Menú

El pensamiento científico

227

 
Nuevamente, a su aguda crítica:

   Desde un punto de vista amplio, el siglo XVII es crucial sobre todo por el nacimiento del pensamiento científico. Aunque la ciencia  parece tan connatural al hombre como el arte, nunca  antes, salvo más parcialmente en la Grecia antigua, se había establecido con la sistematicidad de este siglo, imprimiendo a la historia humana una extraordinaria aceleración en conocimientos y poder. El pensamiento científico amplió enormemente el dominio del hombre sobre el medio, facilitó invenciones y sería una de las bases de la siguiente etapa de la expansión europea, llegada a su cumbre en el siglo XIX.


   
 Durante el siglo anterior figuras como el noble danés Tycho Brahe, y sobre todo el sacerdote católico polaco Nicolás Copérnico, avanzaron normas para la observación sistemática del universo. Copérnico, mediante cálculos cuidadosos, estableció que el sol no giraba en torno a la tierra, sino esta y los demás planetas en torno al sol. No era una idea nueva, pues ya en Grecia y aun en la antigua India y en el islam algunos habían especulado con ella, y durante la Edad de Afianzamiento se había planteado de manera ocasional en Europa. No obstante, se oponía tan crudamente al testimonio de los sentidos que parecía absurda, máxime cuando filósofos-científicos tan reputados como Aristóteles y Tolomeo habían establecido el geocentrismo, al que se había añadido una premisa algo mística: el universo se movía en torno a la tierra inmóvil porque en ella estaba el hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios. La idea de Copérnico encontró oposición protestante y fue aceptada como hipótesis por jerarquías católicas, pero luego las posturas se invertirían: los protestantes irían aceptando a Copérnico, y Roma terminaría por prohibir su obra. De no mediar la contienda religiosa, quizá Roma hubiera mantenido la actitud razonable de los primeros decenios.


  
Se suele citar la “revolución copernicana” como un cambio radical filosófico, psicológico y científico, por haber desplazado al hombre del centro del universo;  pero antropocentrismo y heliocentrismo no son incompatibles: la humanidad  será siempre el centro, por cuanto de sus capacidades y posición surgen las observaciones y teorías sobre el universo. Y cabe concebir un universo donde todos sus puntos fueran el centro, como sugería Nicolás de Cusa, o como en la superficie de una esfera.


  
El despliegue de estas ideas es bien conocido. Johannes Kepler perfeccionó las observaciones de Brahe  y la teoría de Copérnico; pero si alguien merece llamarse padre del pensamiento científico es probablemente Galileo, no solo por sus invenciones y descubrimientos pasmosos, sino por haber sentado bases fundamentales de la concepción y el método científicos, entre ellas la sistematización del experimento o la noción, no nueva pero expuesta con la mayor fuerza, de que “el gran libro del universo está escrito en el lenguaje de las matemáticas”.


   
 Contra versiones interesadas, Galileo disfrutó casi toda su vida del interés y apoyo de la jerarquía eclesiástica, nunca dijo eppur si muove, y su conflicto con la Iglesia provino más de su carácter altanero (seguro de sus teorías y de sus protecciones) que de una oposición entre ciencia y teología, o entre libertad de pensamiento y autoridad, como ha solido explicarse. La teoría heliocéntrica era entonces una hipótesis establecida sobre cálculos matemáticos, pero chocaba con la evidencia diaria y algún pasaje bíblico, y con escollos empíricos. Era inevitable que provocase controversia a medias científica y teológica, y sospecha de herejía so capa de estudio científico.


  
El papa Urbano VIII,  preocupado por el asunto,  pidió a Galileo, a quien protegía y admiraba, un informe con los pros y contras  de las dos teorías, que daría lugar al celebérrimo Diálogo sobre los dos principales sistemas del mundo.  Este, publicado en 1632, no era un simple informe sobre los sistemas geocéntrico y heliocéntrico, sino una apología del segundo y, para colmo, retrataba al papa en el personaje de Simplicio, defensor poco espabilado, como el nombre indica, del geocentrismo aristotélico. El Diálogo es una contribución al pensamiento científico, pero su demostración del heliocentrismo no era concluyente porque para ello precisaba introducir la rotación de la tierra, por entonces ignorada; y aducía la prueba falsa de que las mareas proceden de la  traslación de la Tierra, fallo que notarían los inquisidores. Además de tratar con insolencia al papa, el texto insultaba a otros científicos, lo que le ganó nuevos enemigos. Siguió de allí un proceso inquisitorial que consideró herejía declarar o presentar como probable, la tesis de que  el Sol, y no la Tierra, yace inmóvil en el centro del universo, por contrariar a la Biblia. La idea de un sol centro inmóvil del universo es a su vez falsa, aunque un avance sobre la geocéntrica. El tribunal prohibió las obras de Galileo y le condenó a él a arresto domiciliario (en  su lujosa villa), aunque pronto se lo atenuó.


 
La condena a Galileo revela  el miedo de la Iglesia a las herejías, pero también una postura en principio abierta a nuevas hipótesis, y probablemente las cosas no habrían llegado tan lejos de no mediar el choque personal. El católico Galileo era protegido y admirado por gran parte de la jerarquía eclesiástica, y aunque los jesuitas de Roma y otros le atacasen, polemizaban con él no solo en términos teológicos, sino también científicos. Galileo, por lo demás, no era una figura aislada, destacaba en un medio en que el interés por la ciencia crecía, y del que era buena muestra la Accademia dei Lincei, una de las primeras comunidades científicas europeas, escenario de los triunfos de Galileo, creada en Roma en 1603 con apoyo papal.

 

   La ciencia parece nacer, por una parte, del sentimiento religioso, mezcla de maravilla y de miedo ante el mundo, ante la vida y la muerte, el paso del tiempo, etc., sentimiento motivador tanto de la especulación como de la observación. Con las civilizaciones, la observación y la especulación se refinaron, tratando de interpretar el gigantesco, variado y cambiante espectáculo del mundo en relación con la moral y viceversa. En algunas civilizaciones, como la griega, la especulación y la observación tomaron mayor vuelo y tono más abstracto. Otra raíz de la ciencia se encuentra en la observación utilitaria del entorno, con vistas a subvenir necesidades inmediatas, origen de la técnica.

***

  
Si es así, junto con la ciencia y la técnica debió surgir una oscura y profunda  intuición de sus peligros, que hoy percibimos con acuidad. Intuición “supraconsciente”, plasmada en mitos como el de Prometeo, por seguir la interpretación de Paul Diel.  Prometeo (el Previsor), alegoría del ser humano, es un titán, ligado a la tierra y rebelde al espíritu, proclive a reducir sus aspiraciones a las satisfacciones terrenas o materiales. El titán que el hombre lleva dentro enseña la técnica y a engañar a los dioses, es decir, la técnica ajena a la moral. Pero la capacidad de previsión titánica tiene corto radio, limitación representada en  Epimeteo (el Imprevisor), hermano de Prometeo, es decir, su otra cara. Zeus, --la ley moral--, castiga al titán encadenándole a una roca (a la materia, a la trivialidad), castigo implícito en la opción exclusiva de Prometeo por los deseos terrestres, y enviándole un águila que le come el hígado, símbolo del remordimiento por la traición al espíritu. Completa el relato la intervención de Pandora (irónicamente, Donadora de todo), hecha de barro, nueva alusión a la tierra sin espíritu. Simbolismo parejo puede encontrarse en la historia de Adán y Eva. Materia y espíritu son dos conceptos intuitivos de ardua definición, pero con los cuales es posible entenderse.  


  
 Lo nuevo del siglo XVII, pues, no es la ciencia o la técnica, practicadas de modo por así decir instintivo, sino el pensamiento científico entendido como conjunto de normas y conceptos aproximadamente sistemáticos para adquirir un conocimiento seguro. La observación del medio es una base de la ciencia, pero conduce a frecuentes errores: de modo desconcertante, los sentidos suelen engañarnos, al igual que las emociones y las pasiones. Y la misma razón que ordena la experiencia partiendo de  principios generales  supuestamente sólidos,  a menudo retuerce los  datos de la experiencia para adaptarlos a aquellos principios, o  los pasa por alto si no concuerdan con estos.


 
Fue en Grecia donde de forma explícita se planteó el problema de cómo alcanzar verdades firmes, no dudosas ni opinables. Platón concluyó, por analogía con la geometría y las matemáticas, que existe otra realidad más allá de la confusa e insegura que nos ofrecen los sentidos: un mundo de entes ideales o “ideas”, de los que el mundo habitual sería una copia grosera. Así, la observación perdía valor, ya que la lógica interna de las “ideas”, a semejanza de las matemáticas, produciría un grado de certeza muy superior al de cualquier dato directamente observable. El valor de las matemáticas  para  alcanzar un conocimiento no opinable es una de las grandes concepciones de la ciencia, pero la teoría de las Ideas funcionaría peor, pues, como señaló  Aristóteles, no explicaba cómo del mundo eterno e impalpable de los entes ideales podía salir el mundo sensible y mutable, por lo que el primero es innecesario para explicar el segundo. Con lo cual la observación empírica del mundo sensible volvía al primer plano. Al final, los dos enfoques, formalmente opuestos, resultarían complementarios.


   
La cuestión del conocimiento seguro (“científico”) despertó menos interés en Roma, cuyo genio sintió poca atracción por especulaciones de aire tan escasamente práctico, y prefirió ocuparse de la técnica, la ordenación social y el destino humano. Luego, las circunstancias de la Edad de Supervivencia europea permitieron poco más que salvar parte del legado anterior en medio de un peligro constante de ruina. Es en la Edad de Asentamiento cuando resurgen muchas cuestiones de la cultura grecorromana, dando lugar a un pensamiento nuevo, original, sobre el mundo, la razón y la fe, la razón y la experiencia, las matemáticas y el mundo, Dios y el hombre, etc., aparte de invenciones y difusión técnicas. Este movimiento religioso e intelectual abocaría por una parte a la crisis religiosa del siglo XVI, y por otra a la concreción del pensamiento científico en el XVII. Cuando se destaca la ruptura entre la ciencia moderna y las concepciones medievales, suele oscurecerse la continuidad entre ambas, pues el pensamiento científico no habría cuajado sin las intensas especulaciones y disputas escolásticas.


  
 En el siglo XVII se formulan, pues, las condiciones intelectuales necesarias para  alcanzar verdades indudables, y no meras opiniones,  respecto del mundo y del hombre mismo. Así lo plantea Descartes, como un método, casi como una máquina intelectual productora de certezas,  semejante en alguna medida al Ars Magna de Ramón Llull… que Descartes despreció, aunque el propio método cartesiano también resultase poco productivo. Suele describirse el método científico como una serie de pasos: observación de hechos,  hipótesis sobre lo observado, predicción de resultados o efectos posteriores, experimentos que confirmen (o no) esas predicciones, y teorización más amplia que encaje las conclusiones particulares en un orden más amplio. En la concepción de Platón y en la predominante hasta entonces, predominaba el método deductivo o racionalista, por el que se alcanzaban verdades particulares desde principios generales. Ahora, el método se invertía en parte, induciendo de lo particular lo general, de los datos observados las hipótesis. Pero este método no es puramente inductivo, ni  equivale a una máquina de adquirir certezas, ni  deja de lado la especulación: la  acumulación de datos no genera por sí sola hipótesis válidas, sino que estas incluyen una especulación implícita, que a su vez condiciona en alguna medida la selección de datos. De hecho, la mayoría de las hipótesis resultan falsas e interviene en ellas la personalidad de quien las hace: los grandes científicos escasean, como los grandes artistas.


   
El pensamiento científico prima la observación empírica, refinada en el experimento sistematizado y la cuantificación y medición exactas, y relega en apariencia a la razón; pero tampoco puede prescindir de esta. Las observaciones e hipótesis conducen a la razón que las ordena y relaciona lógicamente, aunque ya no en principios inamovibles.  A pesar de que la razón, necesidad de ordenar los datos del mundo para entenderlos,  haga que con frecuencia nos aferremos a  la teoría y menospreciemos o dobleguemos a ella los datos incómodos, sigue siendo necesaria,  pues sin ella los datos e hipótesis se presentarían como un caos indescifrable.


  
El filósofo inglés  Francis Bacon estableció normas que permitieran acceder a un saber objetivo eliminando los “ídolos”, es decir, los prejuicios individuales y sociales, las emociones, el lenguaje equívoco o el argumento de autoridad religioso, filosófico o político. Bacon tiene expresiones como que “Cuanto más contradictorio e increíble es el divino misterio, mayor honor se hace a Dios creyéndolo”, o “un poco de filosofía inclina al ateísmo; una filosofía más profunda devuelve la religión”. Sin embargo define cierto ideal científico típicamente prometeico y tecnicista, enormemente influyente en el mundo anglosajón.: “El conocimiento es poder”; “La imprenta, la pólvora y la brújula han cambiado la faz de la tierra (…)  Nada ha ejercido mayor influencia en los asuntos humanos que estos tres inventos mecánicos”. Imaginó una Nueva Atlántida, utopía organizada en torno al conocimiento puro y aplicado, movida por el afán de adaptar el mundo al gusto e interés que supone propios del ser humano. A esa sociedad le atribuye, algo arbitrariamente, el summum de la  “generosidad e ilustración, dignidad y esplendor, piedad y espíritu público”. Consecuencia lógica de esas ideas era la extirpación de las personas y grupos reacios a ellas, y Bacon, hombre coherente, propugnó una “guerra santa” para aniquilar en el mundo a cuanto se opusiera a su modo de entender la civilización; tarea que, como ultranacionalista inglés, consideraba un “honor divino” destinado a Inglaterra. Proponía por ello, entre otras cosas, la guerra a España, cuya actitud personaliza en Séneca: resignación ante los accidentes y  hechos desagradables de la vida,  que él creía esencialmente superables mediante la invención técnica.


  
 El nuevo pensamiento desvinculaba las teorías científicas de los principios morales y anulaba la misma noción de finalidad, la “causa final” aristotélica. De ahí brotaban problemas que se harían conscientes con el tiempo: ¿Hasta dónde sería posible obtener certezas científicas? ¿Estaría todo el universo y el ser humano al alcance de ellas? Ante lo ajeno de la materia inerte, algunos pensadores habían concluido que el hombre debía renunciar a entenderlo, y concentrar el esfuerzo intelectual en la vida y  el propio ser humano; y sin embargo la vida y el hombre resultarían mucho más difíciles de investigar y entender que la materia inerte. ¿Iría la ciencia reduciendo con sus certezas el mundo opinable, hasta acabar con él, o bien existiría  un doble mundo, uno asequible a las certezas científicas y  otro sujeto por su naturaleza  al yugo de la opinión y de un cálculo de probabilidades demasiado amplias? El método parecía implicar la idea de un mundo consistente e inteligible por sí mismo, sin necesidad de una intervención exterior, de un Creador, que poco a poco iría pareciendo a muchos una “hipótesis innecesaria”. ¿Reflejaba ello la realidad del mundo o era solo una exigencia metodológica? Lo mismo cabría decir de la exclusión de la finalidad, y por tanto del sentido, ¿respondía ella solamente al método, o exponía la naturaleza real del  mundo y de la vida? Aunque tardó mucho tiempo en oponerse la religión a la ciencia, los prodigiosos resultados del pensamiento científico sugerían que la misma idea de sentido de las cosas era un mero prejuicio, por lo que el mundo perdía  todo lazo con las cosmologías religiosas y con los imperativos morales, quedando privado de cualquier finalidad, y la propia vida parecía convertirse en una veloz carrera hacia ninguna parte.


***  

   Se ha popularizado la idea de que  el cristianismo rechazó la ciencia,  y que esta solo pudo consolidarse deshaciéndose de ligaduras religiosas.  Pero si bien el pensamiento científico se conforma apartándose un tanto de la filosofía y de la  religión, no puede ser casual su nacimiento en la Europa católica y protestante, ni la contribución a la ciencia, en  todo tiempo, de eclesiásticos y personas de espíritu religioso. Probablemente  ello provenga de  la relativa separación entre el poder espiritual y el temporal, y entre la fe y la razón. Una postura escolástica adjudicaba a la fe el acceso a verdades  religiosas, y a la razón el acceso a verdades de tipo más mundano. El pensamiento científico desciende sin duda de la relevancia otorgada a la  razón, pero va un paso más allá y  parece relegar a la misma razón a una posición complementaria, auxiliar de la investigación empírica.      


 
  Si el pensamiento científico surgió en la Europa católica y en la protestante, pronto ganó mayor impulso en la segunda, especialmente en Inglaterra, como testimonian los éxitos de Isaac Newton, acaso el mayor científico de todos los tiempos, y la fundación de la Royal Society, mientras la Academia dei Lincei se paralizaba. Newton, entre otras muchas cosas, llevó a su mayor generalización los avances de Copérnico, Kepler y Galileo, estableciendo las leyes del movimiento y  la ley de la gravedad, una desconcertante fuerza de atracción entre los cuerpos inertes que explicaba tanto la caída de los cuerpos pequeños, a partir de cierta distancia, hacia el centro de la tierra o de otros astros, como la estabilidad del sistema planetario. A partir de ahí la comprensión del universo dio un paso de gigante. A la cuestión de por qué se atraían los cuerpos replicó con la frase Hypotheses non fingo,  dando a entender que la ciencia se ocupaba de los hechos y las relaciones entre ellos, no de sus causas; pero la pregunta era científica, y Newton dedicó, algo en secreto, considerables y no fructíferos esfuerzos a dilucidar la cuestión. No tuvo menos trascendencia la constitución de una comunidad científica que al principio despertó considerables burlas, la Royal Society para el estudio de las ciencias naturales, a la que perteneció Newton, establecida en 1660, año de la restauración monárquica algún tiempo después de muerto Cromwell. La Royal Society ha sido probablemente la asociación científica más importante de la historia.


   
El hecho difícil de explicar, es que, pese a la decisiva contribución de la católica Italia y de eclesiásticos a la formación del pensamiento científico, el mundo católico, con excepción de Francia, quedase retrasado con respecto al protestante. Una causa podría radicar en el mayor énfasis dado a la fe en el protestantismo, que excluía a la razón y la libertad humana, pero con ello abría, paradójicamente, un campo mayor a la especulación mundana. El modo como el protestantismo abordaba la religión abría también  un flanco mayor que el catolicismo a posturas ateas o agnósticas, al separar la fe de la vida práctica por cuanto la voluntad de Dios quedaba inaccesible al ser humano: al final, la religión podía reducirse a una hipótesis innecesaria.


   
 Derivaciones del pensamiento científico fueron el fortalecimiento de las corrientes ateas  y el agravamiento del viejo conflicto entre razón y religión. Desde el siglo XVII y sobre todo desde el XVIII, creció en Europa un  movimiento contrario a sus raíces y tradiciones religiosas, sin precedentes en otras civilizaciones. Esta corriente llegaba a transformar la ciencia en una nueva religión, con una fe apasionada en la redención del hombre en este mundo y a través de la técnica, yendo unos pasos más allá de Bacon.  


*** 

      Otro problema histórico es el de por qué no tomó cuerpo en España el pensamiento científico, pues el país quedó bastante más retrasado que Italia, no digamos que Francia. El atraso no guarda relación, desde luego, con la expulsión de judíos y moriscos, como sigue sugiriéndose con tinte racista: dichas expulsiones, más la desconfianza hacia los conversos y su postergación por los estatutos de limpieza de sangre, habría aniquilado la potencia intelectual de España; aunque, contradictoriamente, los numerosos talentos que produjo el país entonces, y que no pueden ignorarse, serían casi todos…¡conversos! Al parecer la “raza” española daba para muy poco.

  
Más habitual es achacar esa deficiencia a la Inquisición, pero los hechos indican  lo contrario. La Inquisición no persiguió a científicos, más bien los protegió. En España no fueron prohibidos Copérnico o  Kepler, sino aceptados y enseñados en Salamanca y probablemente otras universidades, por intervención del inquisidor Juan de Zúñiga, que incluyó expresamente el sistema copernicano en los programas universitarios y creó estudios de matemáticas de cierta consideración. Lo mismo ocurrió con Galileo, a pesar de las condenas de Roma, pues se argumentaba que estas reflejaban solo la opinión de algunos cardenales y no la del papa, que no había firmado las prohibiciones y menos aún hablado ex cátedra (Galileo pensó instalarse en España cuando empezaron su problemas romanos). Tampoco se prohibieron los trabajos científicos de Leibniz o  Newton, ni las obras de filósofos como Spinoza o Hobbes.  Nunca se condenó a muerte a ningún hombre de ciencia ni se quemaron sus libros (cuando en París  en pleno siglo XVII  fueron quemados, con todos sus escritos, varios intelectuales de prestigio, como lo fue Miguel Servet en Ginebra o Giordano Bruno en Roma). Solo dos escritores relevantes sufrieron persecución inquisitorial, relativamente suave por lo demás: fray Luis de León y el sacerdote helenista Juan de Vergara (algo más de un año recluido en su convento). Diversos inquisidores, debe recordarse, promovieron la formación de bibliotecas y la publicación de libros científicos, como el antes citado Vicente del Olmo, secretario inquisitorial, autor de estudios epigráficos, que editó la Geometría especulativa y práctica de los planos y de los sólidos, y Trigonometría con resolución de triángulos planos y esféricos, del matemático y astrónomo valenciano José de Zaragoza,  y él mismo escribió una Nueva descripción del Orbe de la Tierra.


   
 Por otra parte, España, con Portugal, se había adelantado un siglo al resto de Europa en la exploración del mundo y en la colonización, tareas seguidas de estudios científicos sobre la naturaleza, la historia y la etnología de los nuevos territorios, tales como la Historia natural y moral de las Indias,  de José Acosta, donde expone observaciones zoológicas precursoras en alguna medida del evolucionismo, o el Sumario de la Natural historia de las Indias, de Gonzalo Fernández de Oviedo… Hubo avances apreciables en la construcción naval, cartografía, laboreo de minas, y metalurgia; el capitán Blasco de Garay inventor muy notable de tiempos de Carlos I, diseñó diversas máquinas, posiblemente una que utilizaba el vapor para la navegación,  lo mismo hizo el ítaloespañol Juanelo Turriano, y algunos miembros de la Escuela de Salamanca se plantearon problemas físicos sobre el movimiento, que desarrollarían Galileo y Newton. Además, el país disponía de una buena red de universidades, que amplió a América y las Filipinas, y de un número elevado de personas instruidas. En realidad, el ambiente era notoriamente liberal en relación con los estudios científicos, y las condiciones materiales eran tan buenas como en cualquier otro país. Ciertamente la economía y la población declinaron, pero ello no tenía por qué anular la acción de minorías despiertas e inteligentes que afrontasen los retos. Lo cual vuelve más extraño el hecho de que, como resume el matemático italiano Libri,  “la única gloria que Dios ha negado a España hasta ahora ha sido un gran geómetra”, entendiendo por tal un matemático o un científico.


   
 Quizá esta limitación, que tanto habría de contar en la decadencia hispana, obedeciera al carácter más romano que griego de su cultura, si bien debe señalarse que tampoco fue nunca muy destacada la atención a la técnica, incluida la tecnología  militar, que tan relevante papel ejerció en la época en Europa. Muy posiblemente el retraso español naciera del hecho de que el pensamiento científico fuera desplegándose por unos pocos países de Europa –y en pequeños círculos de aficionados— en una época en la que el declive de España se transformaba en decadencia. En el siglo XVI  la sociedad española se había enfrentado con éxito a grandes desafíos, pero a lo largo del XVII se sentía desbordada por ellos. Ello ocurría en parte por efecto del mismo éxito anterior, que se intentaba mantener con una caricatura de las viejas virtudes, y en parte por la repulsión a los nuevos factores en que destacaban y que daban poder a las potencias rivales. Uno de esos factores era precisamente el desarrollo científico y tecnológico. Más que un problema de condiciones materiales volvemos a encontrar una deficiencia de actitud o mentalidad que impedía abordar esas condiciones con alguna audacia o imaginación; una mentalidad contraria a novedades (novedad, no verdad, se decía con vacuo juego de palabras). La decadencia española se traducía, en el terreno intelectual, en incapacidad para plantearse nuevos problemas, en erudición vacua y en la concepción de la alta cultura como un simple medio de promoción y lustre social o profesional, sin excesivo interés por ella misma. Rasgos no inevitables pero bien visibles en la sociedad de finales del siglo. El espíritu parecía haber abandonado a España.

