamente orgánica, y su definición del burgués es completamente apropiada para el siglo XX. Para él el burgués es el hombre que no desea abandonar la esfera de la seguridad política interna, que se sitúa a sí mismo, con su sagrada propiedad privada, como un individuo contra la totalidad, que encuentra un sustituto para su nulidad política en los frutos de la paz, en sus posesiones y en la perfecta seguridad de su gozo, y que, por consiguiente, desea dispensarse del coraje y permanecer seguro contra la posibilidad de una muerte violenta. Con estas palabras, Hegel describe al verdadero Liberal. Los pensadores políticos mencionados no gozan de la popularidad de las grandes masas de seres humanos. Mientras las cosas marchan bien, la mayoría de la gente no desea hablar de luchas por el poder, de violencias, de guerras, o de teorías relativas a ello. Así, por ejemplo, en los siglos XVIII y XIX se puso en boga la actitud de que los pensadores políticos — y Maquiavelo fue la primera víctima — eran hombres malvados, atávicos, sedientos de sangre. La simple aseveración de que siempre habrían guerras bastaba para describir al que lo decía como una persona que quería que las guerras continuaran. Llamar la atención sobre el vasto e impersonal ritmo de la guerra y la paz era prueba de poseer una mente enferma, con deficiencias morales y corrupción emocional. Describir los hechos fue considerado como desearlos e incluso crearlos. En el mismo siglo XX todo el que denunciara la nulidad política de las "ligas de naciones" era un profeta de la desesperación. El Racionalismo es anti-histórico; el pensamiento político es historia aplicada. En la paz es impopular mencionar la guerra; en la guerra es impopular mencionar la paz. La teoría que más rápidamente llega a ser popular es la que enaltece las cosas existentes y la tendencia — que se supone como la mejor ilustrada por esas cosas existentes — predeterminada por toda la historia previa. Así, Hegel fue anatema para los intelectuales a causa de su orientación estatal, que hizo de él un "reaccionario", y también porque rehusó unirse a la muchedumbre revolucionaria.