227
comentarios
1 Contable, día

O sea que Mª Teresa Fernández de la Vega, es genéticamente golpista, según el comentario 1. No hay que olvidar que comió del Franquismo y retozaba en las rodillas de Girón de Velasco.

2 Oswald, día

Y Girón pensaría: qué fea es la cabrona de la niña esta.

3 jjvr, día

Al luga: Si eres más tonto naces oveja. Tengo curiosidad, ¿eres un presidiario?. Un saludo

4 jjvr, día

Muy densa la entrada de hoy del Sr. Moa, se podría haber dividido en dos pienso yo. Me ha gustado tanto la explicación del origen del pensamiento científico como la del retraso del desarrollo de la ciencia en España. Un saludo P.S. Si no va a seguir ningún libro de todos estos aperitivos, habría que saberlo para empezar a recolectar todas las entradas.

5 jjvr, día

.....ah, "al luga", olvídate de la genética, lo tuyo es adquirido. El mérito es todo tuyo. Un saludo

6 Herep, día

#1 Alruga, te dejo un enlace, para que lo leas, ya que no soy muy amigo del "cortar y pegar". http://www.outono.net/elentir/?p=14011 ...pero si no tienes ganas de leer mucho, sólo comentarte que el artículo que citas tienen tanto de real como la beatificación de la Pasionaria... Otra muestra más de la incompetencia de estos "intelectuales progresistas". Ah.., Vidal Manzanares, jurista, escritor y masón.

7 jjvr, día

...vana ilusión el pensar que "Al luga" es capaz de leer. A lo más que llega es a intuir, y ello de un modo muy primario, que un determinado artículo pueda resultar + o - molesto en este foro. Un saludo

8 Perieimi, día

# 1 En defensa de las marujas Las marujas de corrala son signo cultural identitario nacionalfemenino puro; en una palabra: pueblo. El “comadreo” ha sido nervio de fortaleza de la institución familiar a lo largo de siglos, muy por encima de la práctica política actual, lo que este relamido -que achaca los “negocios a engordar” en exclusiva a una derecha que se inventa-, obviamente desconoce. El cuento de la superioridad moral de la izquierda empieza ya a podrir las pelotas. Para analizar la decadencia entre los “vecindarios” de antaño y los de ahora sólo hay que imaginarse la “gresca” en uno entre Mª. Teresa Fdez. de la Vega, Mª. Emilia Casas Baamonde, Elena Salgado, Mª. Jesús San Segundo, Aído Álvarez, Leire Pajín, Trinidad Jiménez, Carmen Calvo y Celia Villalobos, marujas políticas y sin embargo comadres.

9 pedromar, día

1 Alruga Por eso en las masivas manifestaciones de la derecha (ya quisiera la izquierda haber convocado más de un millón de personas en la plaza de Colón)no quedaron ni papeles en el suelo, mientras que en las de la izquierda se salía a la calle con un cartel donde aparecían todos y cada uno de los diputados del PP bajo el rótulo de asesinos. O cuando a los rusos se les hundió un petrolero frente a Galicia y quemaron hasta las sedes del PP. Seguro que fue el PP para aumentar la crispación. No consta ni un asalto, ni quema ni rotura de cristales de sedes de la izquierda, por contra los de las sedes de la derecha no pasa día sin alguna agresión. Claro, como son crispadores se lo merecen. La derecha es criminal por existir, la izquierda española (perdón por lo de española) es generosa y buena, solo que la derecha la crispa; por eso Maritere y Pepiño están siempre crispados, porque la derecha les crispa. Treinta y cuatro años hace que murió Franco; todos los poderes fácticos en manos de la izquierda: la educación de principio a fin, los medios de comunicación -en el caso de las televisiones el 100%- la fiscalía, pronto los jueces, los servicios de información, la policía. Todo en manos de la izquierda; el país hecho una m.ierda; la culpa de la derecha, que es crispadora y cavernícola. Es un discursito muy antiguo el vuestro, lo cual no quiere decir que no sea efectivo, teniendo en cuenta el nivel de los dirigentes de izquierda y el de sus votantes, especialmente si saben leer o entender lo que leen, porque no pasan de El País, y bajando, y la prueba está en ese herrikotxamizo de Público. Viendo lo que leen te das cuenta del nivel de la izquierda, no es extraño por tanto lo del Arruga.

10 jjvr, día

...además, el inocente "Al luga", como vulgarmente se dice, deja con las posaderas al aire a su mentor, el susodicho Gustavo Vidal Manzanares (jurista y escritor). En efecto, si la derecha es intrínsecamente mala, y ésta es una cualidad genética, ¿que hacer para dar solución final al problema?. No contesto, más que nada para que "Al luga" ejercite un poco lo que lleva encima de los hombros, aunque dudo que tenga éxito. Un saludo P.S. ¡¡Sal del armario ya, "Al luga"!!

11 mescaler, día

ya quisiera la izquierda haber convocado más de un millón de personas en la plaza de Colón Y la derecha, pedromar, y la derecha... Saludos, Mescalero

12 DeElea, día

Otro ejemplo de cómo crispa la derecha….: “Íbamos en el coche para entrar en la misa del Valle de los Caídos, y en el primer puesto que había de la Guardia Civil al entrar al recinto nos pararon, primero miraron una cinta que llevábamos de la Virgen del Pilar en el retrovisor, de las que están pasadas por el manto, y también llevaba un crucifijo, que no era un crucifijo sino un rosario, con el crucifijo, pequeñito, de madera, que lo llevo desde hace 27 años, desde toda mi vida. Un agente nos dijo en principio, refiriéndose a la medida de la Virgen del Pilar (una cinta con la bandera de España que tiene la misma longitud que la imagen de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza), y nos dijo: "Quite eso", y dijimos: "¿Pero cómo lo vamos a quitar?" Yo fui un poco la que me afrenté, y le dije: "Si esto es una cinta de la Virgen del Pilar, y está pasado por el manto", le dijimos que es la Patrona de la Guardia Civil, ¿cómo lo vamos a quitar? Y nos dijo: "No, no, quítelo". Entonces, yo dije: "No discutamos más, vamos a quitarlo". Y yo lo quité, sintiéndolo con toda mi alma, pero bueno, no quería un enfrentamiento, ni quería una subversión a la Guardia Civil ni nada parecido. Pero claro yo creía que era sólo la cinta. Y de pronto me dijo: "Y eso también". Y le digo: "¿Y qué es eso?" Y me dice: "Eso que tiene ahí colgado". Y le digo: "Eso es un rosario". Y dice: "Sí, quítelo". Y ¿por qué lo voy a quitar?, respondí. Dice: "Porque tiene una cruz". Y ¿qué ocurre con la cruz?, pregunté. Dice: "Porque la cruz es un símbolo de provocación, y tiene que retirarlo, si no, no puede pasar". Digo: "¿Pero cómo es esto? ¡Pero mire usted!" Dice: "No, yo sólo cumplo órdenes, de manera que o lo quita o no pasa. Y si pasa dentro, no lo vuelva a poner porque tendrá problemas". Esto fue lo que me ocurrió.” http://www.diarioya.es/content/%C2%A1quite-el-rosario-de-ah%C3%AD-es-una-provocaci%C3%B3n-0 Los Borja Maryrojos son asín.

13 Hegemon1, día

Sin duda en España añgo se hace mal para que una de "esas glorias" se nos nieguen. No se si fué Unamuno el que dijo "en España se estudia dejando a los demás inventar"...o algo parecido, querindo decir que nos limitabamos a estudiar a recibir el conocieminto que otros descubrían, dejandonos en un claro retraso, en unos cuantos pasos atrás. ¿En realidad estamos tan mal?...actualmente parece que España está enretraso técnico con otras partes de Eruopa y sin embargo nuestras Universidades científicas, con graves errores, no nos preparan tan mal. Los ingenieros españoles por regla general somos apreciados y muy considerados en las Universidades europeas asombrandose de que en España se prepare a los inegnieros en tantas materias y no en una especialización concreta. Comapñeros mios de la Escuela de Ingenrios de Gijón que han ido de Erasmus a Alemania, Suecia y demás cuentan siempre loa mismo..."no estamos tan mal preparados. En un principio nos miran con desconfianza y con los típicos prejuicios que tienen de nostros pero al final se asombran de la cantidad de materia que nos dan, de la cantidad de matemáticas que aprendemos o de que un ingeniero mecánico sepa de electrónica o de informática cuando ellos ni la tocan"....la prueba es que muchos ingenieros españoles se quedan a trabajar en Europa porque les ofrecen trabajo. Seguimos con aquello de la falta de iniciativa y de creerse algo más de lo que somos.

14 ArrowEco, día

VV #13 DeElea ¡Qué pocos güevos, conio! Si voy yo en ese coche te aseguro que el benemérito número acaba besando la estola y el rosario. Buenos días nos dé Nuestro Salvador, señores.

15 jjvr, día

¡¡Al luga capullito!!, no te tires pegotes que tu inteligencia está muy calada por estos lares: http://www.gara.net/paperezkoa/20090819/152534/es/Negar-realidad-castigar-solidaridad" Un saludo

16 HERNAN, día

Entre delavegas y Copérnicos, un buen articulito de Jorge Alcalde sobre el heliocentrismo: http://agosto.libertaddigital.com/heliocentrica-de-la-vega-1276236881.html

17 jjvr, día

y #18 ....como los de Gara te pillen fusilando sus contenidos sin mencionarlos...... a lo mejor te mandan una visita de inspección. Un saludo

18 jjvr, día

A ver Mescalero, ¡¡ mójate!!, que te parece el espécimen éste del alruga (Al luga para los amigos). Un saludo

19 jjvr, día

.... en mi opinión, Al Luga no es más que uno de los muchos castrones que se hacen los machotes al amparo de los matones de ETA. Un saludo P.S. ¡¡Cita las referencias gandul!! http://www.kaosenlared.net/noticia/neonazis

20 jjvr, día

¡¡Hay vida más allá del corta y pega!!

21 Hegemon1, día

La exhibición de fotos de asesinos etarras es un delito y por ello se debe penar. El que antes hasta ahora haya sido una constante en algunos partes de Vasconia no quita para que ahora se haga una polñitica contaria a la apología del terrorismo. En ninguna sociedad se debe permitir enslazar a los asesinos de esta sociedad, no se debe permitir ensalzar ningúna grupo fascista etarra y perseguirles hasta el exterminio final. Aunque los proetrras se empeñen en insultar a los aseinados y encubrir a los asesinos haciendoles pasar por falsos presos poñlíticos, no son más que la peor calaña de un pueblo enfermo como es el vasco. No son presos polñiticos, son asesinos, no son soldados sino delincienmtes que deben ser perseguidos y ajuscticiados. También los etrras tiene "accidentes laborales"....que se jodan.

22 jjvr, día

y #26 .....pero no para todos por supuesto. P.S. castrón. 1. m. Macho cabrío, morueco o puerco castrado.

23 Hegemon1, día

Siempre he dicho y lo sigo diceindo que uno de los últimos movimeintos nazis es el etarra y el nacionalismo vasco. Se trata del exterminio sistemático del pueblo español por ser precisamente un pueblo, una raza repudiadad por estos "hijos de Hitler". Alruga lo sabe bien, no se corta y sabe que hay un componente rascista. Es un nazi que busca el exterminio del español como raza y cultura. Hijo honorifico del nazismo.

24 ArrowEco, día

VV #32 ¡Pero quién te crees que soy, tarado! ¡Yo no leo esas mierdas!

25 alruga, día

La polarización social de la educación Vicenç Navarro Público La percepción más generalizada en la mayoría de medios de información del país es que vivimos en una sociedad en la que la mayoría de la ciudadanía es, y se considera, perteneciente a la clase media. Se admite que por encima de la clase media están los ricos y por debajo están los pobres, pero, por lo demás, la mayoría de nuestros ciudadanos son y se autodefinen como miembros de la clase media. Y para mostrar la rectitud de tal percepción, se hace referencia a las encuestas en las que la mayor parte de la población, cuando se le pide su ubicación en la estructura social, escoge la categoría “clase media”. Han desaparecido, así, las categorías de burguesía, pequeña burguesía o clase trabajadora, que raramente aparecen en la narrativa política o mediática del país. Utilizarlas y referirse a términos como, por ejemplo, lucha de clases, es arriesgarse a que se le acuse a uno de anticuado o, lo que es peor, de “ideólogo” o “doctrinal”, términos todos ellos destinados a señalar al acusado como individuo “sospechoso” de prejuicios ideológicos de tonalidad roja o morada, coloración casi desconocida en el arco iris mediático del país. Esta percepción de nuestras sociedades es, sin embargo, profundamente ideológica y, como bien define mi amigo Noam Chomsky, responde a un enorme poder de clase. La desaparición del discurso y del análisis de clases sociales es, en sí, un síntoma del enorme poder de las clases dominantes, las cuales promueven la percepción de que las clases sociales han desaparecido y que la lucha de clases es una categoría totalmente obsoleta, inservible para el entendimiento de nuestras realidades. A mayor dominio de las derechas en un país, mayor desaparición del discurso y análisis de clases. De ahí que en España estos términos prácticamente hayan desaparecido del lenguaje mediático hegemónico y de la narrativa política dominante. Ahora bien, aunque el establishment mediático promueve la visión de que la mayoría somos clase media (la pregunta en sus encuestas es “¿Es usted clase alta, media o baja?”), la mayoría de la ciudadanía no sólo cree en la existencia de clases, sino que, cuando se formula la pregunta “¿Es usted clase burguesa, pequeña burguesa, clase media o clase trabajadora?” hay más personas en España que se definen como clase trabajadora que como clase media. Pero los establishments políticos y mediáticos (que pertenecen al 30% del nivel de renta superior del país) no se percatan de ello. La dura realidad es que los datos muestran que las clases sociales continúan existiendo, y que es imposible entender lo que pasa en España –desde el notable retraso del Estado del bienestar español (ver “El impacto del clasismo y machismo”, Público, 30-07-09), hasta la polarización social del sistema educativo–, sin entender el poder diferencial que cada clase social tiene en nuestro país. El poder de clase se caracteriza por un gran dominio de la vida política, mediática y económica del país por parte de la burguesía, pequeña burguesía y clases profesionales de renta media alta, es decir, del 30% de la población de renta superior, que tiene una enorme influencia mediática y política en el país. Un ejemplo de ello es el sistema educativo. España, uno de los países de la UE-15 (el grupo de países de la UE de nivel de desarrollo económico semejante al nuestro) con mayores desigualdades sociales, tiene el sistema educativo más polarizado por clase social existente en tal grupo de países. Las familias del 30-35% de renta superior del país envían a sus hijos a las escuelas privadas concertadas (la mayoría gestionadas por la Iglesia católica, institución que en España siempre ha ofrecido el sostén ideológico a las clases dominantes) y el 65-70% restante de la población, que se define como las clases populares, es decir, la clase trabajadora y las clases medias de rentas medias y bajas, envían a sus hijos a las escuelas públicas, donde se concentra la mayoría de los hijos de los inmigrantes (92%). Naturalmente, no hay una impermeabilidad social entre los dos tipos de escuelas, la pública y la privada. Pero, en general, la renta de las familias que envían a sus hijos a las escuelas privadas es mayor que la de las familias que utilizan la escuela pública. En Suecia y Finlandia (países que el informe PISA –que mide la calidad de la enseñanza– considera como los que tienen el mejor sistema educativo), sólo el 4% de estudiantes van a la privada. En España es el 30-35%. En nuestro país, el gasto por alumno en la escuela privada es superior que en la pública. Esto se da como consecuencia del pago por parte de las familias que matriculan a sus hijos en la privada, recursos que se complementan con las aportaciones de recursos públicos, es decir, subsidios que se definen como conciertos. España tiene los subsidios públicos a las escuelas privadas más altos y el gasto público por alumno en la escuela pública más bajo de la UE-15. Los primeros reciben más recursos a costa de los segundos. Weber que, junto con Marx, fueron los fundadores de la sociología contemporánea, definió explotación de una manera muy sencilla y didáctica. Explotación, escribió, “ocurre cuando una clase (podría haber añadido un género, una raza o una nación) vive mejor a costa de que otra viva peor”. Pues bien, existe un poder de clase que se expresa en que unos tienen más recursos para su educación, a costa de que otros tengan menos. En el lenguaje mediático versallesco, dominante en el país, no se le llama explotación sino “desequilibrio de financiación”. En realidad, el sistema educativo dual (privada versus pública) de España reproduce la estructura social del país, formando dos tipos de ciudadanos: los de primera y los de segunda clase. Y los primeros acceden a estudios superiores (como los universitarios) en porcentajes mucho mayores que los segundos. Esto es consecuencia del poder de clase, categoría que ha desaparecido del lenguaje político y mediático del país.

26 jjvr, día

¡¡¡Mescalero no te escaquees!! Condenas a Al ruga sí o no, al que llama accidente laboral al asesinato de policías por la ETA te recuerdo. Un saludo

27 jjvr, día

Al luga jodio, ¡¡que se te está yendo la pinza hombre!!. Ya duplicas los posts con un descaro obsceno

28 alruga, día

El error de las recetas económicas liberales Vicenç Navarro Rebelión Un argumento que economistas y pensadores liberales próximos al mundo empresarial y financiero del país han dado para explicar el elevado desempleo en España ha sido que la testarudez de los sindicatos en su defensa de los intereses de los trabajadores con contratos fijos ha causado el elevado desempleo de los trabajadores con contratos temporales. Según tales autores, los sindicatos son excesivamente fuertes en España y tienen una excesiva influencia sobre el gobierno socialista español, el cual – según tales autores- no tiene el coraje político de hacer las reformas necesarias en el mercado laboral, facilitando el despido de los trabajadores, a fin de que los empresarios puedan contratar a nuevos trabajadores, sin temor a que una vez contratados tengan que mantenerles en su plantilla para siempre. Según tales voces, la mejor manera de estimular la creación de empleo es bajar el coste del despido de los trabajadores fijos pudiendo despedirles más fácilmente. El empresario contratará a más trabajadores si es consciente de que puede despedirlos más fácilmente. De esta teoría se deriva que el empecinamiento de los sindicatos en defender a los trabajadores con contratos fijos (la mayoría de los cuales protegen a los hombres de edad madura) haga difícil contratar a gente joven y mujeres. Esta explicación aparece constantemente en la prensa diaria. Muchos artículos aparecen una y otra vez haciendo referencia al hecho que la defensa por parte de los sindicatos de los insiders (en inglés, los que están dentro del mercado de trabajo) es responsable de la situación de los outsiders (los que no consiguen trabajo). Durante los últimos meses, la población ha estado bombardeada con artículos subrayando que los representantes de los trabajadores –los sindicatos- son los auténticos responsables del elevado desempleo en España. El gran poder del mundo empresarial en España (y consiguiente poder mediático del pensamiento liberal en los medios de información y persuasión) determina que esta explicación haya alcanzado la categoría de dogma en nuestro país. El problema que tal dogma tiene, sin embargo, es que como todo dogma se reproduce a base de fe y no a base de evidencia. Valga subrayar que tal dogma se ha promovida por los medios liberales cada vez que el desempleo en España ha incrementado. Se utilizó en los años ochenta, se volvió a utilizar en los años noventa y ahora se utiliza de nuevo en la primera década del siglo XXI. Tal dogma ha sido el determinante de que haya habido nada menos que cuatro reformas del mercado del trabajo desde que tenemos democracia en España. ¿Dónde está la evidencia? El apoyo intelectual a tal creencia es la evidencia que -según tales autores- presenta EE.UU., supuestamente el país más liberal de la OCDE (el club de países más ricos del mundo). En EE.UU. se puede despedir al trabajador muy fácilmente, lo que explica –según ellos- que el desempleo en EE.UU. sea menor que en España y que en el promedio de los países de la UE-15. Es más, el hecho de que EE.UU. probablemente salga antes de la Gran Recesión que España y la Unión Europea, se debe –según tales autores- a la mayor facilidad de los empresarios estadounidenses de poder despedir a sus trabajadores. Los datos (los testarudos datos, como diría mi maestro, Gunnar Myrdal) sin embargo, no avalan tales tesis. En primer lugar, España ha tenido cuatro reformas laborales, todas ellas encaminadas a desregular el mercado de trabajo, sin que ello se haya traducido en la disminución de la tasa del desempleo en momentos de recesión. Independientemente de los méritos o desméritos de tales reformas, el hecho es que su impacto en la variación de las tasas del desempleo, durante los momentos de recesión en el ciclo económico, ha sido muy reducido. La segunda observación que merece hacerse es el cambio adoptado por el Secretariado de Empleo de la OCDE que en su día promovió la desregulación de los mercados de trabajo como la medida más eficaz para crear empleo y disminuir el desempleo (ver The New OECD Job Study. Facts, Análisis and Strategies.1994) El fracaso de tales medidas (para alcanzar aquellos objetivos) hizo que tal Secretariado reconociera más tarde que no había relación entre el grado de regulación de un mercado de trabajo y la tasa de desempleo del país (ver The New OECD Job Study. 2006). En realidad, algunos de los países con mercados de trabajo más regulados, como los escandinavos, han tenido el desempleo más bajo de la OCDE. La tercera observación que debe subrayarse es que, EE.UU., el país modelo para los pensadores liberales, tiene un desempleo mucho mayor entre los jóvenes y entre las mujeres que entre los varones de edad madura, y ello a pesar de ser un mercado de trabajo muy desregulado. La diferencia entre las tasas de desempleo de los jóvenes y la de los adultos no es muy distinta a la existente en los países de la UE, incluyendo España. Hoy, en EE.UU., las tasas de desempleo entre los jóvenes (tanto el grupo de 19 a 24 años, como el de 24 a 34 años) es casi el triple y el doble, respectivamente, de la tasa de desempleo de los varones adultos de 35 a 55 años. Tal diferencial en la tasa de desempleo entre jóvenes y adultos es incluso mayor (cinco veces mayor) cuando se compara la tasa de desempleo de los trabajadores jóvenes afroamericanos con la de los varones adultos blancos. Tal diferencial en las tasas de desempleo entre hombres y mujeres es menor que el existente entre jóvenes y adultos, situación que tiene poco que ver con la desregulación del mercado de trabajo. La causa del menor diferencial en la tasa de desempleo entre varones y mujeres se debe a la mayor destrucción de empleo en la manufactura (donde los varones son la mayoría) que en los servicios (donde las mujeres son la mayoría). Porqué EE.UU. saldrá de la gran recesión antes que España y la UE Una cuarta observación que debe destacarse es que la probable recuperación económica más rápida de EE.UU. versus la europea y española tiene poco que ver con la mayor desregulación de los mercados de trabajo estadounidenses. La causa de la más rápida recuperación en aquel continente radica, primordialmente, en que la inversión pública del gobierno federal de EE.UU. en su estímulo económico es más del doble (en términos porcentuales sobre el PIB) que el que ha ocurrido en España y mucho mayor que en la UE-15. Es un indicador de incoherencia que la mayoría de los pensadores liberales (que atribuyen el desempleo a las supuestas rigideces del mercado laboral) se hayan opuesto al crecimiento del gasto público para estimular la economía. Que el empresariado contrate, o no, más trabajadores depende primordialmente de sus expectativas en cuanto a la demanda de sus productos. Cuando esta demanda es muy escasa (en parte debido a la reducción de la masa salarial, que los liberales incluso quieren reducir más), entones el sector público tiene que expandir su gasto público para estimular tal demanda. Allí está el meollo de la cuestión. Las derechas en España, y sus portavoces liberales, son responsables del retraso en la recuperación española al oponerse a un mayor estímulo económico, sustituyéndolo por propuestas de desregulación del mercado de trabajo y de reducción de los salarios (que empeorarán todavía más la situación de elevado desempleo). Una última observación. Se ha puesto de moda entre algunos economistas liberales hablar de flexiseguridad. Pero parece que no entienden lo que es y de donde deriva. La necesaria flexibilidad laboral que requiere cualquier economía para ser eficiente no puede conseguirse a base de desregular más y más el mercado de trabajo aumentando así la inseguridad de los trabajadores (el 63% de trabajadores con contrato fijo tiene temor a perder su puesto de trabajo en España). La flexibilidad laboral se consigue a base de aumentar la seguridad del trabajador, tal como han hecho los países de mayor tradición socialdemócrata del norte de Europa, (con sindicatos fuertes y con muchos años de gobierno de izquierdas). Tales países tienen estados de bienestar altamente desarrollados con un gasto público social mucho, mucho más elevado que España. Ellos están a la cabeza y nosotros estamos a la cola de la Europa Social. Seguridad implica, no sólo programas de formación profesional, sino también servicios, transferencias y apoyo al trabajador y a su familia en momentos de transición y movilidad laboral. Esto es lo que no entienden o no desean entender los pensadores liberales, pues son ellos los que se han opuesto y son responsables del escaso desarrollo social de España. El liberalismo (que aparece, al menos hasta hace poco, también en los equipos económicos de los gobiernos de centroizquierda) ha hecho mucho daño al mercado de trabajo y a la economía española. En realidad, su gran visibilidad mediática se debe, no a la fortaleza de sus argumentos (que son muy débiles), sino a las enormes cajas de resonancia que el capital financiero y empresarial les ofrece. El mejor ejemplo de lo que digo es que soy consciente que un artículo como el que firmo tendría poca cabida en los medios de mayor difusión del país, medios que se caracterizan por su escasísima diversidad ideológica. A lo máximo que llegan es a publicar artículos de Paul Krugman o Stiglitz, sin nunca dar cabida, sin embargo, en sus páginas a los economistas críticos del dogma liberal que existen en nuestro país. Por favor, si encuentra este artículo interesante distribúyalo lo máximo posible. Fuente original www.vnavarro.org

29 mescaler, día

Ayer, el mocos soltó la siguiente perla: Kubric, como buen judío secular de Nueva Jerusalem, fue anticatólico. No seré yo el que llore por su pérdida. Y luego resulta que el antisemita y el inquisitorial soy yo. Qué injusto es el mundo. Saludos, Mescalero

30 jjvr, día

.... Al luga deberías acompañar tus aportaciones con tu exégesis hombre. Además, ese tipo de panfletos no se lee en absoluto inocente. Y más si eres tú el que postea.

31 ArrowEco, día

VV #39 Y los mahometanos, como buenos mahometanos, son anticatólicos también. ¿Qué te parece tontín?

32 jjvr, día

Mescalero el nazi que tienes encima (#38) ¿que te parece?

33 ArrowEco, día

VV Cualquier día te van a detener por comer judías...

34 jjvr, día

A ver si no me he enterado, ¿se da algún tipo de premio por número de lineas posteadas?. Si es así, el Al luga no es tan tonto como parece y nos va a levantar el premio a base de cortar y pegar y repetir. ¡¡El muy jodio!! Arrow, écheme una mano, a ver si conseguimos que el escurridizo Mescalero se defina sobre el cripto-nazi alruga. Un saludo

35 DeElea, día

Lo mas estremecedor es que el jabalín Berrugoso o el Borja cuando traen estos textos de esos señores lo hacen por que estos señores sn los “listos” de la secta, los intelectuales. Lo que demuestra palmariamente que la inteligenzsia izquierdosa ha muerto si es que algún día existió. Ni tienen un solo argumento de nada que no sea más que una mentira cubierta de salsa y sentimentalismo barato. ¡¡¡Pobre gente!!

36 ArrowEco, día

VV #50 Ostras! ¿Eres Carmen de Mairena?

37 ArrowEco, día

VV DRAE mahometano, na. 1. adj. Que profesa la religión islámica. 2. adj. Perteneciente o relativo a Mahoma o a la religión por él fundada.

38 jjvr, día

.....que riqueza de matices tienen tus expresiones.

39 jjvr, día

¡¡Al luga tramposillo!! http://www.elplural.com/rincon_neocon/detail.php?id=36627

40 jjvr, día

Al luga como mandes algo de granma o cubadebate me enfado de verdad.

41 Herep, día

#38 alruga Buen articulo el del personaje este, sí... recetas keynesianas para tardar una (o dos) decadas en salir de la crisis. Gasto público a mansalva y subidas de impuestos a tutti plen... aunque lo disfrazareis de "subida de impuestos a los ricos". Ricos que, por otra parte, no pagan impuestos o salvan los nuevos tributos escapando con sus capitales... Sí, recetas socialistas. Recetas para seguir engrasando la máquina de hacer pobres, que es el mejor símil de Socialismo. Inversiones públicas de un gobierno que no tiene dinero, que lo imputa directamente a deuda y que, cuando el Estado se desmorone al no poder pagarla, hechará la culpa, sin dudarlo, a los liberales, la "Derechona crispadora", la Iglesia y a los E.E.U.U. pre-obamitas. Y todos los culpables, claro, regados con un poquito de chapapote y con algo de jamón del que les sobró en los asaltos a El Corte Ingles.

42 jjvr, día

....uno que fue a por lana y salió trasquilado.

43 ArrowEco, día

VV ¿Ande andará la Carmen de Mairena roja? ¡Innnnnnnndioooooooo!

44 jjvr, día

Al luga, hay que darle un cero patatero a los responsables de tu formación ideológica. No quiero meterme en camisa de 11 varas, pero creo que se merecen la visita de un comando "ejecutivo". ¡¡Desacreditan la Revolución ante la derechona!! La verdad sea dicha, tú también eres un poquillo lerdo ¡eh!. Un saludo y hasta la tarde

45 Contable, día

España no solo se adelantó en la exploración del Mundo. Sino que comoresultado, trajo a Europa la patata. La patata, ese humilde tubérculo, que desde que los españoles lo trajeron del continente colombino, acabó con un mal endémico europeo: El HAMBRE. La patata es la base de la alimentación europea. Lo cual no quiere decir que solo se coman patatas. Y por si fuera poco, también trajimos un montón de cosas interesantes a la hora de hacer más rica y completa la alimentación de los europeos. Cosas como el chocolate, el tomate, la quinina, pavos, maíz,... Aunque ciertas cosas indeseables, como el tabaco, la coca, el Mono Aullador de Venezuela, se las podían haber ahorrado.

46 Contable, día

Claro que para ciertos cañallas que por aquí hacer proselitismo de los salvajes, es la coca, el tabaco, y sobre todo el Simio Aullador de Venezuela lo importante del Descubrimiento de Colón.

47 Hegemon1, día

Al Ruga persigue a una derecha virtual disfrazado de revolucionario de izquierdas, pero no es más que una replica del nacionalsocialismo proetarra, de esa derecha racista y criminal. Es típico de los enfermos mentales asesinos crimnalizar y acusar de todos sus mñ.laes a las víctimas que ellos persiguen. L ETA, en una especie de redención y de autoexculpación se inventa un "Estado Fascista" para justificar sus asesiantos. No existe tal Estado y el fascismo sólo viene por su parte. Control de la empresas del Estado, de la información, de la justicia, de la educación, la exaltación de la raza, en este caso, vasca, de la historia inventada de un pueblo vasco que dice estar perseguido por la que ha sido desde siempre su nación, España. Eliminar fisicamente y de forma mafiosa a todos aquellos que se les opongan, cmno buenos totalitarios asesinos. El Al Ruga es un reprimido y un enfermo. Es absurdo estar contestándole las estupideces y los cosrta y pegas proetarras y nazistoides que publica. No seamos tontos ni caigamos en su trampa. Nada puede hacer ante la justicia si esta le persigue. Ya peude llorar, patalear, insultarnos, mensopreciarnos y amenazranos de muerte. Es un pobre diablo.

48 Hegemon1, día

Es curioso como la nación de la famosa Inquisición, del cerrilismo religioso, del atraso científico, de la ignorancia custodiadad por el clero, como se piensa que fuera España, sea esta la que descubrió América con los medios precarios de entonces, desafiando todas las creencias científicas y religiosas de la época, resolviendo, empíricamente que la tierra era redonda cuando siempre se creyó en otra cosa, que descubrió nuevos mundos desconocidos hasta entonces y que exportó la cultura europea y el saber por todo el orbe.

49 Contable, día

En televisión y radio está saliendo un anuncio de Tráfico que entre otras cosas dice "...porque 100 es el doble de 50..." y están algo equivocados. 100 sí es el doble de 50 si nos referimos a los Km/h de velocidad instantánea. Entendiendo por tal magnitud al vector derivada del vector posición respecto al tiempo. Que viene a ser lo que marca el velocímetro (mal llamado cuentakilómetros). Pero el que ha hecho el anuncio se ha equivocado en algo muy gordo. Lo que mata, lo que destruye a los coches y a las personas, no es exactamente lo que marca el velocímetro. Es la energía. Simplificando, la energía cinética. Y lo que es científicamente exacto, es que a 100 no se lleva el doble de energía que a 50, sino CUATRO VECES MÁS . Es decir, que a 100 Km/h cuesta cuatro veces más detener al coche que a 50 Km/h. También cuesta 4 veces más llevarlo por su trayectoria. Y también las lesiones son proporcionales no al doble, sino a cuatro veces. El desgaste de los neumáticos en cambio, sigue otras reglas, y parece que es unas NUEVE VECES al alto. --- Luego 100 no es el doble de 50. Ciencia.

50 Hegemon1, día

80# Mescalero: Creo que el que no te neteras o no te quieres enterar eres tú. Si, soy de derechas pero nada que ver con la que describes que no existe, sólo en vustras justificaciones crimnales. El fascismo, a ver si te enteras, viene de vuestra parte.

51 DeElea, día

Este libro fue pensado en 1937, en lo que a la idea central concierne, pero no se escribió hasta fines de 1943. Para cuando estuvo escrita, era obvio que iba a ser muy difícil publicarlo (pese a la escasez actual de libros, que nos asegura que cualquier cosa que pueda pasar por libro “se venderá“), y en aquel tiempo fue rechazado por cuatro editores. Sólo uno de ellos tenía algún motivo ideológico. Dos habían estado publicando libros anti-rusos durante años;el otro no tenía una tendencia política digna de atención. Un editor empezó en realidad por aceptar el libro, pero una vez hechos los acuerdos preliminares decidió consultar al Ministerio de Información, que al parecer lo amonestó o, en todo caso, lo previno enérgicamente contra su publicación. He aquí un extracto de su carta: Mencioné la respuesta que me dio un importante funcionario del Ministerio de Información con respecto a Animal Farm. Debo confesar que la opinión que expreso me ha puesto a pensar seriamente... Ahora puedo ver que publicar el libro actualmente podría verse como algo de muy mal agüero. Si la fábula tratara de dictadores y dictaduras en general, entonces la publicación estaría bien, pero la fábula sigue, como ahora lo veo, tan de cerca la carrera de los rusos soviéticos y sus dos dictadores, que sólo puede aplicarse a Rusia, con exclusión de otras dictaduras. Otra cosa: sería menos ofensiva si la casta dominante de la fábula no fuera la de los cerdos. Pienso que la elección de los cerdos como la casta dirigente ofender6 sin duda a muchos, y particularmente a quienes sean un poco susceptibles, como indudablemente lo son los rusos. Esta clase de cosas no son un buen síntoma. Obviamente no es deseable que un departamento de gobierno pueda tener algún poder de censura (excepto la censura de seguridad, que nadie desaprueba en tiempos de guerra) sobre libros que no tienen patrocinio oficial; Pero el peligro principal para la libertad de pensamiento y de expresión en este momento es la intervención indirecta del MOI o de cualquier cuerpo oficial. Si los editores se empeñan en mantener ciertos temasfuera de la circulación, no es porque teman un proceso judicial, sino porque temen a la opinión pública. En este país la cobardía intelectual es el peor enemigo al que un escritor o periodista deba enfrentarse, y no me parece que el hecho se haya discutido como merece. Cualquier persona imparcial con experiencia periodística admitid que durante esta guerra la censura oficial no ha sido particularmente molesta. No se nos ha sometido al tipo de “coordinación” totalitaria que habría sido razonable esperar. La prensa tiene algunos agravios justificados, pero en general el gobierno, se ha portado bien y ha sido sorprendentemente tolerante de las opiniones minoritarias. Lo ominoso de la censura literaria en Inglaterra es que en gran parte es voluntaria. Las ideas impopulares pueden silenciarse y los hechos inconvenientes mantenerse en la oscuridad, sin necesidad de ninguna prohibición oficial. George Orwell

52 Contable, día

Franco, ese gran Hombre. (Victor Manuel)

53 Hegemon1, día

Un poco de censura no viene mal, pero también se debería aplicar cuando se hace propaganda de la ETA o se hacen cortas y pegas del GARA y otros sitios.

54 mescaler, día

OO Por una vez, y sin que sirva de precedente, aplaudo la acción del censor. Saludos, Mescalero

55 Perieimi, día

En total fueron unas 331, según las fuentes, si bien no funcionaron todas al mismo tiempo. Estaban ubicadas principalmente en Madrid, Valencia y Barcelona, muchas de ellas en pisos incautados o Iglesias. Checas de Madrid 1. Checa de Fomento o de Bellas Artes. Situada en el sótano del Círculo de Bellas Artes, calle de Alcalá 40. El 25 de octubre de 1936 se trasladó a la calle de Fomento 9. Actuaba como Comité Provincial de Investigación Pública, creado por iniciativa de Manuel Muñoz Martínez, Director General de Seguridad el 4 de agosto de 1936. Estaba formado por tres miembros de cada partido del Frente Popular, constituyendo en total un Comité directivo de treinta personas que formaban seis tribunales que tomaban decisiones de vida o muerte inapelables, sin procesos ni garantías. Si el detenido era considerado culpable se escribía en su sentencia la palabra '"libertad"' seguida de un punto y se le invitaba a irse a casa, pero a la salida lo esperaba un grupo de milicianos que en un automóvil lo llevaban al '"paseo"' y lo asesinaban. Junto a ello se realizaban numerosas torturas y robos de propiedades. 2. Checa de la Escuadrilla del Amanecer, ubicada en la Dirección General de Seguridad. 3. Checa de Marqués de Riscal, ubicada en el palacio de los condes de Casa Valencia. 4. Checa de Narváez, ubicada en la calla Narváez 18 y 20. Más tarde se trasladó a la calle Jorge Juan 68. 5. Checa de San Bernardo, ubicada en la Iglesia de la calle de San Bernardo 72 y 74. 6. Checa de Ferraz, ubicada en la calle Ferraz, 16. 7. Checa del cuartel de Espartaco o Spartacus, ubicada en la calle de Santa Engracia 18. 8. Checa del Ateneo Libertario de Ventas de CNT, ubicada en el arroyo del Abroñigal, junto al puente de Ventas. 9. Checa de la estación de Atocha, ubicada en el Salón Regio de la estación de Atocha. Más tarde en la calle Príncipe de Vergara 9. 10. Checa del cinema Europa, ubicada en el cine Europa de la calle de Bravo Murillo 150. 11. Checa de Lista, ubicada en el edificio del convento de clausura de las religiosas de la Concepción Jerónima, esquina con la calle Velázquez. 12. Brigada de Investigación Criminal. Era una checa de ubicación móvil. 13. Checa comunista de la Guindalera, ubicada en un chalet llamado "El Castillo" de la calle Alonso Heredia 9. 14. Brigada de Servicios Especiales o checa del Marqués de Cubas, ubicada en un piso de la calle del Marqués de Cubas 19. 15. Checa de la Agrupación Socialista de Madrid, ubicada en la calle Fuencarral 103. 16. Linces de la República, ubicada en la Casa de Campo. 17. Checa del palacio del conde de Eleta. 18. Checa de la comisaría de Buanavista. Checas de Valencia 1. Checa de Santa Úrsula, ubicada en el convento de Santa Úrsula, en la plaza del mismo nombre. 2. Checa de Sorní. 3. Checa de la calle del Grabador Esteve. 4. Checa del Colegio del Sagrado Corazón de Jesús, ubicada en calle de Navellos. 5. Checa de la calle de Carniceros, ubicada en el colegio de los Escolapios, en la calle Carniceros 6 de Valencia. Fue denominada preventorio número 1. En esta checa estuvieron algunos ciudadanos como Carlos Bosch Díaz entre el mes de Septiembre a diciembre de 1938, Jefe Técnico de Aduanas en Cullera y detenido por miembros del SIM en Gandia en el mes de septiembre de 1938. 6. Checa del colegio de los Escolapios de Gandía, ubicada en el edificio de la antigua universidad. Tal vez una de las checas más activas fue la que se estableció en el colegio de los Escolapios de Gandia, situada en el edificio de la antigua universidad de esta ciudad, creada por los jesuitas en el siglo XVI. Allí fue instalada en las primeras semanas de la Guerra Civil Española una checa donde eran internados "los que por su ideal político, posición económica o ideas religiosas, eran considerados enemigos de la causa roja". Al frente de ella se encontraba Roberto Espinosa Verdú, que como delegado del gobernador civil de la provincia de Valencia, desde el comienzo de la contienda actuaba como jefe. Conjuntamente con éste ejercían también la máxima autoridad los hermanos Ramón y Andrés Perelló Peiró, José María Castellá Lloret, Enrique Ballesteros Valero, Antonio Azcón Cornell, José Pedraza Lillo, Rafael Pérez Martí, Benjamín Bravo Morales, Benjamín Benedito y José Fayos. Entre los que fueron bárbaramente maltratados estaban el padre rector de los jesuitas, Tomás Sitchas; el padre Constantino Carbonell; los hermanos jesuitas Grimaltos y Gelabert; el doctor José Melís y el obrero Pascual Moreno y otros muchos que luego fueron asesinados. Checas de Barcelona 1. Checa de la calle Zaragoza, ubicada en el antiguo convento de religiosas sanjuanistas, también llamada Preventorio G. 2. Checa de la Tamarita. 3. Checa del Seminario. 4. Checa de Vallmajor, también conocida como Preventorio D. Estaba ubicada en el antiguo convento de Magdalenas de la calle Vallmajor. Como todas las checas de Barcelona, dependía en un primer momento del Partido Socialista Unificado de Cataluña, y más tarde del criminal Servicio de Información Militar (S.I.M.), adscrito al Gobierno Central, hasta octubre o noviembre de 1937. El preventorio D, y un chalet situado en la acera de enfrente, formaban la sección sexta del S.I.M.

56 mescaler, día

OO Bueno, a ver si se tranquiliza el becario que tenemos de censor, porque se le está yendo un poco la mano. Hasta otra, Mescalera

57 Oswald, día

Me siento como el típico panoli de las películas al que le parten la cara cuando intenta poner paz en una pelea o como el pacífico mirón al que la policía calienta las espaldas al disover una manifestación violenta. Me han censurado un mensaje que no decía nada más que esto: "menuda mañanita..."; pido disculpas al censor por haber proferido tamaña barbaridad.

58 DeElea, día

El servilismo con que la mayor parte de la intelligentsia inglesa se ha tragado la propaganda rusa y la ha repetido desde 1941 seria por entero sorprendente si no fuera porque nuestra intelligentsia se ha comportado así en muchas ocasiones anteriores. Una y otra vez se ha aceptado sin examen el punto de vista ruso sobre asuntos en disputa, y luego se ha publicado con un completo descuido de la verdad histórica y la decencia intelectual. Para nombrar sólo un ejemplo, la BBC celebró el 25 aniversario del Ejercito Rojo sin mencionar a Trostky. Fue exactamente como conmemorar la batalla de Trafalgar sin mencionar a Nelson, pero ello no suscitó protestas entre la intelligentsia inglesa. En las luchas internas de los diferentes países ocupados, la prensa inglesa ha estado, en casi todos los casos, de parte de la facción favorecida por los rusos y ha calumnia& a la facción opuesta, algunas veces ocultando datos importantes para hacerlo. Un caso particularmente evidente fue el del coronel Mihailovich, el líder chetnio yugoslavo.Los rusos, que tenían su protegido yugoslavo, el mariscal Tito, acusaron a Mihailovich de colaborar con los alemanes. Esta acusación fue rápidamente recogida por la prensa inglesa; a los defensores,de Mihailovich no se les dio oportunidad de responder, y los hechos que contradecían la acusación simple y sencillamente no se publicaron. En julio de 1943, los alemanes ofrecieron una recompensa de 100 000 coronas de oro por la captura de Tito, y una recompensa similar por la de Mihailovich. La prensa británica publicó “en grandes titulares" noticia de la recompensa ofrecida por Tito, pero sólo mencionó en una página (con letras pequeñas) la recompensa ofrecida por Mihailovich, y los cargos de colaboración con ‘los alemanes continuaron. Cosas muy similares sucedieron durante la guerra civil española. También entonces, las facciones del lado republicano a las que los rusos habían decidido oprimir fueron temerariamente calumniadas en la prensa inglesa de izquierda, que se negó a publicar cualquier declaración en su defensa, incluso en forma de carta. En la actualidad, no sólo una critica grave a la URSS es considerada reprobable; aun la existencia de tal critica es en algunos casos mantenida en secreto. Por ejemplo, poco tiempo antes de su muerte, Trostky escribió una biografía de Stalin. Podemos dar por sentado que no era un libro imparcial, pero obviamente era vendible. Un editor americano había acordado su publicacióny el libro estaba en prensa -creo que ya se habían enviadolos ejemplares de promoción a los reseñistascuando la URSS entró en la guerra. El libro fue inmediatamente retirado. Ni una palabra sobre el asunto apareció nunca en la prensa británica, aun cuando, evidentemente, la existencia de tal libro y su supresión era una noticia de actualidad digna de algunos párrafos. George Orwell

59 jjvr, día

¡¡Sabia decisión!! Pero ahora unos cuantos quedan como unos colgaos de tomo y lomo. Un saludo

60 jjvr, día

#55 a las 15:04 A mí la que más me gusta es la de Linces de la república, da una clara idea del espíritu que regía en la época. Un saludo

61 Hegemon1, día

¡¡¡vaya cerracina!!!

62 Hegemon1, día

Ataque a una concejal del PP en Navarra: "fascistas, os vamos a matar. ETA os va a poner una bomba en el culo, os quedan 4 días" Los calificativos de "fascistas", "franquistas" y demás, ya lo hemos dicho, son consignas de los proetarras para estigmatizar y señalar a los asesinos las posibles víctimas. Esas consignas son identicas y con la misma intención de estigmatizar al contrario de aquellos que aplauden a los etarras y pasan por ser progresistas de izquierda. Esta es una realidad empírica, llena de razón.

63 Hegemon1, día

y aplaudo que se borren artículos proetarras y apologetas del terrorismo....

64 jjvr, día

...el que ha salido mal parado es "Al luga", que está con una crisis de identidad de caballo y tiene de enfermeras a las "nekanes". Un saludo

65 DeElea, día

Lo inquietante es que cuando la URSS y sus políticas se ven afectadas no puede esperarse una critica inteligente o siquiera, en muchos casos, la llana honestidad de los periodistas y escritores liberales que no están bajo una presión directa que los haga falsificar sus opiniones. Stalin es sacrosanto, y ciertos aspectos de su política no deben discutirse seriamente. Esta regla se ha observado casi universalmente desde 1941, pero desde diez años antes había funcionado más ampliamente de lo que a veces advertimos. Durante todo ese tiempo la critica de izquierda del régimen soviético no podía hacerse oír sino difícilmente. George Orwell

66 DeElea, día

Mientras tanto, la policía llenaba las cárceles con las bases del partido, no sólo con los militantes con carnet, sino con los milicianos, simpatizantes y toda suerte de colaboradores. Supongo que es imposible conocer las cifras exactas, pero hay razones para creer que durante la primera semana se detuvo a cuatrocientas personas solamente en Barcelona; lo cierto es que las cárceles estaban tan abarrotadas que tuvieron que encerrar a muchísimos detenidos en comercios y otros calabozos provisionales. Por lo que pude averiguar, no se diferenciaba entre las personas relacionadas con los disturbios de mayo y las que no tenían implicación alguna. La proscripción del POUM tuvo efectos retroactivos; el partido era ahora ilegal y, por lo tanto, todo el que alguna vez hubiera tenido alguna relación con él había infringido la ley. La policía llegó al extremo de detener a los heridos de los sanatorios. Yo, por ejemplo, vi encerrados en una cárcel a dos conocidos míos a los que les habían amputado una pierna; y a un niño que no tendría más de doce años. También hay que recordar lo que implica el encarcelamiento en la España actual. Aparte del horrible hacinamiento de los calabozos provisionales, las condiciones antihigiénicas, la falta de luz y de ventilación y la asquerosa comida, se observa la ausencia absoluta de todo lo que entendemos por legalidad. Por ejemplo, no se reconoce el habeas corpus ni otras zarandajas. Según la ley vigente, o al menos según la aplicación que se hace en el presente de ella, se puede detener a cualquiera durante un tiempo indefinido, no sólo sin que haya juicio previo sino sin que haya ni siquiera acusación; y hasta que ésta se formule, las autoridades pueden tenerlo, como dicen los españoles, "incomunicado", esto es, sin derecho a hablar con un abogado ni con nadie del mundo exterior. Es fácil entender el valor que tendrán las "confesiones" obtenidas en tales circunstancias. George Orwell

67 Ronin, día

En España falta patriotismo y sobra fanatismo. Es lamentable observar como una gran parte de la izquierda se ha ido convirtiendo poco a poco en una especie de secta de fanáticos religiosos que atacan automáticamente a los que no piensan como ellos. Su discurso ya solo se basa en la propaganda aliñada con algunas mentiras y exageraciones a ver si cuelan y algún que otro insulto. Es lo que suele ocurrirle a una ideología que cuando ha llegado al poder ha fracasado estrepitosamente a la hora de gobernar y dar soluciones. Ya solo les preocupa y de forma obsesiva el poder, pero ¿para que? si son nefastos gobernando. Cuando me refiero al patriotismo hablo de un patriotismo sano, que una a los españoles en vez de enfrentarlos y que lo que le preocupe de verdad sea hacer lo mejor para España y los ciudadanos. En fin, hoy por hoy parece una utopía.