95 DeElea, día

VII Como la mayoría de la gente desea oír solamente soporíferas charlas sobre política que no exijan llamadas a la acción, y como bajo condiciones democráticas a la técnica política le interesa lo que a la mayoría de la gente le gusta oír, los políticos democráticos desplegaron en el siglo XIX una dialéctica completa de política partidista. La idea consistía en examinar el terreno de la acción desde un punto de vista "desinteresado", moral, científico o económico, y descubrir que el oponente era inmoral, anticientífico, antieconómico... de hecho, que era político. Esto era algo diabólico que debía ser combatido. El punto de vista propio era enteramente "no político". La palabra Política era un término de reproche en la Edad Económica. No obstante, curiosamente, en ciertas situaciones generalmente relacionadas con asuntos exteriores,  la palabra  “impolítico" podía ser también un término despreciativo, significando que el hombre así descrito carecía de habilidad negociadora. El político partidista debía también fingir desgana en aceptar el cargo. Finalmente, una demostración cuidadosamente preparada de la "voluntad popular" vencía su resistencia, y consentía en aceptarlo como un acto de "servicio". A esto se le llamó maquiavelismo, pero evidentemente Maquiavelo fue un pensador político, y no un experto en "camouflages". Un político partidista no escribiría un libro como "El Príncipe" sino que elogiaría a toda la especie humana, exceptuando a ciertas gentes perversas: los oponentes del autor. De hecho, el libro de Maquiavelo es defensivo en su tono, justificando políticamente la conducta de ciertos estadistas citando ejemplos extraídos de las invasiones extranjeras de Italia. En el siglo en que vivió Maquiavelo, Italia fue invadida en diferentes ocasiones por franceses, alemanes, españoles y turcos. Cuando las tropas revolucionarios francesas ocuparon Prusia y unieron los sentimientos humanitarios de los Derechos del Hombre con brutalidades y robos en gran escala, Hegel y Fichte tributaron de nuevo a Maquiavelo el respeto debido como pensador. Él representaba un medio de defensa contra la chusma armada imbuida de ideología humanitaria. Maquiavelo mostró el verdadero papel desempeñado por los sentimientos verbales en Política. Uno puede decir que existen tres actitudes posibles con respecto a la conducta humana, al evaluar sus motivaciones: la sentimental, la realista y la cínica. La sentimental atribuye un motivo bueno a todo el mundo; la cínica un motivo malo, y la realista simplemente se ocupa de los hechos. Cuando un sentimental, es decir: un Liberal, se ocupa de política se convierte forzosamente en un hipócrita. La última consecuencia de esa hipocresía crea el cinismo. Una parte de la enfermedad espiritual que siguió a la Primera Guerra Mundial fue una oleada de cinismo que surgió de la transparente, asquerosa e increíble hipocresía de los hombrecillos que se hallaban en los puestos de mando en esa época. Maquiavelo, en cambio, poseía un intelecto incorruptible y no escribió su libro en un espíritu cínico. Sólo deseó plasmar la anatomía de la Política con sus peculiares tensiones y problemas, internos y externos. Para la fantástica enfermedad mental del Racionalismo, los hechos duros son cosas lamentables, y hablar de ellos es crearlos. Un politiquero del tipo Liberal incluso intentó prohibir hablar de la Tercera Guerra Mundial, tras la Segunda. El Liberalismo es, en una palabra, debilidad. Quiere que cada día sea un cumpleaños, y la Vida una larga fiesta. El movimiento inexorable del Tiempo, el Destino, la Historia, la crueldad de la realización, la energía, el heroísmo, el sacrificio, las ideas supra­personales: he aquí el enemigo. El Liberalismo es una evasión de la dureza hacia la blandura, de la masculinidad hacia la feminidad, de la Historia hacia el pastoreo de los rebaños, de la realidad hacia los sueños herbívoros, del Destino hacia la Felicidad. Nietzsche, en su última y principal obra, designó al siglo XVIII como el siglo del feminismo y denunció a Rousseau como líder de la evasión masiva de la Realidad. El mismo Feminismo, ¿qué es, sino un medio para feminizar al hombre? Si hace a las mujeres iguales a los hombres, sólo lo consigue al transformar primeramente al hombre en una criatura que únicamente se preocupa por su economía personal y por su relación con la "sociedad" es decir, una mujer. La "Sociedad" es el elemento de la mujer, es estática y formal, sus contiendas son puramente personales, y se ven libres de la posibilidad del heroísmo y la violencia. Conversación, no acción; formalismo, no hechos. ¡Cuán diferente es la idea de rango si se usa en un asunto social o si se aplica en un campo de batalla! Ahí depende del hado, mientras que en el salón es vano y pomposo. Una guerra se lleva a cabo por afán de control, mientras que las contiendas sociales están inspiradas por la vanidad femenina y por los celos y tienden a demostrar que uno es "mejor" que otro. Y, sin embargo, ¿que hace, finalmente el Liberalismo con la mujer?: la viste con uniforme y la llama "soldado".  Esta ridícula hazaña no sirve más que para ilustrar el eterno hecho de que la Historia es masculina, de que sus austeras exigencias no pueden ser escamoteadas, que las realidades fundamentales son irrenunciables y no pueden dejarse de lado ni siquiera con la ayuda del más elaborado artificio. El manoseo de los liberales con la polaridad sexual sólo sirve para desatar la cólera en las almas de los individuos, confundiéndolos y distorsionándolos, pero el hombre-mujer y la mujer-hombre que crea están, ambos, sujetos al más alto Destino de la Historia. IMPERIUM ULICK VARANGE (FRANCIS PARKER YOCKEY) http://www.laeditorialvirtual.com.ar/Pages/Imperium/Imperium_Parte1A.htm

96 kufisto, día

BB Más roto que el cántaro de la samaritana. Jesús, ¿qué te hecho para que me trates tan mal? Me falta un pelo tronko, no puedo más; no me lo merezco. Escribe mejor, Pedromar, tú sabes hacerlo...y n te mosquees tanto, coño! En el put0 límite, amigos http://www.youtube.com/watch?v=wdLSNO5sxkw&feature=related

97 eofces, día

Delea. Si por "preguntador insistente" te refieres a mí, comunicarte que me he acogido a tu posibilidad de dispensa para no leerme el ladrillo que pretendes meterme (si es a mí a quien te diriges). No por hacerte la puñeta, sino porque el artículo parece versar sobre los orígenes del liberalismo, y no acabo de ver qué relación tienen los orígenes del liberalismo con la "popularidad" de unos principios que, según Pedromar, NO son liberales. Aunque a lo mejor tú piensas que sí son liberales, y quien debería leerse el l... es Pedromar. Y si soy insistente es porque Pedromar pretende responder sin responder. Si simplemente no respondiese, yo no preguntaría "insistentemente". Y si no es a mí a quien te refieres, te pido disculpas por llamar "ladrillo" a eso que has metido en el blog.

Herramientas