68 kufisto, día

BB buenas tardes señores

69 ArrowEco, día

VV Ya me he percatado de la limpia. En la parte que me toca, pido disculpas por las extralimitaciones en las que haya podido incurrir, que seguro no son pocas. A veces uno entra al trapo como un victorino. Serán los calores.

70 ArrowEco, día

VV #70 Eso no es cierto.

71 jjvr, día

No le entren al trapo, es lo que busca.

72 jjvr, día

Éstos son los ídolos de Al luga: Los tres etarras detenidos en Francia tenían 20 fiambreras listas para explotar, según Rubalcaba http://www.lavanguardia.es/politica/noticias/20090819/53768069003/los-tres-etarras-detenidos-en-francia-tenian-20-fiambreras-listas-para-explotar-segun-rubalcaba.html ******** Bilbao/Madrid. (Agencias).- Una operación conjunta de las policías francesa y española permitió detener esta mañana a tres etarras que se encargaban de la gestión de los zulos de la banda y del suministro de armas y explosivos entre los comandos. Las investigaciones condujeron a la localización de un zulo situado cerca de la frontera española en el que ETA guardaba cien kilos de explosivo. ... ******** Un saludo

73 jjvr, día

... a éso se le podría dar una cruel y corta contestación.

74 jjvr, día

Cuidado con los provocadores, solo buscan enmerdarlo todo.

75 jjvr, día

...que es un grandísimo hipocritón hombre.

76 jjvr, día

¡¡Glup!!

77 DeElea, día

Mientes Borja…. Como de costumbre.

78 kufisto, día

BB "o se está con la libertad de expresión, o se está contra ella". Gansón dixit por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy con el hispánico e inaudito dr. Aglié umbertiano. se está o no se está. eso es todo

79 jjvr, día

...pero lo interesante sería saber que método pensaba emplear.

80 jjvr, día

¿os conocéis entonces?

81 mescaler, día

OO #87 A los "rojos" se nos reconoce por la cara. Contable dixit. Además, cualquiera con un poco de maña puede rastrear mi IP. Saludos, Mescalera

82 ArrowEco, día

VV Actuar a traición es costumbre de los niños de la fiambrera. Ellos se dicen socialistas. Será que es verdad.

83 jjvr, día

Algún no-friki a la escucha me puede decir que tal es La revolución de las comunidades de Castilla de Joseph Perez. Un saludo

84 jjvr, día

Hay que tratarlo como si fuera un sueño lúcido, pero no olvidar que solo es virtual, no real.

85 jjvr, día

Trampa para elefantes.

86 ArrowEco, día

VV Hace a penas un año... "jaritos dijo el día 13 de Agosto de 2008 a las 10:18: Del hilo anterior, para que no se quede sin leerlo. mescaler #152 o no tiene vd. ni p.uta idea de lo que habla o es un canalla. No eche balones fuera. No hablamos de los que tienen algún cargo e incluso protección. Y aún en estos casos, vea lo que le sucedió a la concejal de Guecho. Pruebe vd. a ponerse en el piel de un ciudadano común e intente, de forma individual, alzar la voz contra lo que quiera la Eta. ¿De verdad cree que no correría ningún riesgo? Pues de eso se trata cuando se dice que no se pueden hacer ciertas cosas. ------------------------------- "mescaler dijo el día 13 de Agosto de 2008 a las 10:28: jaritos, ya que usted está tan bien informado, dígame cuántos "ciudadanos comunes" han sido asesinados en el País Vasco por alzar su voz contra ETA, digamos en los últimos cinco años."

87 Oswald, día

Quitaos tos den medio. El mensaje más terrorífico de los censurados esta mañana ha sido el mío. Decía lo siguiente (recomiendo a los espíritus delicados que no lo lean, porque es muy desagradable y puede herir gravemente su sensibilidad): "Menuda mañanita"...horripilante ¿verdad?

88 DeElea, día

D. Pío entre las observaciones que hace en la entrada de hoy, yo añadiría la de la influencia Calvinista y protestante en cuanto al ethos económico, que siendo fundamental suele ser obviada o desconocida y que explica fácilmente las causas de su éxito puntual y de la ruina general a la que nos conducen sus sépanlo o no herederos y seguidores. Pongo este texto de Max Weber (la ética protestante y el espíritu del capitalismo) como ejemplo de lo que digo: I/II “Así pues, si en lo sucesivo se hizo predominante el principio básico de “to make the best of both worlds” (aprovechar lo mejor de ambos mundos), al final – como Dowden también ya observó – la tranquilidad de conciencia tuvo que ser colocada a la par de los medios que hacían confortable la vida burguesa, tal como en forma tan elegante lo expresa el aforismo alemán de la “suave almohada”. Lo que aquella época vivamente religiosa del Siglo XVII le legó a su heredera utilitarista fue, justamente y por sobre todo, una enorme tranquilidad – digamos sin temor: una tranquilidad farisea – de conciencia para ganar dinero, con tan sólo la condición que se adquiriese bajo formas legales. Cualquier remanente del “Deo placere vix potest” había desaparecido. ([382]) Surgió un ethos profesional burgués. Con la seguridad de contar con la plena Gracia de Dios y de estar visiblemente bendecido por Él, el empresario burgués podía, y debía, perseguir sus intereses lucrativos – siempre y cuando se mantuviese dentro de los límites de lo formalmente correcto, su evolución moral fuese impecable y el empleo de sus riquezas no fuese ofensivo. Por otra parte, el poder de la ascesis religiosa ponía a su disposición trabajadores sobrios, escrupulosos, extraordinariamente laboriosos, que se aferraban al trabajo como un objetivo de vida deseado por Dios. ([383]) Pero además, esta ascesis religiosa le agregaba aun la tranquilizadora seguridad de que la desigual distribución de la riqueza en este mundo constituía un muy especial designio de la Providencia Divina la cual, mediante estas diferencias, al igual que con su Gracia particular, perseguía así sus misteriosos e inescrutables fines. ([384]) Ya Calvino había pronunciado su muchas veces citada declaración en cuanto a que sólo manteniendo al “pueblo” – es decir: a la masa de los trabajadores – en la pobreza podía esperarse que éste siguiera siendo obediente a Dios. ([385]) Los holandeses (Pieter de la Court y otros) “secularizaron” esto afirmando que la mayoría de los hombres sólo trabaja cuando la necesidad la obliga a ello, y esta formulación del Leitmotiv de la economía capitalista terminó desembocando en la teoría de la “productividad” de los salarios bajos. También aquí el giro al utilitarismo se infiltró subrepticiamente en el pensamiento a medida en que agonizaba su raíz religiosa, y esto según el esquema del proceso que reiteradamente hemos observado. La ética medieval no solamente toleró al mendigo sino que prácticamente glorificó la mendicidad en la Ordenes mendicantes. Los mendigos seculares fueron incluso ocasionalmente designados y valorados como “estamento” desde el momento en que brindaban la oportunidad de realizar buenas obras a través de las limosnas. La ética social anglicana de los Estuardos todavía se hallaba muy cerca de esta posición. Le quedó reservado a la ascesis puritana el colaborar con esa dura legislación que los ingleses aplicaron a los pobres y que produjo el cambio fundamental. Y pudo hacerlo porque, en el seno de las sectas protestantes y las comunidades estrictamente puritanas en general, la mendicidad era efectivamente desconocida. ([386]) Por otra parte, visto desde el lado de los trabajadores, por ejemplo la versión pietista de Zinzendorf glorificaba al trabajador leal a su profesión y sin afán de lucro considerándolo como alguien que vive de acuerdo con el ejemplo de los apóstoles y, por lo tanto, dotado del carisma del apostolado. ([387]) Entre los baptistas existieron al principio concepciones más radicales todavía. Ahora bien, naturalmente la totalidad de la literatura ascética de casi todas las confesiones se encuentra impregnada del punto de vista que el trabajo leal realizado por alguien a quien la vida no le ha dado otras oportunidades es algo altamente agradable a Dios. A esto la ascesis protestante no aportó, en sí, nada nuevo. Pero, no sólo profundizó este punto de vista con la mayor intensidad, sino que creó esa norma que fue la única que resultó decisiva para su influencia: el impulso psicológico a través de la concepción del trabajo como profesión, entendida como el principal y en última instancia el único medio de estar seguro del propio estado de Gracia. ([388]) Y, por el otro lado, legalizó la explotación de esta específica disposición al trabajo al interpretar la ganancia monetaria del empresario como una “profesión”. ([389]) Resulta evidente la poderosa forma en que tenía que promover la “productividad” del trabajo – entendida ésta en el sentido capitalista de la palabra – el afán exclusivo de llegar al Reino de Dios a través del cumplimiento del deber laboral como profesión y la estricta ascesis que la disciplina eclesiástica le imponía natural y precisamente a las clases desposeídas. Para el trabajador moderno, el tratamiento del trabajo como “profesión” se hizo algo tan característico como lo fue para el empresario la correspondiente concepción de la ganancia. No fue sino la descripción de esta situación, nueva para aquél entonces, la de un observador tan agudo como Sir William Petty cuando explicó el poder económico holandés del Siglo XVII señalando que allí los “dissenters” (calvinistas y baptistas) especialmente numerosos eran las personas que “consideraban al trabajo y a la laboriosidad productiva como su deber para con Dios”.

89 ArrowEco, día

VV "Ciudadanos comunes", dice. Lo de los otros va en el sueldo.

90 Sorel, día

Buenas tardes. Tras unos días de asueto en la bella localidad cántabra de Noja, la vuelta al caluroso Madrid se hace un poco dura. Por cierto, no sería mala idea cobrar una especie de "arancel" a la inmensa cantidad de vascongados que habitan en tal población. Me temo que la reconversión industrial, especialmente en Vizcaya (Bilbao), pagada por todos los españolitos, les vino a las mil maravillas. No crean que veranean en San Sebastián o Biarritz, no..., ¡a Cantabria que aun siendo España se vive fenomenal! ¡Qué jeta! Aprovechando el tiempo libre adquirí, por curiosidad, la revista HISTORIA de National Geographic. ¡Vaya 3,50 euros tirados a la basura! Extraigo unas perlas en el apartado de reseñas literarias: El asesinato de Hipatia: la tragedia de Alejandría. "El jardín de Hipatia" de Olalla García. [...] La célebre filósofa de Alejandría, muerta en el año 415 a manos de una turba de cristianos fanáticos, da pie a esta atractiva recreación novelesca... Galileo: un genio de la ciencia víctima de la Inquisición. "Galileo Anticristo" de Michael White. [...] la actitud intransigente de unas autoridades eclesiásticas que a principios del XVII estaban decididas a imponer el valor literal de la Biblia frente a las teorías modernas. La lección de la vida de Galileo se encuentra en el ejemplo que ofrece de cómo la intolerancia religiosa pudo hacer de un científico honesto y piadoso un "Anticristo". Dejo para otra ocasión la bazofia que se puede encontrar en HISTORIA de Iberia vieja.

91 DeElea, día

II/II …./…. La organización racional de la vida sobre la base de la idea de la profesión es uno de los elementos constitutivos del espíritu capitalista moderno, y no sólo de él sino de la cultura moderna. Este elemento – y eso es lo que debería demostrar esta exposición – nació del espíritu de la ascesis cristiana. Léase otra vez el tratado de Franklin, citado al comienzo de este trabajo, y se verá que los elementos esenciales de la concepción que allí denominamos como constitutivos del “espíritu del capitalismo” son precisamente los que acabamos de descubrir como formando el contenido de la ascesis profesional puritana ([392]), sólo que sin el fundamento religioso que, en Franklin, ya había desaparecido. De hecho, la idea que el trabajo profesional moderno tiene una impronta ascética no es nada nueva. El limitarnos al trabajo especializado, con la renuncia a la amplia versatilidad de lo humano que ello implica, constituye en el mundo actual la condición indispensable para un desempeño valorado por lo que hoy “la acción” y “la renuncia” se condicionan mutua y fatalmente. Este trasfondo básico del estilo de vida burgués – si es que pretende ser realmente un estilo y no una ausencia de estilo – es lo que quiso enseñarnos también Goethe desde la cumbre de su sabiduría existencial, a través de sus “Wanderjahren” y en la culminación que le dio a la vida de su Fausto. ([393]) Goethe interpretó este hecho como el adiós y el abandono de una época plena de hermosa humanidad que no volverá a repetirse durante el transcurso de nuestro futuro desarrollo cultural de la misma forma en que tampoco se repitió la época del mayor esplendor de Atenas en la antigüedad. El puritano quiso ser un profesional; nosotros tenemos que serlo. Es que la ascesis, al ser transferida de las celdas de los monjes al la vida profesional y al comenzar a dominar la moralidad mundana, contribuyó con su parte a construir ese poderoso Cosmos del moderno orden económico que depende de las condiciones tecnológicas y económicas de la producción mecánico-maquinista. Hoy ese orden determina con abrumadora compulsión – y quizás seguirá determinando hasta que se haya consumido el último gramo de combustible fósil – el estilo de vida de todo individuo nacido dentro del ámbito de esta maquinaria, y no tan sólo de las personas económicamente activas. Según la opinión de Baxter, la preocupación por los bienes materiales debería cubrir los hombros de sus santos como “un delgado manto que puede ser arrojado a un lado en cualquier momento” ([394]) Pero el destino hizo del manto una caparazón dura como el acero. A medida en que la ascesis comenzó a reestructurar al mundo y a actuar plenamente en él, los bienes materiales de ese mundo fueron adquiriendo sobre el hombre un poder primero creciente y al final ineludible, como nunca antes había sucedido en la Historia. Hoy, el espíritu de aquella ascesis se ha escapado de dicha caparazón. ¿En forma definitiva? ¿Quién sabe? En todo caso, desde que se basa sobre fundamentos mecanicistas, el capitalismo triunfante ya no necesita este apoyo. Incluso el radiante espíritu de su risueña heredera, la Ilustración, parece palidecer definitivamente y la idea de la “obligación profesional” ronda nuestras vidas como un fantasma de los contenidos de una fe religiosa del pasado. Hoy, en la mayoría de los casos, el individuo se abstiene de interpretarla en absoluto allí en dónde el “cumplir con la profesión” no puede ser relacionado directamente con los máximos valores culturales; o bien y a la inversa, allí en dónde esto por fuerza se percibe en forma subjetiva sencillamente como una imposición económica. En el ámbito de su mayor auge, en los Estados Unidos, el afán de lucro desposeído de su sentido ético-religioso tiende a asociarse con pasiones puramente agonales que, en no pocos casos, le otorgan directamente un carácter deportivo. ([395]) Nadie sabe ya quien vivirá en el futuro dentro de aquella caparazón; o si al final de este tremendo proceso habrá profetas completamente nuevos o un poderoso renacimiento de antiguos pensamientos e ideales; o bien – en caso de no producirse ninguna de las dos alternativas – si la petrificación mecanizada se ocultará detrás de una especie de “darse aires de importancia”. De todas formas, en ese caso, podría ser aplicable al “ultimo hombre” de este proceso cultural la frase de: “Especialistas sin espíritu, hedonistas sin corazón: esta insignificancia se cree que ha logrado escalar hasta un nivel nunca antes alcanzado por la humanidad”.

92 ArrowEco, día

VV El comentario #152 del hilo anterior al que hacía referencia jaritos... "mescaler dijo el día 13 de Agosto de 2008 a las 09:59: (Pone primero la cita de bacon) bacon: Escribí también alguna vez, dirigiéndome a alruga o mescaler, que en vascongadas no se puede alzar la voz si no es para decir lo que quiere ETA. Sin respuesta. (Ahora reponde el interfecto) Le respondo: eso no es cierto. Y la prueba son las numerosas voces que, en Euskadi, critican y condenan a ETA."

93 Oswald, día

Sorel: pues Historia de Iberia Vieja es la revista de César Vidal, o al menos lo era y supongo que lo sigue siendo. Mesca: ¿que es un "ciudadano común"?, ¿un ciudadano de propiedad pública?

94 Sorel, día

Olvidaba el reportaje de la primera pseudo revista histórica: Voltaire: el filósofo que luchó contra la intolerancia. ¡No tiene desperdicio! ¿Lo habrá escrito Pepiño Blanco o la Pajín?

95 ArrowEco, día

VV En resumen, que Euskadi es, para algunos, el paraiso de la libertad de expresión. Negar hasta ese punto la evidencia es indicativo del sectarismo enfermizo que padece esta escoria.

96 mescaler, día

OO #101 Lo mismo le digo.

97 ArrowEco, día

VV #102 No, estas como una puñetera cabra, campeón. Y aprovecho para decirte que TODOS, comunes y no comunes, con mayor o menor exponente en esta sociedad, estamos amenazados por unos asesinos socialistas por estar contra ellos; de palabra, de obra o de lo que sea. No queremos en España a terroristas, a cómplices de terroristas ni a encubridores de terroristas. ¿Te enteras?

98 Sorel, día

97#Oswald Como usted bien dice: "era", ya que abandonó el proyecto por el cariz que tomaba la revista. No me extraña. En el nº 50, se puede leer el reportaje titulado BUENAVENTURA DURRUTI, CORAZÓN INDOMABLE. ¡Y no comenta el famoso episodio de las milicianas guarronas fusiladas por orden suya al ser las culpables, según el ínclito terrorista, del contagio masivo de sífilis en sus tropas!

99 mescaler, día

OO #104 ¿Por qué soy un mentiroso, ArrowEco? ¿Qué decía el mensaje censurado de Hegemon1?

100 mescaler, día

OO Estos "caballeretes" tiran la piedra y miran para otro lado. Lo curioso es que quieren construir una "Nueva España", ¡Que dios nos pille confesados!

101 ArrowEco, día

VV #106 Digo que es de no estar bien de la bola pasarse toda la tarde dando por saco con el mismo rollo. Que es de no estar bien sentirse tan herido en el honor por un compañero de blog, incluso proferir acusaciones graves de amenazas de muerte, y a la vez tener tanta consideración con los criminales armados que nos acechan. Si estás tandesquiciado, tómate un buen vaso de leche fresca con un lexatin y vete a dormir.

102 mescaler, día

OO #108 Retire lo de mentiroso.

103 ArrowEco, día

VV #109 Vaya espectáculo que estás dando, capullo.

104 mescaler, día

OO Aquí venimos a pasar el rato. Los insultos, si son ocurrentes, le dan vidilla al blog. Pero no voy a admitir que un tipo me amenace y que, encima, unos colegas suyos me tachen de mentiroso.

105 mescaler, día

OO Unos colegas que son unos cobardes de tomo y lomo, porque, cuando se llega a esos extremos, hay que sostener las acusaciones.

106 Oswald, día

Estáis pesaditos ¿eh?

107 DeElea, día

Borja mentiroso

108 Ronin, día

Sorel, Hipatia fue efectivamente asesinada por un grupo de cristianos fanáticos. Por casualidad lo tengo por ahí en un libro de Historia bastante interesante por cierto.

109 mescaler, día

OO #114 ¿Por qué? ¿Hegemon1 no habló de exterminarnos a alruga y a mí?

110 Sorel, día

115#Ronin ¿Pero cuánto de fanáticos? Lo digo porque estoy harto de escritorzuelos de tres al cuarto que para vender un mísero libro atacan a lo más fácil: a la Iglesia Católica.

111 mescaler, día

OO #115 No, Ronin, Hipatia fue asesinada por un grupo de "progres" en una cheka de Alejandría. Lo va a contar Moa en su próximo libro.

112 Oswald, día

Ronin (115), tiene razón. Hechos son hechos.

113 mescaler, día

OO #117 Hay que ser BASTANTE fanático para asesinar a los que no piensan como tú.

114 Sorel, día

Por cierto... ¿Podría alguien explicarme qué ha sucedido entre mescaler y Hegemon1? Noto cierta hostilidad. ¿A qué se debe?

115 Ronin, día

117 Muy fanáticos, Sorel, podría decirse que se trataba de un grupo de fundamentalistas cristianos del s. V que actuaba en Egipto, eran una especie de monjes o algo así bastante violentos e intransigentes. Lo leí hace tiempo.

116 Oswald, día

No, Mescaler, a Hipatia la mató el trío de las Azores (que por cierto, eran cuatro). Al menos eso dice Mª Antonia Iglesias.

117 mescaler, día

OO #121 Esta mañana, Hegemon1 nos amenazó a alruga y a mí con "exterminarnos". Y cuando le pedí que retirase esas palabras, Hegemon1, con chulería, me contestó que podía "esperar sentado". Tengo que aclararle que gran parte de los mensajes de hoy han sido borrados por el censor.

118 Sorel, día

124#mescaler Gracias por la aclaración. Primera noticia de la existencia de un censor en el blog.

119 mescaler, día

#125 El censor hacía mucho tiempo que no actuaba. Espero que no entremos en una nueva "etapa negra".

120 Oswald, día

Bastante bueno (para variar) el artículo de la wikipedia en español sobre Hipatia: http://es.wikipedia.org/wiki/Hipatia

121 Ronin, día

En este blog se personaliza demasiado, que si este me dijo, que si el otro escribió no se que. Estas discusiones de patio de guardería resultan aburridas y bastante infantiles.

122 jjvr, día

Desgraciadamente.....mala hierba nunca muere.

123 jjvr, día

Una edad dorada sin alruga las nekanes y otros plumillas.

124 jjvr, día

.... y el censor, mas que borrar posts debía poner algún bozal.

125 Sorel, día

Me despido por hoy señores con la promesa de reflexionar acerca de la muerte de la protomártir feminista, Hipatia de Alejandría, a manos de esos fanáticos y abyectos cristianos. Buenas noches.

126 Ronin, día

127 Hay que reconocer que los primeros siglos del judeocristianismo son la leche. Un asunto del que normalmente solo se sabe la mitad de la mitad y se habla menos todavía. Buen artículo Oswald.

127 Oswald, día

Sorel: una cosa es denunicar con razón que los progres vean la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio y que se apropien indebidamente de personajes como Hipatia, y otra cosa es negar u ocultar que esta pobre y sabia mujer fuera bárbaramente asesinada por unos cristianos fanáticos.

128 DeElea, día

Todos sabemos que los prejuicios son mú malos y pueden llevar al fanatismo, por eso recomiendo que lean este interesante enlace sobre Hipatia y sobre la leyenda de Hipatia. Especialmente a partir de la pagina 32 http://books.google.es/books?id=2MjpNlFRCU0C&pg=PA13&lpg=PA13&dq=hipatia+de+alejandr%C3%ADa&source=bl&ots=1grlWoVVkQ&sig=COF1LbXMv7PoiGZvo1akjHirqQ0&hl=es&ei=50GMSvywFqbajQfo6IHlCw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=11#v=onepage&q=&f=false

129 Hegemon1, día

¿Ciudadanos comunes asesiandos por la ETA?....van más de 800 miliciano..a ti te parecerán pocos aún..¿verdad? Más preocupado esta este impresentable de los derechos de los asesinos y de que se le reconozcan en las instituciones democráticas pistola en mano que de la memoría de los asesinados por estos nazis....

130 Ronin, día

Es que el bueno de Sorel es de los que cree que los cristianos han sido siempre unos pedazos de pan, buenos, humildes, perseguidos y dejándose matar. No veas como se las gastaban cuando por fin fueron integrados en las altas esferas del impero romano. Entonces dijeron esta es la nuestra.

131 mescaler, día

#136 Hegemon1, todavía estoy esperando que retire sus amenazas.

132 DeElea, día

Ronin. No ha mucho acusaba usted aquí a los cristianos de ser precisamente todo lo contrario…… ¿en que quedamos?

133 mescaler, día

#136 Por desgracia, no puedo presentar pruebas, porque el censor le ha hecho un favor y las ha borrado. Pero espero que usted sepa lo que es el honor, y retire esas palabras.

134 Hegemon1, día

121# Milciano: Así no fué la cosa. Todo mentira como es costumbre en ti. Además a ti no te tengo que pedir disculpas de nada. ¿Alguuién ve normal que una violada pida disculpas a su violador?...¡¡por favor!!!... Y mantengo lo que dije, hay que exterminar a los asesinos etarras. Si el miliciano se dió por aludido, no es mi problema. No querran los señores proetarras que encima de asesinarnos les hagamos el paseillo. ¡¡mantengo lo dicho mescalero, exterminio total de la banda de asesinos de la ETA!!!...¿tienes algún problema al respecto?..seguro que si porque parece ser que mencionar el deseo de acabar con la banda ETA te afecta, te ofende y te cabrea...por algo te considero un proetarra.

135 bigastr, día

Muy interesante e ilustrativo, Sr. Moa, su artículo sobre la ciencia y los científicos. No niego los méritos de Galileo, pero sin Keepler y sus tres leyes universales, no entenderíamos la mecánica celeste. Considérese que Newton cuando era felicitado por sus prodigiosos hayazgos en Física, utilizaba una metáfora "...que se había subido en los hombros de gigantes", Y se refería principalmente a Keepler. La historia no ha sido muy justa con este gran matemático, tal vez, porque se sirvió de las observaciones de Tycho Bhrae para descifrar la mecánica del sistema solar.

136 mescaler, día

#141 Me di por aludido porque USTED ME INCLUYÓ entre los asesinos de ETA. Además, lo lleva haciendo desde hace mucho tiempo. Retire esa acusación, entonces.

137 Hegemon1, día

140# Proetarra: ¿Cómo se atreve usted a exigir honor a los demás cuando usted carece totaolmente de él?....esto es ya una burla...le repito que espere sentado porque mantengo lo que dicho. Si usted se siente aludido es su problema no el mio. Yi si usted se siente agredido proque yo diga que hay que exterminar a los etarras, entonces es que usted es un etarra, por lo tabto hay que exterminarlo. Le exijo que pida perdón y disculpas por todos los asesinatos cometidos por los etarras, si tiene usted honor. Mi honor está intacto, mirese el suyo a ver si se los encuentra.

138 Oswald, día

DeElea: gracias por el libro sobre Hipatia.

139 Hegemon1, día

Isaac Newton, como menciona Moa en su escrito, es el más grande científico de la historia. Sus hallazgos, Sus leyes sobre la masa, fuerza y aceleración, su matemática integral, etc, sólo están al alcance de un genio. Hay que explicar porqué en algunos paises se dió pie al desarrollo de la ciencia y en otros no.

140 Hegemon1, día

Los ingleses realizaron grandes viajes científicos durante el siglo XVIII, los españoles igual. Malespina y el propio Churruca eran considereados grandes marinos y científicos. De lso viajes de Malespina se tiene una gran información y descubrimientos en botánica, biología, cartas marítimas, etc...cuando volvio de su viaje fué encarcelado en La Coruña por intrigas políticas perdiéndose toso lo estudiado....Y así muchas veces en nuestro paáis.

141 ArrowEco, día

VV Qué van a decir un par de paganos...

142 mescaler, día

#144 Además, en su mensaje amenazante nos citó expresamente a alruga y a mí. Le pierde su incontinencia verbal. Como veo que carece de honor, espero que tenga la dignidad de no volver a dirigirme la palabra en este blog, ni hacer ninguna referencia a mi persona o a mis intervenciones. Yo haré lo propio. Hasta nunca.

143 Ronin, día

139 Pues le explico De Elea. El judeocristianismo como fisofía me parece gazmoña, mansurrona y por supuesto no apta para un imperio como el romano que en esa época tenía que combatir a muerte y sin escrúpulos en prácticamente todas sus fronteras. Personalmente lo que hizo Constantino me parece un error de bulto, pero allá él, tal vez lo hizo para aplacar y anestesiar a la población y que no se les creara encima un frente interno. En cuanto a lo que empezaron a hacer los cristianos en cuanto comenzaron a tocar poder fue una ofensiva en toda regla contra todo lo que ellos llamaban paganismo que incluía a bastantes corrientes filosóficas y científicas de la época dorada del clasicismo antiguo. Y además lo hicieron sin contemplaciones, con prohibiciones y persecuciones. En suma, que se comportaron como verdaderos fanáticos de la nueva fe. Como ve, el judeocristianismo tiene muchas caras. Elija la que mas le guste. Yo no me quedo con ninguna.

144 Ronin, día

Mi comentario anterior iba al 132 y no al 139.

145 DeElea, día

Mire Ronin usted habla por hablar y no suelta mas que ridículos y contradictorios prejuicios que no se adaptan a la realidad ni con calzador

146 Hegemon1, día

142# Proetarra: Si de honor se tratara miliciano.....usted sería el último. Es usted un impresentable y un cobarde. El censor ya no me permite demostrar lo miserable que es usted. Sin venir a cuento y sin tener vela en el entierro y sin que yo dijera nada en su contra ni a favor, usted publicó esta mañana un post que con palabras soeces, insultantes y alusivas a mis gustos sexuales, junto con una foto de una muerto palestino, dijo de mi que me producía placer (orgasmo dijo concretamnete) cosas de ese estilo... El honor brilla por su ausencia en usted y reitero lo dicho hasta entonces. Sigue usted sientiendose aludido, luego no proteste porque le llame proetarra si usted mismo lo admite. Y me acojo a su consejo, usted no existe.

147 DeElea, día

Capítulo 3 La Herejía Arriana El arrianismo fue la primera de las grandes herejías. Desde la fundación de la Iglesia en Pentecostés del año 29 o 33 DC existió una masa de movimientos heréticos que llenó los tres primeros siglos. Casi todos ellos, se volcaron hacia la naturaleza de Cristo. La predicación, la personalidad y los milagros de Nuestro Señor, pero sobre todo su resurrección, tuvieron el efecto de promover la concepción de un poder divino. Esta concepción impregnó toda la cuestión para cualquiera que tuviese un mínimo de fe en las maravillas presentadas. Ahora bien, en esto la tradición central de la Iglesia, al igual que en cualquier otro caso de doctrina disputada, fue sólida y clara desde el comienzo. Nuestro Señor fue indudablemente un hombre. Nació como nacen los hombres. Murió como mueren los hombres. Vivió como un hombre y fue conocido como hombre por un grupo de íntimos compañeros y un número muy grande de hombres y mujeres que lo siguieron, lo escucharon y presenciaron sus acciones. Pero, dijo la Iglesia, también fue Dios. Dios descendió sobre la tierra y encarnó en un hombre. No fue meramente un hombre influenciado por la Divinidad, ni tampoco una manifestación de la Divinidad bajo una apariencia humana. Fue al mismo tiempo plenamente Dios y plenamente Hombre. Sobre esto, la tradición central de la Iglesia nunca vaciló. Fue dado por sentado desde el principio por quienes tienen autoridad para hablar. Pero un misterio resulta por fuerza incomprensible precisamente por ser misterio. Por eso el ser humano, siendo un ser racional, está perpetuamente intentando racionalizarlo. Eso fue lo que sucedió con este misterio. Un grupo dijo que Cristo fue solamente un hombre, si bien un hombre dotado de poderes especiales. El otro grupo, en el extremo opuesto, dijo que fue una manifestación de lo divino; que su naturaleza humana fue ilusoria. Y estos extremos se alternaron indefinidamente. Pues bien, la herejía arriana fue en cierta forma el resumen y la conclusión de todos estos movimientos del lado no ortodoxo; esto es: de todos los movimientos que no aceptaban el misterio pleno de las dos naturalezas. Desde el momento en que es muy difícil racionalizar la unión de lo infinito con lo finito, puesto que existe una aparente contradicción en los dos términos, la forma final en la que quedó resuelta la confusión de las herejías fue una declaración según la cual Nuestro Señor poseyó tanto de la Esencia Divina como le es posible poseer a una creatura pero que, así y todo, no dejó de ser una creatura. No fue el Dios infinito y omnipotente quien por su naturaleza tiene que ser uno e indivisible, y no podía ser al mismo tiempo (así dijeron) un ser humano limitado manifestándose y teniendo su ser en la esfera temporal. El arrianismo (más adelante describiré el origen del nombre) estaba dispuesto a otorgarle a Nuestro Señor toda clase de honores y majestades menos la de la naturaleza plena de la Divinidad. Fue creado (o bien, si a las personas no les gustaba la palabra “creado” entonces se utilizaba aquella otra de “surgió”) de la Divinidad antes de todas las demás cosas. A través de Él fue creado el mundo. Se le otorgó (paradójicamente) el poder de todos los atributos divinos menos el de la divinidad. En lo esencial, este movimiento surgió de exactamente las mismas fuentes que las de cualquier otro movimiento racionalista desde el principio de los tiempos hasta el presente. Surgió del deseo de visualizar en forma clara y simple algo que está más allá del alcance de la visión y de la comprensión humanas. Por consiguiente, a pesar de que comenzó concediéndole a Nuestro Señor todo honor posible y toda gloria excepto la de la Divinidad concreta, en el largo plazo hubiera conducido al unitarianismo y finalmente al tratamiento de Nuestro Señor como un profeta y, por más exaltación que se aplicara, como nada más que un profeta. Todas las herejías respiran el aire de los tiempos en los que surgen y constituyen necesariamente un reflejo de la filosofía inherente a las ideas no-católicas predominantes al momento de su aparición. El arrianismo también habló en los términos de su época. No comenzó, como comenzaría hoy un movimiento similar, haciendo de Nuestro Señor un simple hombre y nada más. Menos todavía negó lo sobrenatural como un todo. La época en la cual surgió (durante los años alrededor del 300 DC) fue un tiempo en el cual toda la sociedad aceptaba lo sobrenatural como algo sabido. Pero el arrianismo se refirió a Nuestro Señor como un Agente Supremo de Dios el Demiurgo y lo consideró como la primera y más grande de aquellas emanaciones de la Divinidad Central mediante las cuales la filosofía de moda por aquellos días trataba de superar la dificultad de reconciliar al Creador infinito y simple con un universo complejo y finito. Vaya lo dicho por la doctrina y por lo que hubiera terminado de ser si hubiera triunfado. Hubiera transformado a la nueva religión en algo parecido al mahometanismo o, quizás y considerando la naturaleza de la sociedad griega y romana, en algo parecido a un calvinismo oriental. De cualquier modo, lo que acabo de describir fue el estado de esta doctrina mientras floreció: fue una negativa de la completa divinidad de Nuestro Señor combinada con la aceptación de todos sus otros atributos. Ahora bien, cuando hablamos de las herejías más antiguas, tenemos que considerar sus efectos espirituales – y por lo tanto sociales – mucho más que su mero error doctrinario, a pesar de que ese error doctrinario haya sido la causa última de todos sus efectos espirituales y sociales. Tenemos que hacerlo así porque, cuando una herejía ha estado muerta por mucho tiempo, su atractivo se olvida. Al carecer ya de la experiencia directa, no existe para nosotros el tono particular y la inconfundible impresión que esa herejía estampó sobre la sociedad y por eso debe ser recreada de algún modo por cualquiera que pretenda hacer verdadera Historia. Sin una explicación de esta clase, sería imposible hacerle entender a un católico actual de Berna, o a un campesino de la región de Lourdes – donde el calvinismo otrora predominante hoy está muerto – el atractivo y el caracter individual del calvinismo tal como éste todavía sobrevive en Escocia y en sectores de los Estados Unidos. Tenemos, pues, que reconstruir aquí esta atmósfera arriana porque, hasta que no comprendamos su atractivo espiritual y por lo tanto social, no podremos decir que realmente lo conocemos en absoluto. Más allá de ello, hay que comprender el atractivo o caracter personal del movimiento, y su efecto individual sobre la sociedad, a fin de entender su importancia. No existe error más grande a lo largo y ancho de toda la mala Historia que imaginar que las diferencias doctrinarias no tienen intensos efectos sociales porque son abstractas y se hallan alejadas de las cosas prácticas de la vida. Descríbasele a un chino actual la disputa doctrinaria de la Reforma diciéndole que, por sobre todo, constituyó la negación de la doctrina de la unidad de la iglesia visible y la autoridad especial de sus funcionarios. Eso sería cierto. El chino comprendería lo que sucedió con esta Reforma en el mismo sentido en que comprendería una enunciación matemática. Pero, ¿le permitiría ello comprender a los hugonotes franceses de la actualidad, el estilo prusiano de la guerra y la política, la naturaleza de Inglaterra y su pasado desde que el puritanismo surgió en este país? ¿Le haría comprender los Orange Lodges, {[3]} o los sistemas morales y políticos de, digamos, H. G. Wells o Bernard Shaw? ¡Por supuesto que no! El exponerle a una persona la Historia del tabaco, el darle la fórmula química (si existiese tal cosa) de la nicotina, no implica hacerle comprender lo que significa el aroma del tabaco ni los efectos del fumarlo. Lo mismo sucede con el arrianismo. Describir meramente al arrianismo desde el punto de vista doctrinario es enunciar una fórmula; no implica transmitir la cosa en si. Cuando el arrianismo surgió, descendió sobre una sociedad que ya era – y que ya había sido durante largo tiempo – el único organismo político universal del cual todas las personas eran ciudadanos. No existían las naciones separadas. El Imperio Romano era un sólo Estado desde el Éufrates hasta el Atlántico y desde el Sahara hasta los Highlands escoceses. Se gobernaba de un modo monárquico por el Comandante en Jefe, o los Comandantes en Jefe, de los ejércitos. El título del Comandante en jefe era el de “Imperator”, de dónde proviene nuestra palabra “Emperador”, y por ello denominamos dicho Estado como “Imperio Romano”. Lo que el emperador, o los emperadores asociados, declaraban ser constituía oficialmente la actitud de la totalidad del imperio (de acuerdo al último esquema existieron dos emperadores, cada uno con un coadjutor, lo cual hace cuatro, pero pronto se fusionaron en una sola cabeza y en un único emperador). Los emperadores – y por lo tanto todo el esquema oficial que dependía de ellos – habían sido anticristianos durante el período en que Iglesia Católica creció en medio de la sociedad pagana de romanos y griegos. Durante casi 300 años, los emperadores y la estructura oficial de aquella sociedad consideraron a la crecientemente poderosa Iglesia Católica como una extraña y muy peligrosa amenaza para las tradiciones y, por consiguiente, para la fortaleza del antiguo mundo grecorromano. La Iglesia, tal como estaba establecida, constituía un Estado dentro del Estado; poseía sus propios funcionarios supremos, los obispos, y su propia organización altamente desarrollada y poderosa. Estaba en todas partes. Contrastaba fuertemente con el mundo antiguo en medio del cual se había arrojado. Lo que sería la vida para uno significaría la muerte para el otro. El mundo antiguo se defendió a través de la acción de los últimos emperadores paganos que lanzaron muchas persecuciones contra la Iglesia, terminando en una persecución final y muy drástica que fracasó. (sigue)

148 Vendeano, día

Un muy buen libro con las vidas noveladas de Copérnico, Kepler y Galileo: "Los sonámbulos", de Arthur Koestler. Nos aproxima humanamente a estos personajes, sin mitificarlos (relata sin contemplaciones el mal humor de Galileo, su egotismo y su cuasi desprecio a Kepler, mucho más noble). Siendo literatura de la mejor, exhibe también la mejor ciencia, demostrando el autor un conocimiento profundísimo de la historia de la ciencia. Tiene momentos sublimes, personalmente me emocionaron algunos de la parte dedicada a Kepler.

149 DeElea, día

Al principio la causa católica fue apoyada, y por último abiertamente sostenida, por un hombre que conquistó a todos sus rivales y se estableció como el monarca supremo de todo el Estado: el emperador Constantino el Grande, que gobernó desde Constantinopla, la ciudad que fundó llamándola la “Nueva Roma”. Después de este acontecimiento, el gobierno central del Imperio fue cristiano. Para el crítico año de 325 DC, casi tres siglos después de Pentecostés, la Iglesia Católica se había convertido en la religión oficial del Imperio – o al menos en la religión del palacio –y permaneció siéndolo (excepto un intervalo excepcional muy corto) mientras el Imperio existió. {[4]} Pero no hay que imaginarse que la mayoría de las personas ya adherían a la religión cristiana, ni siquiera en el Este de habla griega. Por cierto que no constituían nada parecido a una mayoría en el Oeste de habla latina. Como en todos los grandes cambios a lo largo de la Historia, los grupos involucrados fueron minorías imbuidas de diferentes grados de entusiasmo, o falta de entusiasmo. Estas minorías tuvieron diferentes motivaciones y lucharon por imponer su predisposición mental a las masas titubeantes e indecisas. De estas minorías, los cristianos constituían la más numerosa y (lo que es más importante) la más vehemente, la más convencida y la única completa y estrictamente organizada. La conversión del Emperador les aportó una gran afluencia de personas pertenecientes a la mayoría indecisa. La mayor parte estas personas quizás apenas si entendían esa cosa nueva a la cual estaban adhiriendo y seguramente en su mayor parte no estaban comprometidas con ella; pero lo nuevo había triunfado políticamente y eso les bastaba. Otros muchos extrañaron a los antiguos dioses pero consideraron que no valía la pena arriesgarse a defenderlos. A muchos más no les interesó en absoluto lo que quedaba de los dioses antiguos sin que por ello sintieran un interés mayor en las nuevas modas cristianas. Pero en medio de todo ello, subsistió una fuerte minoría de paganos altamente inteligentes y resueltos que tenían de su lado no solamente las tradiciones de una acaudalada clase gobernante sino también el grueso de los mejores escritores y, por supuesto, el poder otorgado por la memoria viva de su larga posición dominante en la sociedad. Y en ese mundo existió aún otro elemento, separado de todo el resto, y que es extremadamente importante comprender: el ejército. El por qué es tan importante que comprendamos la posición del ejército es algo que veremos en un momento. Cuando el poder del arrianismo se manifestó a través del mundo grecorromano durante aquellos primeros años del Imperio Cristiano oficial y su gobierno universal, el arrianismo se convirtió en el núcleo o centro de muchas fuerzas que serían, por si mismas, indiferentes a su doctrina. Se convirtió en el punto de encuentro de muchas tradiciones arraigadas y supervivientes del mundo antiguo; tradiciones que no eran religiosas sino intelectuales, sociales, morales, literarias y de toda otra clase. Podemos ponerlo bastante vívidamente en jerga moderna diciendo que el arrianismo, presente de este modo en las nuevas grandes discusiones dentro del cuerpo de la Iglesia Cristiana por la época en que la Iglesia alcanzó apoyo oficial y se convirtió en la religión oficial del Imperio, atrajo a todos los “encopetados”, al menos a la mitad de los esnobs y a casi todos los conservadores idealistas “reaccionarios”, ya sea que fuesen, o no, nominalmente cristianos. Sabemos que atrajo grandes cantidades de aquellos que realmente eran cristianos. Pero también fue el punto de encuentro de estas fuerzas no-cristianas que tanta importancia tenían en la sociedad de aquella época. Una gran cantidad de las antiguas familias nobles se resistía a aceptar la revolución social que implicaba el triunfo de la Iglesia Cristiana. Esas familias se inclinaron naturalmente hacia un movimiento en cuyo interior reinaba una atmósfera de superioridad social por sobre el populacho y en el cual instintivamente percibieron una oposición a la vida y a la supervivencia de esa Iglesia. En última instancia, la Iglesia dependía y se hallaba sostenida por las masas. Las personas de antigua tradición familiar y fortuna hallaron al arriano más simpático y un mejor aliado de la aristocracia que al católico ordinario. Muchos intelectuales se encontraron en la misma posición. Éstos no tenían el orgullo de las antiguas tradiciones familiares y sociales del pasado, pero poseían el orgullo de la cultura. Recordaban con añoranza el pasado prestigio de los filósofos paganos. Consideraban que la gran revolución representada por la transición del paganismo al catolicismo destruiría tanto las antiguas tradiciones culturales como a su propia posición cultural. Los simples esnobs, que siempre constituyen un amplio cuerpo en cualquier sociedad establecida, las personas que no tienen opinión propia y que siguen lo que creen que es la cosa honorable del momento, se encontraron divididos. Quizás la mayoría de ellos estaba dispuesta a seguir la tendencia oficial de la corte y a acoplarse abiertamente a la nueva religión. Pero siempre habrá habido una cierta cantidad que habrá pensado que resultaba más “elegante”, más “a la moda”, profesar simpatía con las viejas tradiciones paganas, con las antiguas grandes familias, con la tradicional y venerable cultura y literatura paganas y todo lo demás. Todo ello reforzó al movimiento arriano en su tendencia destructora del catolicismo. Además de ello, el arrianismo tuvo aún otro aliado más, y la naturaleza de esta alianza es tan sutil que requiere un examen muy cuidadoso. Tuvo como aliado la tendencia del gobierno de una monarquía absoluta a tener casi miedo de las emociones presentes en la mente de las personas, especialmente de las más pobres: emociones que, si se expandían y se volvían apasionadas y capturaban a la masa de la población, podían volverse demasiado fuertes como para ser gobernadas obligando a las autoridades a inclinarse ante ellas. Aquí hay una paradoja difícil pero que es importante reconocer. En forma superficial, un gobierno absoluto, especialmente el que se encuentra en manos de un sólo hombre, parecería ser lo opuesto a un gobierno popular. Las dos formas de gobierno parecen contradictorias a quienes no han visto a la monarquía absoluta en funcionamiento. Para quienes sí la han visto es todo lo contrario. Un gobierno absoluto implica el apoyo de las masas en contra del poder de la riqueza que se encuentra en manos de unos pocos, o contra el poder de los ejércitos que se encuentra en manos de unos pocos. Por consiguiente es imaginable que el poder imperial de Constantinopla sintiera más simpatía hacia las masas populares católicas que hacia los intelectuales y los demás que siguieron al arrianismo. Pero, si bien la misma existencia de un gobierno absoluto responde a la necesidad de defender a las masas de una minoría poderosa, no debemos olvidar que es un gobierno al que le gusta gobernar. No le gusta sentir que en el Estado existe un rival desafiando su propio poder. No le gusta percibir que pueden haber grandes decisiones impuestas por organizaciones diferentes a las de su propia organización oficial. Por ello es que aún los funcionarios y emperadores más cristianos cultivaron en el fondo de sus mentes una simpatía potencial con el arrianismo durante el primer ciclo de vida del movimiento arriano y por ello es que esta simpatía potencial aparece en algunos casos como simpatía activa y públicamente declarada en favor del arrianismo. Y el arrianismo tuvo aún otro aliado por medio del cual casi llegó a triunfar: el ejército. (sigue)

150 Ronin, día

145 Ya empezamos. No se me pongan nerviosos, no empecemos a descalificar. Muestreme usted esa realidad que enmarcamos en los siglos IV al VI pero sin apasionamientos, procure ser serio y objetivo e ilumíneme.

151 DeElea, día

A fin de entender qué tan poderoso fue este aliado, tenemos que apreciar tanto lo que el Ejército Romano significó en aquellos días como la forma en que estaba compuesto. En cuestión de números, el ejército constituía por supuesto tan sólo una fracción de la sociedad. No tenemos certeza de los números exactos; como máximo habrá ascendido a medio millón de efectivos, probablemente bastante menos. Pero sería ridículo juzgar la materia en forma cuantitativa. En condiciones normales, el ejército constituía la mitad, o más de la mitad, del Estado. En ese Siglo IV, tanto como para usar una metáfora, el ejército representaba el auténtico cemento – o bien, para emplear otra: el armazón – la fuerza aglutinante, el sostén, el propio sermaterial del Imperio Romano. Había sido así durante los siglos anteriores y seguiría siendo así durante generaciones. Es absolutamente esencial entender este punto, porque explica tres cuartas partes de lo que sucedió, no sólo en cuanto a lo relacionado con la herejía arriana sino en cuanto a todos los demás hechos ocurridos entre los días de Mario (bajo cuya administración el Ejército Romano se hizo profesional por primera vez) y el ataque mahometano a Europa – esto es: desde más de un siglo antes de la Era Cristiana hasta principios del Siglo VII. La posición social y política del ejército explica todos esos setecientos años y más. El Imperio Romano fue un Estado militar. No fue un Estado civil. La vía de acceso al poder pasaba por el ejército. La concepción de gloria y éxito, la obtención de riqueza en muchos casos, el acceso al poder político en casi todos los casos, todo ello dependía en aquellos días del ejército del mismo modo en que hoy depende de préstamos financieros, especulaciones, camándulas, manipulación de votos, caudillismos y publicaciones. Originalmente, el ejército había consistido de ciudadanos romanos, todos los cuales fueron itálicos. Luego, a medida en que el poder del Estado Romano se fue expandiendo, incorporó tropas auxiliares, gentes que seguían a capitanejos locales, y terminó integrando al sistema militar romano – y hasta reclutando en sus cuadros regulares – a elementos de todas las partes y provincias del Imperio. Antes de que terminaran los primeros cien años del Imperio ya había muchos galos y españoles en el ejército. Durante los siguientes doscientos años – esto es: durante los doscientos años que van del 100 al 300 DC y que conducen a la herejía arriana – el ejército se reclutó cada vez más de lo que llamamos “bárbaros”; un término que no significaba “salvajes” sino personas que vivían fueran de los límites estrictos del Imperio Romano. Estas personas resultaban más fáciles de disciplinar y mucho más baratas de reclutar que los ciudadanos. También estaban menos acostumbradas a las artes y a las comodidades de la civilización que los ciudadanos asentados dentro de las fronteras. En gran cantidad fueron germanos, pero hubo muchos eslavos, un buen número de moros, árabes, sarracenos y hasta no pocos mongoles infiltrados del Este. La disciplina unió estrictamente al gran cuerpo del Ejército Romano, pero más aún lo unió el orgullo profesional. El servicio era por largo tiempo. Un hombre pertenecía al ejército desde la adolescencia hasta la mediana edad. Nadie aparte del ejército poseía el poder físico. No se podía ni pensar en resistirlo por la fuerza y, en cierto sentido, constituía el gobierno. Su Comandante en Jefe era el monarca absoluto de todo el Estado. Pues bien: el ejército se hizo sólidamente arriano. Éste es el detalle fundamental de todo el asunto. De no ser por el ejército, el arrianismo nunca hubiera significado lo que significó. Con el ejército – y con ese ejército apoyándolo con entusiasmo – el arrianismo casi triunfó y consiguió sobrevivir aún cuando no constituyó sino poco más que las tropas y sus principales oficiales. Es cierto que una cantidad de tropas germanas de fuera del Imperio fue convertida por misioneros arrianos en un momento en el cual la alta sociedad era arriana. Pero esa no es la razón por la cual el ejército en su totalidad se hizo arriano. El ejército se hizo arriano porque sintió que el arrianismo era algo distintivo que lo hacía superior a las masas civiles, del mismo modo en que el arrianismo era lo diferenciador que le hacía al intelectual sentirse superior a las masas populares. Los soldados, ya fuesen de origen bárbaro o ciudadano, sintieron simpatía por el arrianismo por la misma razón que las antiguas familias paganas lo habían considerado con simpatía. Así, el ejército – y especialmente el estrato de los jefes militares – apoyó la herejía con toda su autoridad y al final el arrianismo se convirtió en una especie de testimonio de ser alguien, un soldado, en contraposición a no ser más que un despreciable civil. Se podría decir que surgió un conflicto entre los jefes del ejército por un lado y los obispos católicos por el otro. Sin duda existió una división – una distinción oficial – entre la población católica de las ciudades, el campesinado católico de la campiña y el casi universalmente arriano soldado; y el enorme efecto de esta conjunción entre la nueva herejía y el ejército es lo que veremos operar en todo lo que sigue. Ahora que hemos visto en qué consistió el espíritu del arrianismo y qué fuerzas tuvo a su favor, veamos cómo obtuvo su nombre. El movimiento que negó la plena divinidad de Cristo haciendo de Él una creatura, tomó su nombre de un tal Areios (Arius en su versión latina), un clérigo africano de habla griega un poco mayor que Constantino y que ya contaba con cierta fama como autoridad religiosa algunos años antes de las victorias de Constantino y el primer poder imperial. Recordemos que Arrio representa sólo la culminación de un largo movimiento. ¿Cual fue la causa de su éxito? Dos cosas combinadas. Primero, el impulso de todo lo que lo precedió. Segundo, la súbita liberación de la Iglesia por Constantino. A esto, sin duda alguna, hay que agregar algo en la propia personalidad de Arrio. Los hombres de esta clase que se convierten en líderes tienen cierto impulso en su propio pasado que los impele. No se convertirían en lo que son si no fuesen algo en si mismos. Pienso que podemos aceptar que Arrio tuvo el efecto que logró por toda una convergencia de fuerzas. Había una gran cantidad de ambición en él, tal como es posible encontrar en todos los heresiarcas. Tuvo un fuerte elemento de racionalismo. También tuvo entusiasmo por lo que creyó que era la verdad. Su teoría por cierto que no constituyó un descubrimiento original propio, pero lo hizo suyo y lo identificó con su nombre. Más allá de ello, ofreció una tenaz resistencia a las personas por las que creía ser perseguido. Sufrió de una gran vanidad, como casi todos los reformadores. Y encima de todo ello hallamos una más bien delgada simplicidad o “sentido común”, que inmediatamente agrada a las multitudes. Pero nunca hubiera alcanzado su fama de no haber poseído cierta elocuencia y un poderoso impulso. Era ya un hombre de buena posición, probablemente de Cirenaica (en África del Norte, al Este de Trípoli), aunque se lo menciona como alejandrino porque vivió en Alejandría. Fue discípulo del más grande crítico de su tiempo, el mártir Luciano de Antioquía. En el año 318 presidía la iglesia de Bucalis en Alejandría, gozando del alto favor del obispo de la ciudad. Arrio se trasladó de Egipto a Cesarea en Palestina, difundiendo su ya bien conocido conjunto de ideas racionalizadoras y unitarias con pasión. Algunos de los obispos de Oriente comenzaron a estar de acuerdo con él. Es cierto que los dos principales obispos sirios, el de Antioquía y el de Jerusalén, se apartaron; pero aparentemente la mayoría de la jerarquía siria se inclinó por escucharlo. Cuando Constantino se convirtió en el señor de todo el Imperio en 325, Arrio apeló al nuevo amo del mundo. Alejandro, el gran obispo de Alejandría, lo había excomulgado pero a regañadientes. El viejo emperador pagano Licinio había protegido al movimiento. Se desató una batalla de extrema importancia. Las personas ni percibieron lo importante que era, a pesar de la violencia con la que se excitaron las emociones. Si este movimiento hubiera obtenido la victoria, desde ése día hasta el actual toda nuestra civilización hubiera sido distinta. Todos sabemos lo que sucede en cualquier sociedad cuando tiene éxito un intento de simplificar y racionalizar los misterios de la fe. Tenemos ahora ante nosotros el fin del experimento de la Reforma y la anciana pero aún muy vigorosa herejía mahometana que quizás reaparezca con renovado vigor en el futuro. Esta clase de esfuerzos racionalizadores de la fe producen una degradación social gradual luego de la pérdida de ese vínculo directo entre la naturaleza humana y Dios que ofrece la Encarnación. Se menoscaba la dignidad humana. La autoridad de Nuestro Señor se debilita. Aparece cada vez más como un hombre – quizás como un mito. La sustancia de la vida cristiana se diluye. Se esfuma. Lo que comienza como unitarismo termina como paganismo. (sigue)

152 Hegemon1, día

143# Ronin: Pues mire, hay muchos autores e historiadores como Mommsen y otros que califican al crsitianismo como la salvación moral del Imperio romano y que gracias al cristianismo Roma perduró muchos siglos más de los que su decandencia moral les hubiera permitido.

153 ArrowEco, día

VV Demasiada chulería pagana para mi gusto. No me place. Prefiero ver el estreno de Ibrahimovic.

154 Hegemon1, día

Además....ya lo hemos hablado aquí, el Imperio romano finalizó mientras que el cristianismo perdura hasta nuestros días.

155 ArrowEco, día

VV Así de chulitos eran los vikingos, y se acabaron bajando los pantalones. Hasta mañana.

156 Ronin, día

Por cierto, el arrianismo me parece mucho mas lógico y racional que ese afan demostrado por algunos obispos de ascender a un predicador israelita a la categoría de Dios. Casi nada, lo que me parece una barbaridad desde luego.

157 DeElea, día

Para terminar con la disputa que dividía a toda la sociedad cristiana, el Emperador ordenó la celebración de un concilio a reunirse en el año 325 DC en la ciudad de Nicea, a cincuenta millas de la capital, sobre el lado asiático de los estrechos. Se convocó allí a los obispos de todo el Imperio, incluso a los de los distritos externos en dónde los misioneros habían plantado la fe. El grueso de los participantes provino de la parte oriental del Imperio pero el Occidente también estuvo representado y, lo que fue de primordial importancia, arribaron delegados de la Sede Primada de Roma. Sin su adhesión los decretos del concilio no hubieran tenido plena vigencia ya que su presencia era requerida para darle plena validez a las decisiones. La reacción contra la innovación de Arrio fue tan fuerte que en este Concilio de Nicea terminó abrumado. En aquella primera gran derrota, cuando la fuerte y vital tradición del catolicismo se reafirmó y Arrio resultó condenado, el credo que sus seguidores habían diseñado terminó pisoteado como blasfemia pero el espíritu detrás de dicho credo y de dicha revuelta habría de resurgir. Resurgió inmediatamente y se puede decir que, en realidad, el arrianismo resultó fortalecido después de su primera derrota superficial. Esta paradoja obedeció a una causa que se puede hallar en muchas formas de conflicto. El adversario derrotado aprende de su primer revés las características de la cosa que ha atacado; descubre sus puntos débiles; aprende la forma de confundir a su oponente y percibe los compromisos hacia los cuales el adversario puede ser conducido. Por consiguiente, después de esta prueba, el derrotado está mejor preparado que antes de la primera batalla. Eso fue lo que sucedió con el arrianismo. A fin de entender la situación, tenemos que comprender que el arrianismo, fundado como todas las herejías sobre un error de doctrina – esto es: sobre algo que puede ser expresado en una fórmula muerta de meras palabras – pronto comenzó a vivir, como todas las herejías en sus comienzos, con una vigorosa nueva vida y un atractivo propio. La disputa que llenó el Siglo IV desde el año 325 en adelante y por una generación no fue, después de sus primeros años, una controversia entre palabras distintas cuya diferencia puede parecer exigua. A lo largo de la lucha muy pronto se convirtió en un conflicto entre dos espíritus y caracteres opuestos; en un conflicto entre personalidades opuestas tal como pueden oponerse las personalidades humanas: por un lado el temperamento y la tradición católica y, por el otro, un agrio, orgulloso, temperamento que hubiera destruido a la fe. De su primera y fuerte derrota en Nicea el arrianismo aprendió a hacer compromisos en materia de formalidades, en materia de redacción de doctrina, a fin de preservar y difundir con menos oposición su espíritu herético. El primer conflicto se había producido por el empleo de la palabra griega que significa “de la misma sustancia que”. Los católicos, afirmando la plena divinidad de Nuestro Señor, insistían en el empleo de esta palabra que implicaba que el Hijo era de la misma sustancia divina que el Padre; que era del mismo Ser; esto es: divino. Se pensó que era suficiente presentar esta palabra como una verificación. Los arrianos – se pensó – siempre se rehusarían a aceptar la palabra y de este modo podrían ser distinguidos de los ortodoxos y rechazados. {[5]} Pero muchos arrianos estaban preparados para aceptar un compromiso, admitiendo la mera palabra pero negando el espíritu en que debía ser interpretada. Estaban dispuestos a admitir que Cristo había sido de la esencia divina, pero no plenamente Dios; no increado. Cuando los arrianos comenzaron con esta nueva política de compromiso verbal, el emperador Constantino y sus sucesores la consideraron como una oportunidad honesta de reconciliación y reunión. La negativa de los católicos a dejarse engañar quedó a los ojos de quienes así pensaban como mera obstinación; y a los ojos del Emperador, como una rebelión facciosa y una desobediencia inexcusable. “Aquí estáis vosotros que os llamáis los únicos verdaderos católicos, prolongando y envenenando innecesariamente una mera pelea facciosa. Debido a que tenéis los personajes populares detrás de vosotros, os creéis amos de vuestros seguidores. Tal arrogancia es intolerable. Vuestros adversarios han aceptado el punto principal. ¿Por qué no podéis acordar la disputa y restablecer la unión? Al resistiros estáis dividiendo a la sociedad en dos bandos; estáis alterando la paz del Imperio y estáis siendo tanto criminales como fanáticos.” Esto es lo que el mundo oficial tendía a manifestar, creyéndolo honestamente. Los católicos contestaron: “los herejes no han aceptado nuestro punto principal. Han suscripto una frase ortodoxa, pero interpretan esa frase de un modo herético. Seguirán repitiendo que Nuestro Señor es de naturaleza divina pero que no es plenamente Dios puesto que continúan diciendo que fue creado. Por lo tanto no les permitiremos entrar en nuestra comunión. Hacerlo significaría poner en peligro el principio vital por el cual la Iglesia existe, el principio de la Encarnación, y la Iglesia es esencial para el Imperio y para la humanidad.” En este punto entró en combate la fuerza personal que al final obtuvo la victoria para el catolicismo: San Atanasio. La cuestión fue decidida por la tenacidad y perseverancia de este santo, patriarca de Alejandría, la gran Sede Metropolitana de Egipto. San Atanasio gozaba de una posición ventajosa desde el momento en que Alejandría era la segunda ciudad más importante del Imperio Oriental y, como obispado, una de las primeras cuatro del mundo. Más allá de ello gozaba de un apoyo popular que nunca le falló y que hizo que sus enemigos vacilaran en tomar medidas extremas contra él. Pero todo esto no hubiera sido suficiente si el hombre no hubiese sido lo que fue. Por el tiempo en que participó del Concilio de Nicea en el 325 era todavía un hombre joven, probablemente de poco menos de treinta años; y sólo participó como diácono, si bien ya su potencia y su elocuencia eran notables. Vivió hasta los 76 o 77 años de edad falleciendo en el 373 DC y durante la totalidad de esa larga vida sostuvo con inflexible energía la plena doctrina católica de la Trinidad. Cuando se sugirió el primer compromiso con el arrianismo, Atanasio ya era arzobispo de Alejandría. Constantino le ordenó readmitir a Arrio a la Comunión. Atanasio se negó. Fue un paso extremadamente peligroso de dar porque todo el mundo admitía el pleno poder del monarca sobre la vida y la muerte de sus súbditos y la rebelión era considerada el peor de los crímenes. Atanasio también resultó percibido como atroz y extravagante ya que la opinión generalizada en el mundo oficial, entre las personas con influencia social y en el seno del ejército, era que el compromiso debía ser aceptado. Atanasio fue exiliado a la Galia, pero el Atanasio en el exilio resultó ser aún más formidable que el Atanasio en Alejandría. Su presencia en Occidente tuvo el efecto de reforzar el fuerte sentimiento católico de esa parte del Imperio. Lo llamaron de regreso. Los hijos de Constantino que se sucedieron uno tras otro en el Imperio, vacilaron entre una política de asegurarse el apoyo popular, que era católico, o bien asegurarse el apoyo del ejército, que era arriano. Más que otra cosa, la corte se inclinaba por el arrianismo porque le molestaba el creciente poder del Clero Católico organizado como rival del poder secular del Estado. El último y el más longevo de los hijos de Constantino – Constancio – se hizo decididamente arriano. A Atanasio lo exiliaron una y otra vez, pero la causa que defendía siguió aumentando en fuerza. Cuando Constancio murió en el 361, lo sucedió un sobrino de Constantino: Juliano el Apóstata. Este emperador recurrió al gran cuerpo pagano sobreviviente y estuvo cerca de reestablecer el paganismo ya que el poder de un emperador individual en aquella época era abrumador. Pero murió en el combate contra los persas y su sucesor – Joviano – fue definitivamente católico. Sin embargo, la pulseada continuó. En el 367, el emperador Valensio volvió a exiliar – por quinta vez – a San Atanasio, quien para ése entonces ya era un anciano de al menos 70 años. No obstante, hallando que las fuerzas católicas se habían vuelto demasiado fuertes, lo volvió a llamar. A esta altura, Atanasio había ganado su batalla. Murió como el hombre más grande del mundo romano. Ése es el valor de la sinceridad y la tenacidad combinadas con el genio. Pero el ejército continuó siendo arriano y lo que tenemos que continuar viendo en las siguientes generaciones es el desfallecimiento progresivo del arrianismo en la parte occidental de habla latina del Imperio. Decayó de a poco porque continuó siendo sostenido por los principales jefes militares al comando de los distritos occidentales; pero quedó condenado porque la totalidad de las personas lo había abandonado. La forma en que murió es lo que describiré a continuación. Con frecuencia se dice que todas las herejías mueren. Esto puede ser cierto en el muy largo plazo pero no es necesariamente así dentro de un período dado de tiempo. Ni siquiera es cierto que el principio vital de una herejía necesariamente pierde fuerza con el tiempo. El destino de las múltiples herejías ha sido muy variado; y la más grande de todas – el mahometanismo – no sólo sigue siendo vigoroso sino que es más vigoroso que su rival cristiano en aquellos distritos que ocupó originalmente; y es mucho más vigoroso y se halla mucho más extendido dentro de su propia sociedad que la Iglesia Católica dentro de nuestra civilización occidental, producto del catolicismo. (sigue)

158 DeElea, día

Sin embargo, el arrianismo fue una las herejías que realmente murieron. El mismo destino le ha tocado al calvinismo en nuestros días. Esto no significa que los efectos morales generales, o la atmósfera de la herejía, desaparecen de entre los seres humanos. Significa que las doctrinas creadas por la herejía ya no son creídas y de ese modo su vitalidad se pierde y por último debe desaparecer. Por ejemplo, la Ginebra de hoy en día es una ciudad moralmente calvinista a pesar de que tiene una población católica minoritaria muy cercana a la mitad de la población total y que se vuelve a veces (según creo) levemente mayoritaria. Pero en la Ginebra actual no hay una persona entre cien que acepte la altamente definida teología de Calvino. La doctrina está muerta; sus efectos sobre la sociedad sobreviven. El arrianismo murió de dos maneras, correspondiéndose con las dos mitades en las que se dividió el Imperio Romano de aquellos días y que, para sus ciudadanos, representaba a todo el mundo civilizado. La parte oriental tenía al griego como idioma oficial y estaba gobernada desde Constantinopla, también llamada Bizancio. Incluía a Egipto, el Norte de África hasta Cirenaica, la costa Este del Adriático, los Balcanes, Asia Menor y Siria hasta (aproximadamente) el Éufrates. El arrianismo había sido fuerte en esta parte del Imperio y resultó ser tan poderoso que, entre el 300 y el 400 DC, estuvo muy cerca de triunfar. La corte imperial osciló entre arrianismo y catolicismo, con una momentánea regresión al paganismo. Pero antes de que terminara el siglo – esto es: bastante antes del año 400 DC – la corte se hizo definitivamente católica y pareció seguro que permanecería siéndolo. Como he explicado antes, si bien el Emperador y los funcionarios que lo rodeaban (conjunto al que he denominado como “la corte”) eran teóricamente todopoderosos (puesto que la constitución era la de una monarquía absoluta y las personas no podían pensar en otros términos en aquella época), no obstante ello por lo menos tan poderoso y menos sujeto a cambios era el ejército sobre el cual descansaba toda la sociedad. Dentro del ejército estaban los comandantes militares; los generales del ejército que fueron en su mayor parte permanentemente arrianos. Cuando el poder central – el Emperador y sus funcionarios – se hicieron permanentemente católicos, el espíritu de los militares continuó siendo arriano en lo esencial y por ello es que las ideas subyacentes del arrianismo – es decir: las dudas en cuanto a que Nuestro Señor podía ser realmente Dios – sobrevivieron aún después de que el arrianismo formal dejó de ser predicado y aceptado por la población. Por este motivo, porque subsistió el espíritu que había subyacido al arrianismo (la duda acerca de la plena divinidad de Cristo), surgió una cantidad de lo que podríamos llamar “derivados” o “formas secundarias” de arrianismo. Las personas continuaron sugiriendo que en Cristo había tan sólo una naturaleza; una sugerencia cuya consecuencia habría sido necesariamente la idea popular de que Cristo fue tan sólo un hombre. Cuando esto fracasó en capturar a la maquinaria oficial – a pesar de que continuó afectando a millones de personas – apareció otra sugerencia en cuanto a que en Cristo había residido una sola Voluntad – no una voluntad humana y una voluntad divina, sino una sola voluntad. Antes de esto se había producido el resurgimiento de la antigua idea, anterior al arrianismo y sustentada por los primeros herejes sirios, de que la divinidad sólo vino a Nuestro Señor durante su vida. Según esta herejía, Cristo habría nacido tan sólo como un hombre, Nuestra Señora habría sido la madre de tan sólo un hombre, etc. En todas sus variadas formas y bajo todas sus denominaciones técnicas (monofisitas, monotelitas, nestorianos, para nombrar a los tres principales, siendo que hubo cualquier cantidad de otros), estos movimientos difundidos a través de la mitad oriental o griega del Imperio fueron esfuerzos por escapar de – o racionalizar – el pleno misterio de la Encarnación. Su supervivencia dependió de los celos que el ejército sintiese de la sociedad civil que lo rodeaba y de los restos latentes de hostilidad pagana hacia los misterios cristianos en su totalidad. Y por supuesto, estas herejías también dependieron de la eterna tendencia humana a racionalizar y a rechazar lo que está más allá del alcance de la razón. Pero existió un factor adicional que favoreció la supervivencia de los efectos secundarios del arrianismo en el Este. Fue el factor que en la política europea actual se llama “particularismo”; esto es: la tendencia de una parte del Estado a separarse del resto y a vivir una vida propia. Cuando este sentimiento se hace tan fuerte que las personas están dispuestas a sufrir y a morir por él, adopta la forma de una revolución nacionalista. Un ejemplo de ello fue el sentimiento de los eslavos del Sur en contra del Imperio Austríaco y que dio origen a la Gran Guerra {[6]}. Pues bien, el descontento de las provincias y los distritos con el poder central que los gobernaba aumentó en el Imperio Oriental con el paso del tiempo y una manera conveniente de expresar ese disgusto fue favoreciendo cualquier clase de crítica a la religión oficial del Imperio. Por ello es que grandes regiones del Este (sobre todo una gran proporción de la población de la provincia de Egipto) favorecieron a la herejía monofisita. Era una manera de expresar la insatisfacción con el gobierno despótico de Constantinopla, con los impuestos que se les aplicaban, con la promoción que recibían quienes estaban cerca de la corte en detrimento de los provinciales, y con todo el resto de los reclamos. De este modo, varias derivaciones del arrianismo sobrevivieron en la mitad griega oriental del Imperio a pesar de que el mundo oficial ya había regresado hacía rato al catolicismo. Esto también explica por qué, en la actualidad y por todo el Este, se pueden encontrar grandes cantidades de cristianos cismáticos – mayormente monofisitas, a veces nestorianos, algunas veces de comunidades menores – a quienes todos estos siglos de opresión mahometana no consiguieron unir al cuerpo cristiano principal. Lo que puso fin – no a estas sectas, por cuanto todavía existen, sino a su importancia – fue el súbito surgimiento de esa enorme fuerza antagónica a todo el mundo griego: el Islam; la nueva herejía mahometana proveniente del desierto que rápidamente se convirtió en una contra-religión y en implacable enemiga de todos los cuerpos cristianos más antiguos. La muerte del arrianismo en el Este se produjo cuando los conquistadores árabes convirtieron a la masa del Imperio Cristiano Oriental en un pantano. En vista de ese desastre, aquellos cristianos que se habían mantenido independientes vieron en la ortodoxia su única posibilidad de supervivencia y es por ello que, en el Este, hasta los efectos secundarios del arrianismo se extinguieron en los países libres del sojuzgamiento mahometano. En Occidente la suerte del arrianismo es bastante diferente. En Occidente, el arrianismo se extinguió por completo. Cesó de ser. No dejó derivaciones que subsistieran. Por lo general, se malinterpreta la historia de la muerte del arrianismo en Occidente porque la mayor parte de nuestra Historia ha sido escrita hasta ahora sobre la base de una concepción equivocada acerca de cómo era la sociedad cristiana europea en Europa Occidental durante los Siglos IV, V y VI – esto es: durante el período que se extiende desde el momento en que Constantino deja Roma y funda la nueva capital del Imperio, Bizancio, y la fecha en que, a principios del Siglo VI (de 633 en adelante) la invasión mahometana cae sobre el mundo. Lo usual es que se nos diga que el Imperio Occidental fue arrollado por las tribus salvajes de los “godos” y los “visigodos”, “vándalos”, “suevos” y “francos” que “conquistaron” esa parte del Imperio – es decir: Bretaña, Galia y la parte civilizada de Alemania sobre el Rin y el Danubio superior, Italia, África del Norte y España. El idioma oficial de toda esta región era el latín. La misa se celebraba en latín mientras que en la mayor parte del Imperio Oriental se celebraba en griego. Las leyes estaban escritas en latín y todos los actos administrativos se consignaban en latín. No hubo ninguna conquista bárbara sino una continuidad de lo que había estado sucediendo durante siglos: la infiltración de personas desde fuera del Imperio hacia el Imperio porque, dentro del mismo, podían acceder a las ventajas de la civilización. También está el hecho de que el ejército, del cual dependía todo, al final estuvo casi completamente compuesto por bárbaros reclutados. A medida en que la sociedad se consolidó, resultó difícil administrar lugares distantes, recolectar impuestos de sitios lejanos y llevarlos al tesoro central, o imponer un edicto sobre regiones apartadas. Así, apareció la tendencia de dejar cada vez más al gobierno de estas regiones en manos de los funcionarios principales de las tribus bárbaras – es decir: en manos de sus líderes y caudillos – quienes a esta altura ya eran soldados romanos. De esta manera se formaron gobiernos locales en Francia y en España, y hasta en Italia misma, los cuales aún cuando se considerasen parte del Imperio, resultaron prácticamente independientes. (sigue)

159 DeElea, día

(Ultimo) Por ejemplo, cuando se hizo difícil gobernar a Italia desde tan lejos como Constantinopla, el Emperador envió a un general para gobernar en su nombre y, cuando este general se hizo demasiado fuerte, envió a otro general para destituirlo. Este segundo general (Teodorico) también fue, como todos los demás, un jefe bárbaro por nacimiento aunque su padre había sido incorporado al servicio romano y él mismo había sido educado en la corte del Emperador. Y este segundo general, a su vez, se volvió prácticamente independiente. Lo mismo sucedió en el Sur de Francia y en España. Los generales locales tomaron el poder. Eran jefes bárbaros que transmitieron este poder – esto es: la nominación de los cargos oficiales y la recolección de impuestos – a sus descendientes. Y después está el caso de África del Norte, la región que hoy llamamos Marruecos, Argelia y Túnez. Aquí, facciones rivales, todas descontentas con el gobierno directo de Bizancio, convocaron a un grupo de soldados eslavos que habían migrado hacia el Imperio Romano y que habían sido incorporados como una fuerza militar. Se los llamaba vándalos y se hicieron cargo del gobierno de la provincia, establecido en Cartago. Ahora bien, en materia religiosa todos estos gobiernos locales de Occidente (el general franco y su grupo de soldados en el Norte de Francia; el visigodo en Francia del Sur y en España; el burgundio en el sudeste de Francia; el otro godo en Italia; el vándalo en África del Norte) se hallaban en conflicto con el gobierno oficial del Imperio. El franco al noreste de Francia, en lo que hoy llamamos Bélgica, todavía era pagano. Todos los demás eran arrianos. Ya he explicado lo que esto significaba. Se trataba no tanto de una cuestión doctrinaria sino de una cuestión social. El general godo y el general vándalo, que eran los jefes de sus propios soldados, sentían que era más meritorio ser arriano que ser católico como la masa del populacho. Eran el ejército, y el ejército era algo demasiado importante como para aceptar la religión popular general. Fue el sentimiento muy similar al que se puede ver sobreviviendo aún en Irlanda, en lugares en dónde fue universal allí hasta hace poco: el sentimiento de que la “ascendencia” se corresponde propiamente con el anti-catolicismo. Desde el momento en que, en política, no hay mayor fuerza que ésta de la superioridad social, a las pequeñas cortes locales les llevó mucho tiempo dejar caer su arrianismo. Las llamo pequeñas porque, si bien recolectaban impuestos de áreas muy extensas, lo hacían meramente como administradores. Los números concretos eran exiguos, comparados con la masa de la población católica. Mientras los gobernadores y sus cortes en Italia, España, en la Galia y en África seguían aferrándose con orgullo a su antigua denominación y caracter arrianos, hubo dos acontecimientos – uno súbito y el otro gradual – que conspiraron tanto contra su poder local como contra su arrianismo. Lo primero, lo súbito, fue el hecho que el general de los francos que había gobernado a Bélgica conquistó con su muy pequeña fuerza a otro general del Norte de Francia; a un hombre cuyo distrito se hallaba ubicado al Oeste del suyo. Ambos ejércitos eran absurdamente pequeños, de unos 4.000 hombres cada uno, y un muy buen ejemplo de lo que eran aquellos tiempos está dado por el hecho que el ejército derrotado, después de la batalla, se unió inmediatamente a los vencedores. También ilustra lo que era la época el hecho que a un general romano, comandando no más de 4.000 hombres al comienzo y tan sólo 8.000 después del primer éxito, le pareciera perfectamente natural hacerse cargo de los impuestos administrativos, los tribunales de justicia y todas las demás estructuras imperiales de un distrito muy amplio. Se apoderó de la gran masa de Francia del Norte exactamente de la misma manera en que sus colegas, con fuerzas similares, tomaron a su cargo la acción oficial en España, Italia y otras partes. Ahora bien, lo que sucedió es que este general franco (cuyo nombre real casi no conocemos porque nos ha sido transmitido en varias formas distorsionadas pero que es más conocido como “Clovis”) era pagano; algo excepcional y hasta escandaloso en las fuerzas militares de la época dónde casi todas las personas importantes se habían hecho cristianas. Pero este escándalo resultó ser una bendición inesperada para la Iglesia, porque a Clovis, siendo pagano y no habiendo sido nunca arriano, era posible convertirlo directamente al catolicismo, a la religión popular; y cuando aceptó el catolicismo, inmediatamente tuvo detrás de si a toda la fuerza de los millones de ciudadanos, al clero organizado y a los obispados de la Iglesia. Se convirtió en el único general popular; todos los demás estaban en conflicto con sus súbditos. Le fue fácil reclutar grandes cantidades de hombres armados dada la simpatía popular que despertaba en ellos. Se apoderó del gobierno de los generales arrianos del Sur, derrotándolos con facilidad, y sus tropas se convirtieron en la mayor fuerza militar del Imperio Occidental que hablaba en latín. No fue lo suficientemente fuerte como para hacerse de Italia y de España, menos aún de África, pero desplazó el centro de gravedad alejándolo de la tradición arriana del ejército romano, una tradición que a esta altura ya no albergaba más que pequeños grupos en vías de extinción. Baste lo dicho por el golpe súbito que afectó al arrianismo en Occidente. El proceso gradual que aceleró la decadencia del arrianismo fue de una clase diferente. En la decadencia de la sociedad, con cada año que pasaba se hacía más difícil recolectar impuestos, mantener un superávit y, por consiguiente, reparar caminos, puertos, edificios públicos y mantener en orden todo el resto de la estructura pública. Con esta decadencia financiera del gobierno y la desintegración social que la acompañaba, los pequeños grupos que nominalmente constituían los gobiernos locales perdieron su prestigio. En, digamos, el año 450 era una gran cosa ser arriano en París, o Toledo, o Cartago, o Arles, Tolosa o Ravenna; pero 100 años más tarde, hacia digamos el año 550, el prestigio social del arrianismo había desaparecido. A cualquiera que quisiera “progresar” le convenía ser católico, y los pequeños grupos arrianos en vías de desaparición terminaron siendo despreciados aún cuando su irritación los llevó a actuar con salvajismo como ocurrió en África. Simplemente perdieron terreno. La consecuencia fue que, después de cierta demora, todos los gobiernos arrianos de Occidente se hicieron católicos (como en el caso de España) o bien, como sucedió en buena parte de Italia y en la totalidad del Norte de África, fueron puestos otra vez bajo el gobierno directo del Imperio Romano desde Bizancio. Este último experimento no continuó por mucho tiempo. Existió otro cuerpo de soldados bárbaros, todavía arrianos, proveniente de las provincias del Noreste que se hicieron del gobierno en el centro-norte de Italia y, poco tiempo después, la invasión mahometana barrió el Norte de África, pasó finalmente sobre España y hasta penetró en la Galia. La administración romana directa, en lo concerniente a la Europa Occidental remanente, se extinguió. Su última existencia efectiva en el Sur fue aplastada por el Islam. Pero mucho antes de que esto ocurriera, el arrianismo en Occidente había muerto. Ésta fue la forma en que desapareció la primera de las grandes herejías que amenazó en un momento dado con minar y destruir la totalidad de la sociedad católica. El proceso había llevado casi 300 años y es interesante observar que, en lo que se refiere a las doctrinas, aproximadamente esa misma cantidad de tiempo, o algo más, fue suficiente para eliminar la sustancia de las múltiples herejías principales de los reformadores protestantes. También ellos casi habían triunfado a mediados del Siglo XVI cuando Calvino, su figura principal, casi logra trastornar a la monarquía francesa. También ellos perdieron completamente su vitalidad hacia mediados del Siglo XIX. Trescientos años. HILAIRE BELLOC

160 Hegemon1, día

He leídp hace poco el libro de "Inteligancia Exitosa" del Sicólogo americano Robert J. Sternberg. En él analiza las tres formas de inteligencia que existen, la analítica, la crativa y la párctica. La conjunción de esas tres calses de inteligencia es la que lleva al exito y no los coeficientes intelectuales. Explica a su vez que dependiendo de la cultura y la educación en la que nos encontremos, una persona se considera inteligente en un país mientras que en otro sería un mediocre. La disposición al avance científico. al dearrollo técnico creo tiene que ver con la sociedad y con la cultura en la que nos encontremos. No tiene nada que ver con la raza o con las persoanas capacitadas sino con las oportunidades que tengan estas de desarrollar sus capacidades y los medios de que disponga. Está claro que la Inglaterra de la Royal Society disponía al país y a su cerebros a desarrollarse mucho mejor que en otras partes. Una soceidad dinámica y de nueva creación como la Americana promovío y promueve el avance científico, el perfeccionamiento de la técnica, el conocieminto ekl saber porque genra riqueza y poder. Esa misma mentalidad no se da en otros paises. ¿Qué esperar de mentes estériles que ante nuestra situación económica y energética cierran centrales nucleares, renuncian a la ciencia por perserverar en los ideales caducos y nefastos de una política denominada de izquierdas?

161 Hegemon1, día

A veces lo que parece más lógico no triunfa....como le paso al arrianismo...¿por qué será?...¿tal vez porque no era tan lógico ni tenía una base prospera y fuerte?

162 kufisto, día

BB buenas noches señores

163 Hegemon1, día

156# Ronin: ¿Era sólo un predicador o un Dios? El hijo de Dios hecho hombre decimos los católcios. ¿Es una barbaridad?¿por qué?..¿puede argumentar? ¿No es una barbaridad el admitir la divinidad de Jesús pero negarsela a la madre como hace el protestantismo? ¿El Hijo de Dios puro nace del vientre impuro de una simple mujer?

164 jjvr, día

... el hasta nunca de Mescalero #142 a las 22:44, ¿ es definitivo, o solo temporal?.

165 pedromar, día

#25 De alruga. Es interesante los esfuerzos de algunos por convencerse de sus propias mentiras. Pone el tal Alruga este artículo de Público dedicado a la enseñanza y el ineludible desastre en el que nos encontramos. ¿Culpables? La clases sociales, quién si no. La polarización social de la educación Vicenç Navarro “El poder de clase se caracteriza por un gran dominio de la vida política, mediática y económica del país por parte de la burguesía, pequeña burguesía y clases profesionales de renta media alta, es decir, del 30% de la población de renta superior, que tiene una enorme influencia mediática y política en el país.” Ahora resulta que los medios están en poder de la derecha, y siguiendo la creencia del desvergonzado que eso afirma habrá que decir que las televisiones están en manos de la extrema derecha, claro. “Esta percepción de nuestras sociedades es, sin embargo, profundamente ideológica y, como bien define mi amigo Noam Chomsky” [qué nivel, Maribel; los vecinos le admiran: “Niños, mirad, por ahí va el amigo de Chomsky”] “Un ejemplo de ello es el sistema educativo. España, uno de los países de la UE-15 (el grupo de países de la UE de nivel de desarrollo económico semejante al nuestro) con mayores desigualdades sociales, tiene el sistema educativo más polarizado por clase social existente en tal grupo de países. Las familias del 30-35% de renta superior del país envían a sus hijos a las escuelas privadas concertadas (la mayoría gestionadas por la Iglesia católica, institución que en España siempre ha ofrecido el sostén ideológico a las clases dominantes) y el 65-70% restante de la población, que se define como las clases populares, es decir, la clase trabajadora y las clases medias de rentas medias y bajas, envían a sus hijos a las escuelas públicas, donde se concentra la mayoría de los hijos de los inmigrantes (92%).” [Esa proporción -no sé exactamente cual- no llegaba ni de lejos cuando el “genocida” Franco gobernaba. El porcentaje de estudiantes escolarizados en la enseñanza privada era mucho menor. ¿No será la culpa de que la izquierda se ha cargado la enseñanza pública, con unos niveles académicos semejante a los de Azerbaiyán, y que quien puede pagar un colegio privado para sus hijos, a veces con enormes esfuerzos, los saca del basuriento adoctrinar de los progres? Que los profesores de la pública no están suficientemente pagados no será, pues por regla general ganan más que en la privada, además son los segundos mejor pagados de Europa en relación al PIB per cápita.] En Suecia y Finlandia (países que el informe PISA –que mide la calidad de la enseñanza– considera como los que tienen el mejor sistema educativo), sólo el 4% de estudiantes van a la privada. En España es el 30-35%. [La desvergüenza sin limitación. Dónde se dan mejores resultados académicos en España, ¿en la pública o en la privada? ¿No será que la enseñanza pública en Suecia y Finlandia tiene una calidad infinitamente superior a la pública en España? Imposible, ese nivel es porque allí todos van a la pública, y aquí ocurriría lo mismo si suprimiéramos la privada. Por arte de birlibirloque, no por otra cosa.] “En nuestro país, el gasto por alumno en la escuela privada es superior que en la pública.” [ay, sinvergüenza, de sobra sabe él que si se suma la aportación familiar y la del Estado es así, pero al Estado le cuesta infinitamente menos la privada que la pública.] “Esto se da como consecuencia del pago por parte de las familias que matriculan a sus hijos en la privada, recursos que se complementan con las aportaciones de recursos públicos, es decir, subsidios que se definen como conciertos”. [Solución obligamos a esos padres a que paguen por la escolarización de sus hijos pero en la pública, ya que tienen dinero, que paguen] En el lenguaje mediático versallesco, dominante en el país, no se le llama explotación sino “desequilibrio de financiación”. En realidad, el sistema educativo dual (privada versus pública) de España reproduce la estructura social del país, formando dos tipos de ciudadanos: los de primera y los de segunda clase. Y los primeros acceden a estudios superiores (como los universitarios) en porcentajes mucho mayores que los segundos. Esto es consecuencia del poder de clase, categoría que ha desaparecido del lenguaje político y mediático del país. [Todos borricos, la igualdad absoluta, que eso es lo que pretende el progrerío. Salvo los políticos socialistas, que ya en tiempos de F. González enviaban todos sus hijos a la privada. Socialistas sí, pero idiotas no; esos los hijos de los obreros, a los que hay formar en el “pensamiento cr´tico y en la racionalidad maritere” para que nos voten.]

166 Ronin, día

Bueno, parece que De Elea ya ha terminado de poner el artículo de Hilaire Belloc. Bueno, a lo que iba. Resulta que una serie de obispos llegan a la conclusión de que un tal Jesús, hijo del carpintero José y de su esposa María según sus creencias no puede ser un simple hombre que predicaba su propia versión del judaismo sino que tenía que ser el propio dios. Eso indudablemente impresionaría mas a las clases mas analfabetas multiplicando el número de adeptos y además le daría relumbrón a la nueva fe. El pobre Arrio que pretendía poner un poco de lógica en la figura del tal Jesús es sobrepasado abrumadoramente y ante tanta irracionalidad decide retirarse, no hay que culparle, yo hubiera gecho lo mismo. Y por supuesto los que se quedan son los que deciden qué es herejía y qué no lo es. Fantástico.

167 manuelp, día

# 161 En la cuestión del arrianismo la lógica no tiene mucho que ver. Cuando los godos arrianos- convertidos por casualidad a dicha facción religiosa- inflingieron una terrible derrota a las legiones romanas en 378-batalla de Adrianópolis- la conmoción en el Imperio fue enorme e hizo que en el I Concilio de Constantinopla en 381 se condenara el arrianismo definitivamente, pues se veia como la fe de los enemigos del Imperio, pero hasta entonces la pelota estuvo en el tejado muchas veces.

168 mescaler, día

#164 Quiero aclararle que se trata de un "hasta nunca" a Hegemon1. No hay nada definitivo en este mundo, menos la muerte, pero si este señor no cambia de actitud (cosa que me parece harto improbable), sera definitivo.

169 kufisto, día

BB el cristianismo fue el cáncer que enfermó y mató al más grande pueblo que vieron los siglos

170 jjvr, día

¡¡Dios bendito!!

171 Hegemon1, día

¡¡Vaya!!...así que el Arrioanismo es una religión más lógica y dirigida alas élites soceiles y el cristianismo es de analfabetos.....¡¡curioso!!!..todo un Imperio romano lleno de analfabetos.... Lo que yo me pregunto es cómo se puede calificar a la ligera algo como de "barbaridad" y no decir por qué.

172 jjvr, día

La muerte no es el final, y bien podemos empezar los cambios por nosotros mismos.

173 manuelp, día

# 171 Si los godos se convirtieron al arrianismo fue porque Ulfilas era de su sangre y cuando se educó en Constantinopla esa era la corriente dominante. http://es.wikipedia.org/wiki/Ulfilas

174 mescaler, día

Yo estoy más bien del lado de kufisto. Hay una serie de novelas de historia-ficción, creo que se llama "Roma eterna", en la que se plantea una curiosa hipótesis. Los israelitas se ahogan al intentar cruzar el Mar Rojo. Al no haber judaísmo, tampoco aparece el cristianismo. Sin la amenaza del cristianismo, la vida del imperio romano se prolonga durante siglos.

175 Hegemon1, día

Según parece, el argumento de Ronín de que el arrianismo era para las élites y el crsitinaismo para los analfabetos no cuadra.. "....La ortodoxia reveló siempre que Cristo era Dios encarnado en un hombre, no era un hombre influido ni creado por Dios, era Dios, y jamás retrocedió de esta afirmación. Sin embargo, al ser esto considerado como un misterio, es comprensible que no fuera aceptado por muchísima gente que, como los seguidores de Arrio, se inclinaban por pensamientos más racionales, por lo tanto más inteligibles. En 320 Alejandro, obispo de Alejandría, convoca un sínodo de mas de cien obispos de Egipto y Libia que excomulga a Arrio por sus ideas heréticas. El arrianismo, sin embargo, se extiende por todo el oriente rápidamente, sobre todo en las grandes masas de gente humilde, campesinos, siervos y soldados......"

176 Hegemon1, día

Podría haber triunfado uno como el otro... "En 320 Alejandro, obispo de Alejandría, convoca un sínodo de mas de cien obispos de Egipto y Libia que excomulga a Arrio por sus ideas heréticas. El arrianismo, sin embargo, se extiende por todo el oriente rápidamente, sobre todo en las grandes masas de gente humilde, campesinos, siervos y soldados. En 325 Constantino convoca el concilio de Nicea, que condena al arrianismo a instancias del diácono de Alejandría y jefe del partido antiarriano, San Atanasio, que consigue crear una definición de la fe ortodoxa: "Creemos en un solo Dios Padre omnipotente... y en un solo Señor Jesucristo Hijo de Dios, nacido unigénito del Padre, es decir, de la sustancia del Padre, Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no hecho, consustancial al Padre..." Arrio fue condenado al destierro, al igual que Eusebio de Nicomedia y otros muchos partidarios...."

177 jjvr, día

....espero que no se te pegue lo del consumo de alucinógenos.

178 Ronin, día

Señor Hegemon, debería usted saber que en el imperio romano la mayor parte de la población era analfabeta o semianalfabeta. La cultura clásica estaba reservada a los que se podían permitir pagar buenos profesores y retóricos que cobraban una pasta por cierto.

179 jjvr, día

#177 a las 23:08 no va para Hegemon1

180 mescaler, día

#173 Pero no sólo los godos se convirtieron al cristianismo en su versión arriana.

181 Hegemon1, día

178# Por lo tanto el arrianismo como el cristianismo se difundía de la misma manera, entre los analfabetos por igual...¿no?

182 Hegemon1, día

Y seguimos.... "A pesar de las duras conclusiones del concilio de Nicea, Constantino, al que probablemente le preocupara más el apoyo que podía lograr del cristianismo que la doctrina en sí, fue convencido por su entorno para perdonar a Eusebio, y poco a poco a todos los demás, incluso Arrio, pero este muere en 336 antes de poder regresar. A la muerte de Constantino, su hijo Constancio (337-361) apoyó al arrianismo, que terminó introduciéndose en casi todo el ejército y en los numerosos bárbaros que vivían en el Imperio y que lo llevarían luego a occidente. En un concilio celebrado en Antioquía en 341, Eusebio de Nicomedia logró hacer aceptar varias fórmulas de la doctrina arriana sobre la naturaleza de Cristo pero tuvo tal oposición que los emperadores, Constancio en oriente y Constante en occidente llamaron a un concilio en Sárdica (Sofía) que eliminó todas las herejías del concilio de Antioquía y depuso a varios obispos arrianos, reponiendo a muchos ortodoxos, entre ellos Atanasio, anteriormente proscrito. Busto de Constancio A la muerte de Constancio en 361, el arrianismo se quedó sin su protector, y poco a poco fue prohibido en todo el Imperio, bajo la guerra declarada de los Padres de la Iglesia, los capadocios San Basilio y San Gregorio Nacianceno. La muerte oficial del arrianismo se produjo en el Concilio de Constantinopla de 381, aunque siguió vivo por muchísimos años pero con muy pocos seguidores..."

183 Ronin, día

Que por que es una barbaridad, una barbaridad?. si lee atentamente el 166 comprenderá por que me parece una barbaridad la conclusión del concilio de Nicea.

184 Hegemon1, día

Mucha lógica tampoco veo en esto.... "El arrianismo tomó su nombre de Arrio (256-336) sacerdote de Alejandría y después obispo libio, quien desde el 318 propagó la idea de que no hay tres personas en Dios sino una sola persona, el Padre. Jesucristo no era Dios, sino que había sido creado por Dios de la nada como punto de apoyo para su Plan.." Creado de la nada.....curioso....esto es digno de Fé, como el de la Santa Trinidad...

185 manuelp, día

# 180 Pero los godos eran la nación germana más poderosa de las que enfrentaba el Imperio Romano y a la que se habia visto obligada a reconocer el estatus de "foederati" para evitar que arrasasen el territorio. Puestos a hacer historia-ficción, yo apuesto a que si no hubiese existido Cristianismo, el Imperio Romano se hubiese derrumbado como cien años antes en Occidente y mil en Oriente y la Edad Media hubiese sido diez veces más tenebrosa de lo que fue.

186 Hegemon1, día

183# Precisamente de leer atentamente el 166 no veo cual es la barbaridad o por lo menos no diferencio una barbaridad de un carpintero que es Dios como aquella de que un carpinetro fué hecho de la nada para un plan divino...curiosos conceptos de "barbaridad" tiene usted. Para mi es una "barbaridad" digna de Fé, como la de Arriano...no hay lógica ni en una ni en otra.

187 mescaler, día

#183 La barbaridad es pretender que Cristo sea, a la vez, dios y hombre. La solución ortodoxa es hablar de una persona y dos naturalezas, pero esa solución crea más problemas de los que resuelve. Si Cristo, por ser Dios, no puede hacer el mal, tampoco podrá hacerlo como hombre, por lo que perderá esa libertad intrínsecamente humana.

188 jjvr, día

....como Zapatero se entere de lo del arrianismo, igual nos monta una iglesia paralela solo para fastidiar. No le den mucha publicidad. Un saludo y queden con Dios

189 mescaler, día

Por supuesto, hubo otras soluciones que acabaron en la papelera de la herejía: Cristo sólo es humano aparentemente, Cristo es hijo adoptivo de Dios, etc.

190 Ronin, día

No, señor Hegemón, si yo no defiendo el arrianismo, solo digo que es mas facil de digerir que el dogma de Nicea. Y el dogma de Nicea se impuso porque todo aquel que no lo siguiera era considerado hereje, y el arrianismo dejó de predicarse y a la gente le asustaba morir siendo hereje y quemarse en los infiernos. Aunque a su lógica le repateara el sagrado dogma. En fin,cosas de judeocristianos.

191 Hegemon1, día

Concretemos más en las versiones divinas y humanas de Cristo.... "La naturaleza de Jesús era el problema más complejo de los primeros siglos del cristianismo, como lo revelan las discusiones teológicas. En los primeros siglos del cristianismo se planteaba el problema de la relación del Hijo y de Dios. A esto se le llamó las disputas cristológicas. En sus orígenes, Cristo era considerado ante todo como un mesías, en definitiva un ser mortal, el cual había sido elegido por Dios para realizar sus designios y que por ello podía llamársele Hijo de Dios; a esta doctrina se la llamó adopcionismo. Sin embargo, en la Iglesia cristiana fue creciendo en importancia la opinión de que Cristo había preexistido como Hijo de Dios a su encarnación humana en Jesús de Nazaret, y que había descendido a la Tierra para redimir a los seres humanos; a esta nueva doctrina se la denominó encarnacionismo. Esta nueva concepción de la naturaleza de Cristo trajo aparejados varios problemas teológicos, ya que se discutió si en Cristo existía una naturaleza divina o una humana, o bien ambas, y si esto era así, se discutió la relación entre ambas (fundidas en una sola naturaleza, completamente separadas, o relacionadas de alguna manera). El encarnacionismo prendió fuertemente en el mundo gentil, y especialmente en el occidente del Imperio Romano, mientras que las iglesias orientales defendían nociones más cercanas al adopcionismo. Arrio había sido discípulo de Pablo de Samosata, un predicador oriental del siglo III, y creía que Cristo era una criatura, aunque concedía que había sido la primera criatura formada por el Creador"

192 mescaler, día

#185 Nunca lo sabremos. Pero, ¿qué le dio el cristianismo al imperio como para aguantar esos siglos de más?

193 Hegemon1, día

190# Sr. Ronín: Sigo pensando que me resulta tan dificil digerir tanto una doctrian como la otra si carezco de Fé. Y sigo diciendo que tanto una como otra carecen de lógica. Siguen siendo Dogmas de Fé. Y el arrianismo, según veo, no tiene ni más ni menos lógica que la Trinidad. Unos vencieron, como podrían haber vencido los otros.

194 Hegemon1, día

Según Mommsen y otros autores, repito, el Imperio Romano perduró más siglos gracias al cristianismo al aportarle este al Imperio una nueva moral, una nueva ética que destierra las las decadencias de la sociedad romana y que la llevaban a la desaparición. Después de la victoria sobre Cartago (Goldworthy) la sociedad romana se relaja, se echa en brazos del hedonismo y de los placeres terrenales y se aleja de los valores que la hicieron vencer a Cartago. El Cristianismo restaura esa moral retrasando la decadencia.

195 Hegemon1, día

Curioso: "El Arrianismo hoy en día A pesar de que el Arrianismo como tal haya desaparecido, se considera continuadores de ciertos aspectos del Arrianismo a varias comunidades religiosas: La cristología de los Testigos de Jehová guarda similitudes con el arrianismo, en el sentido que ambas consideran a Jesús como el Hijo unigénito del Dios Padre, pero también tiene diferencias. Los socinianos, una denominación nacida luego de la Reforma Protestante en Polonia, y los unitarios, que se desarrollaron en Transilvania y Hungría, y posteriormente en el Reino Unido, América del Norte y otras regiones, no creen en el aspecto divino de Jesús, por lo que en alguna medida pueden ser considerados herederos del arrianismo"

196 mescaler, día

En el imperio de oriente, el enfrentamiento entre ortodoxos (Constantinopla) y monofisitas (Siria y Egipto) fue un factor de debilidad que aprovecharon adecuadamente los musulmanes. Aparte de que, sin judeocristianismo, no habría aparecido el islam: los árabes hubieran seguido adorando a sus dioses ancestrales y no les habría dado por la guerra santa.

197 manuelp, día

# 192 Le dió un paradigma moral que la sociedad pagana habia perdido por completo, recuerde la frase de Flaubert citada por Marguerite Yourcenar en "Memorias de Adriano" : Los dioses no estaban ya, y Cristo no estaba todavía, y de Cicerón a Marco Aurelio hubo un momento único en que el hombre estuvo solo.

198 Ronin, día

193 Hegemón, estoy de acuerdo con usted en que ambas teorías repatean al sentido común. Pero el arrianismo me lo repatea un poco menos. De cualquier forma yo tampoco soy cristiano. Me faltan tragaderas, lo que suelen llamar algunos fe.

199 manuelp, día

# 196 Perdone pero ese análisis es muy insuficiente. Las tribus árabes habian estado incursionando desde el desierto durante siglos, el factor fundamental de la debilidad del Imperio Bizantino en el siglo VII no fue el conflicto monofisita sino el enfrentamiento que habia tenido con el Imperio persa de los Sasánidas y que le habia dejado exhausto militarmente.

200 mescaler, día

#197 Ésa es la imagen propagandística, de película de Hollywood, de los romanos degenerados celebrando orgías mientras los bárbaros cruzan la frontera. La imagen que transmitieron los primeros cristianos, que, al fin y al cabo, habían ganado y tenían el derecho a contar la historia como les apeteciera.

201 Hegemon1, día

198# Ronín: Nada que discutirle. Le repito que las dos teorías son Dogmas de Fé y hay que tenerla para creer en una u otra.

202 Ronin, día

Manuelp y Mescaler tienen ambos razón. La victoria musulmana fue fácil por el debilitamiento de ambos imperios en sus guerras. Y la anexión sin excesivos problemas internos de Egipto fue porque la mayoría de los egipcios no podían ni ver a Constantinopla, ni a su emperador ni a su credo.

203 manuelp, día

# 200 El hecho es que, a partir de la gran crisis del siglo III, a los ciudadanos romanos de Italia se les prohibe el alistamiento en las legiones, lo que induce a pensar que su fibra no debia ser demasiado buena y que el aluvión de confederaciones de tribus germanas cruzaron repetidamente el "limes" del Imperio. Y eso no se lo inventó Hollywood ni los cristianos.

204 DeElea, día

193. No, se equivoca, la Trinidad es el arquetipo de la multiplicidad y la base del libre albedrío y es racional. El Arrianismo sin embargo es un preislamismo por un lado y un precalvinismo por el otro, manejándose entre la superstición y el materialismo.

205 mescaler, día

#199 Es cierto que el conflicto con Persia debilitó mucho al imperio de oriente, pero unas provincias cohesionadas habrían sido capaces de superar la invasión de un puñado de árabes. Y, como digo, los árabes no habrían salido de Arabia si no hubiera sido por el islam, un subproducto judeocristiano. En cuanto a la teoría de la decadencia moral, uno de los primeros en proponerla fue Gibbon, ¡pero achacándosela a los cristianos! Al poner sus esperanzas en el más allá, dejaron de preocuparse por los problemas del más acá.

206 mescaler, día

El monoteísmo cristiano destruye la armonía religiosa en el imperio. Antes, cada cual tenía su propio dios y estaba tan contento, sin molestar a los demás. Con el cristianismo, sólo mi dios es auténtico, los demás tienen que aceptarlo y además en la versión que yo diga.

207 DeElea, día

198. Más que tragaderas yo diría que falta sesera y sobra estomago...

208 manuelp, día

# 205 «La conquista tuvo diversos frentes y momentos pero aparece a nuestros ojos como un fenómeno único y sorprendente, aunque acaso no hubo más plan de conjunto que el de la simple expansión. Del lado de los invasores cuenta su convicción religiosa, su cohesión guerrera de base tribal, y la fuerza suficiente, que no podemos medir, para vencer. Entre las causas de la debilidad de los invadidos hay que mencionar el agotamiento bélico y financiero de los emperadores bizantino y persa después de las guerras feroces que habían mantenido entre ellos, el empobrecimiento de Siria, Palestina y Mesopotamia como consecuencia de aquellos sucesos, de la presión fiscal e incluso de las epidemias de peste, pues en Siria se constatan tres en los años 614, 628 y 638; en el ámbito bizantino cuenta además, la disociación cultural existente entre el helenismo dominante y las culturas locales, y los enfrentamientos religiosos que causaron gran descontento entre monofisitas y judíos; algo semejante ocurría con los mazdakitas en Persia. El hecho es que apenas había tropas locales para defender las ciudades fortificadas, y mucho menos para presentar batalla campal, y ni uno ni otro imperio podían poner en campaña grandes cuerpos de ejército frente a un enemigo que se caracterizó precisamente por su movilidad, por el control de las rutas, y por su habilidad para rendir puntos fortificados mediante la oferta de capitulaciones benignas que aseguraban el respeto a la situación personal, jurídica, religiosa y administrativa de cristianos, judíos y mazdeos, considerados como protegidos (dimmíes)». http://es.geocities.com/mundo_medieval/conquista_arabe.html Bueno, en ese aspecto creo que Gibbon pecaba de superficial, no se dió cuenta que si la sociedad pagana hubiese sido fuerte moralmente la nueva moralidad cristiana no le hubiese hecho ninguna mella.

209 Hegemon1, día

La expansión y grandeza de Roma coinciden con un arraigo en las costimbres y en la Fé religiosa pagana eso si, pero en los Dioses y creencias de lso primeros romanos, en la época de lso priemros reyes. Esa moral esa actiutd de sacrificio que les hace preocuparse por de de allá tanmto como por lo de acá es lo que les hace vencer a Cartago partiendo de una inferioridad naval y militar. Es una estupidez creer que Roma cayó por creer en Dios cuando llegó a donde llegó formando un imperio creyendo en varios Dioses...

210 manuelp, día

# 206 Je,je, armonía religiosa en el Imperio. Todos los dias habia disturbios religiosos, en Alejandría las comunidades judia y griega se exterminaban mutuamente con asiduidad y así por todas partes. En fin, lo dejo por hoy. Buenas noches.

211 mescaler, día

oferta de capitulaciones benignas que aseguraban el respeto a la situación personal, jurídica, religiosa y administrativa de cristianos, judíos y mazdeos Vamos, que los cristianos de Siria y Egipto preferían que les gobernasen los musulmanes antes que seguir soportando al emperador de Constantinopla. Lo que dije antes.

212 DeElea, día

“En cuanto a la teoría de la decadencia moral, uno de los primeros en proponerla fue Gibbon, ¡pero achacándosela a los cristianos! Al poner sus esperanzas en el más allá, dejaron de preocuparse por los problemas del más acá.” Que va Borja Plinio el Viejo y otros romanos anteriores a cristo ya hablaban y mucho sobre el asunto.

213 Hegemon1, día

¿Cómo puede decirse que el cristianismo rompe la armonía religiosa de Roma y a continuación decir que cada cual creía en los dioses que le daba la gana? ¿Qué armonia religiosa es esa? Además que eso es una solemne estupidez, una mentira, será más armonioso creer en un Dios que en los que te de la gana.¡¡ Digo yo!! Es que hay que leer cada cosa que brama el cielo...

214 mescaler, día

#210 Claro, precisamente los judíos. ¿No estamos hablando de judeocristianismo? Pero, ¿qué otros conflictos religiosos hubo en el imperio, antes de que se extendieran los cristianos?

215 gorgias_, día

Mescalero, una idea facil de digerir y cortita de leer como a usted le gusta. No hay que suponer o inventarse nada. Limitemonos a lo que sabemos a ciencia cierta con total seguridad. 1º Fué el cristianismo y Roma lo que conservo (y aún conserva) los últimos vestigios del imperio romano. Es gracia a los escribas cristianos que se conserva en el idioma OFICIAL del imperio gran parte del conocimiento del mundo clásico que permite más adelante el resurgimiento intelectual de Occidente. No parece que estuviese el cristianismo muy por la labor de demoler el imperio sino de fusionarse y establecer una relación simbiotica con el mismo. Eso sin contar que es por medio del cristianismo como los barbaros asimilan y se integran en una cultura la romano-occidental que les era por otra parte racial y "filosoficamente" ajena. Por eso las invasiones barbaran son un bache en el devenir occidental y no se constituyen en hecatombe de todo lo conocido y en regresión al mundo prelatino. No hace falta circunscribirse al mundo clásico. Solo mire el norte y este de Europa que no se "civiliza" ni entra en el mundo occidental hasta que no se cristianiza y de ese modo se "romaniza", lease, vikingos o tribus eslavas. Para entonces hacia siglos que ya no existia el imperio. 2º y aún más evidente. El imperio romano no se extinguió en su totalidad. Haga memoria. El imperio romano ORIENTAL suguió existiendo 1 milenio más en constante combate con el Islam. Curiosamente los musulmanes llamaban a los bizantinos "rumies" ¿Casualidad? Fué el imperio romano OCCIDENTAL el que se extinguió por muy diversas razones de muchas de las cuales ya se ha dejado constancia en este y otros debates. Lea a DeElea y Manuelp e igual se entera de algo. Saludos.

216 Hegemon1, día

Bueno señores....muy intersante la discusión y los datos...de algunos no de todos...claro está.

217 mescaler, día

#215 Se equivoca si piensa realmente que me gustan las ideas "cortitas" y "fáciles de digerir". Decir que el cristianismo conservó los vestigios del imperio es como decir que el Vesubio conservó los vestigios de Pompeya, ¡después de destruirla, claro! Y el cristianismo, más que demolar el imperio, lo que pretendía era sustituirlo: lo demuestra el hecho de que la organización de la iglesia era un calco de la del estado. La segunda parte es archisabida, así que no venga a darme lecciones.

218 Hegemon1, día

Ya se pueden poner los analfabetos como quieran pero Roma perduró más tiempo gracoas al cristianismo. Dar lecciones a Mommsen o Montanelli si que no puede ser.

219 DeElea, día

Borja no das ni una mamarracho, ni una.

220 DeElea, día

“#215 Se equivoca si piensa realmente que me gustan las ideas "cortitas" y "fáciles de digerir".” ¡que coño. Se va a equivocar, atina de lleno, hombre!!

221 Vendeano, día

Tesis que quiero introducir: 1ª, la de Rostovtzeff. La caída del Imperio Romano fué provocada por la que parece ser la causa más común de ruina, LA INFLACIÓN DEL ESTADO. 2ª, el cristianismo no sólo no perjudicó, sino que ayudó a sobrevivir al Imperio, inyectando nuevo valor moral en sus súbditos. Caído el imperio en Occidente, fué la Iglesia un trasunto suyo, ejemplo vivo e imagen de un ideal, y mantenedora de la tradición y la cultura que merecía ser salvada. 3ª, habiendo, por la tesis 1ª, desmitificado el idealizado Imperio Romano, que cayó merecidamente por sus pecados ESTATISTAS, queda ahora apreciar además al cristianismo por su aportación, juntamente con valores individualistas aportados por los "bárbaros", de la idea de dos campos separados, la política y la conciencia. En general, la existencia de un poder moral distinto del político, además de la división de este último en diversas legitimidades, fué el gérmen de las libertades modernas. A ver qué opinan.

222 DeElea, día

221. Vendeano. En mi opinión añadiría al primer punto que esa causa, la inflación fue consecuencia de la perdida del músculo moral que fundo el imperio. La crisis moral precedió a la económica siendo además la principal causa de ésta.

223 gorgias_, día

Mescalero, perdone usted hombre, se me olvidaba que si por algo se distingue en este blog es por exponer usted argumentos especialmente largos y elaborados, y que cuando es así, nunca suele ser un "corta y pega" de algun autor "oficial" del regimen. Sobre todo se distingue por NO repetir hasta la saciedad las mismas consignas difundidas hasta el aburrimiento por los organos oficiales del partido (esta vez sin comillas), lease el conocido manual para progres llamado "El Pais" o su inmediato sucesor y parasito llamando "Público". Pero nada no se preocupe que aquí nadie le toma toma por un diletante con afan de provocación. Pregunta... ¿Debería haber puesto todo este parrafo en azul? O quizas en rosa que quede más progre ;) Por lo demas decirle, que no parece que el Vesubio tuviese mucho aprecio por Pompeya o por conservarla, por otro lado aún hoy la iglesia de Roma tiene notorio gusto por seguir usando el latín y en general durante toda su historia tuvo especial cuidado en coservar la historia y culturas grecolatinas, curioso cariño en quien estaba predestinado a destruirlas al parecer con saña y alevosía ¿O simplemente lo hizo sin querer? Si eso fué así supongo que podrá explicarnos con argumentos enjundiosos y especialmente elaborados como fué que contribuyó de forma casual el cristianismo a la decadencia del Imperio. Sobre todo centrandonos en toda la historia del mismo y no la que a usted le convenga ¿Como explica usted los problemas posteriores (e incluso previos) al mandato de Marco Aurelio? Cuando los cristianos aún no eran bien vistos. Y sobre todo denos una explicación fundada de como se las arregló para sobrevivir un milenio más el Imperio ROMANO oriental o Bizantino aún estando "infectado" hasta las cachas de esa maldición que es el cristianismo. Una recomendación que no consejo. Presumiendo usted como presume de ecuanimidad y tolerancia deberia limar un poco más esas actitudes anticlericales ramplonas y desfasadas. Quizas en los años 30 quedaban bien por eso del nuevo hombre o el nuevo orden, pero hoy por hoy son más propias de adolescentes afectados y escritores intelectualoides que de gente minimamente seria.

224 Vendeano, día

Por supuesto, DeElea, pues ese Estado-Cáncer era el resultado de la pérdida de los antiguos equilibrios institucionales de la primitiva República. Pero si la "mores" (las costumbres, la tradición) perdió MÚSCULO fué porque se perdió EL HUESO donde aplicaba su fuerza, las antiguas instituciones de la ciudad. Las virtudes personales, familiares y sociales sólo pueden dar su fruto y rendir si encuentran un medio que multiplique su fuerza y anule la proliferación de vicios o tendencias egoístas. Llegó un momento en que el experimento romano murió de éxito, por no poder metabolizar adecuadamente el atracón imperial. Las instituciones sabias son el fruto siempre de lenta evolución, y las primitivas resultaron desbordadas por nuevas fuerzas muy violentas, como la proletarización de la sociedad, la expansión del exclavismo, la profesionalización del ejército, etc., etc. Hubo mucha imaginación y voluntad en algunos emperadores, pero no hay obra personal que pueda compararse a la anónima y lenta obra de la selección natural de las instituciones en la dura competencia entre polis. DeElea, no había nada que hacer, ni músculo moral que pudiese aplicar esperanzadamente su fuerza en nada que valiese la pena. No he hablado sólo de crisis económica, sino de una ruptura institucional previa, de un desbarajuste orgánico completo. No hubo tiempo de salvar el Imperio, pero los bárbaros y la dilatada "edad media" (Supervivencia y Asentamiento al decir de don Pio) salvarían lo salvable. Amigo, ¡me voy a dormir!. Espero estar con Vd. mañana.

225 Contable, día

No se lo pierdan, Señores. Pasen y vean --- --- 205mescaler dijo el día 19 de Agosto de 2009 a las 23:52: #199 Es cierto que el conflicto con Persia debilitó mucho al imperio de oriente, pero unas provincias cohesionadas habrían sido capaces de superar la invasión de un puñado de árabes. Y, como digo, los árabes no habrían salido de Arabia si no hubiera sido por el islam, un subproducto judeocristiano. En cuanto a la teoría de la decadencia moral, uno de los primeros en proponerla fue Gibbon, ¡pero achacándosela a los cristianos! Al poner sus esperanzas en el más allá, dejaron de preocuparse por los problemas del más acá. --- --- ¡Vaya cacao mental que tiene hoy el miliciano sudoroso! Los conflictos con Partia (los partos, los persas, los iranios, los iraníes,…) ya venían de antes de Cristo. Craso, que fue triunviro con Cesar, murió en campaña contra los partos (persas). Y esto fue antes de Cristo. No había entonces Imperio de Oriente. Faltaban más de 400 años para que tal cosa existiese. Y de estas épocas son los conflictos con los partos (he dicho persas). --- --- Por cierto, que un emperador romano, por fiarse de los partos (he dicho persas), e ir a “dialogar” provisto de Talante, Buen Rollito, y mucho, pero que mucho diálogo, fue capturado por los partos, y de él nunca más se supo. Se conoce que le torturaron, le sometieron a mil y una sevicias, pero nada más. ¿Seguimos con el Talante, el Buen Rollito, el Diálogo y las Alianzas de Civilizaciones con los Salvajes? --- --- Confunde el Mesacler a los partos (persas) con los árabes. Véamos: árabes son los de Arabia. Los de Persia son persas. Los de Turquía son turcos, no árabes. Los de Marruecos son moros, no árabes. Los de Egipto son egipcios, no árabes. Los de Kenia son keniatas, no árabes. Y es que el inculto confunde mahometano con árabe. Error muy común entre el rojerío. --- --- Y a los seguidores de Mahoma se les llama, y se les ha llamado siempre MAHOMETANOS. Lo que el elemento éste llama árabes, estaba mejor dicho así “ma-ho-me-ta-nos”. Pero el lelo erre que erre, sigue mal diciendo “á-ra-bes” pues ale repita Ud. Conmigo A-MO-TO Por la misma, a los seguidores de Cristo se les llama Cristianos. A los de Buda, Budistas. A los de Calvino, Calvinistas. A los de Lucero, luteranos. A los de Marx, marxistas… Y el liante, empeñado en que a los mahometanos hay que llamarles “árabes”. A los mahometanos o mahomitas también se les puede llamar “sarracenos” o “musulmanes”. Alfonso X el Sabio, en sus cantigas, una y otra vez les llama “Mouros malditos”. Siempre las dos palabras juntas. Por cierto ¿alguien ha leído las Cantigas del tal rey? ---- --- Los persas, se enfadan muchísimo si se les llama “árabes”. De hecho, ellos no hablan el árabe, sino el parsi. De hecho, ellos tienen una versión particular de la religión de Mahoma, el chiísmo, que se lleva a matar con la versión árabe (el sunnismo). Algo parecido, pero más fuerte, a que a todos los españoles nos llamen en América “gallegos”. Pero por que se no llame gallegos, nosotros no degollamos a nadie. Los persas sí degüellan por este tipo de errores. --- --- El Mahometanismo no es un subproducto de la religión judía ni la cristiana. Es la idolatría típica de Arabia premahometana, con un intento de asimilar y absorber a la religión judía, y también a la cristiana. Pero ellos siguen adorando a la piedra negra, dios premahometano, y con las mismas costumbres y manías que antes de Mahoma. Los judíos rechazaron de plano las tonterías de Mahoma. Es más, es histórico que los judíos atendieron amablemente lo que decía Mahoma, pero cuando empezó a desbarrar, se rieron en sus barbas. Los judíos no pudieron aguantarse cuando el tal Mahoma soltó sandeces tales como que María (madre de Cristo) era hermana de Moisés. El tal ignorante Mahoma, se había saltado 1300 años de un plumazo. Me parece estar oyendo los alaridos de risa de los judíos antes tamañas estupideces que relataba Mahoma, y que están escritas. Ahí, está el origen del odio furibundo que Mahoma tenía a los judíos. Hay que aclarar, que Mahoma era de una tribu sacerdotal. Lo cual no obsta para que fuera analfabeto. Había escuchado fragmentos de la Torá y la Biblia, y al no poder repasar por no saber leer, caía en errores garrafales de los que no podía salir.

226 Contable, día

A ver si leemos un poquito, Mescalerito. Que se te nota un poquito inculto. Y te las quires dar de gran sabio.

227 frollo, día

Me estreno en este espacio agradeciéndole sus artículos y su atención. En relación a los párrafos referidos a la decadencia intelectual y técnica de España en los últimos siglos modernos lleva usted razón al atribuirlos, entre otras cosas, a esa inflada fatuidad proveniente de las "glorias imperiales", ejemplo notable de ello es todo lo acaecido en torno al submarino de Peral y al rechazo final a su proyecto porque en realidad se deseaban barcos que lucieran marciales. Sabido es que La Habana no hubiera caído con la ventaja táctica del torpedero submarino. Toda esta historia del prestigio vacuo arranca desde atrás: El argumento q

Herramientas