Menú
Una película de ciencia ficción totalmente fallida con una explicación final esperpéntica. Una oportunidad perdida de engrosar el cine patrio de esta temática.

'Invasión', los extraterrestres invaden la España

Una película de ciencia ficción totalmente fallida con una explicación final esperpéntica. Una oportunidad perdida de engrosar el cine patrio de esta temática.

Películas de ciencia ficción en el cine español no abundan. La premisa de Invasión es interesante, uno alienígenas han invadido la Tierra y son capaces de controlar mentalmente a los humanos. Por una vez no vamos a centrarnos en Nueva York sino en Madrid.

Tras una introducción mediante viñetas para poner en contexto al espectador, un buen recurso para suplir la falta de un gran presupuesto, pasaremos a tres escenarios cerrados, otro recurso para evitar grandes espacios, decorados, extras... En uno veremos a tres militares españoles atrapados en una fábrica abandonada, en el segundo a dos presos de los alienígenas de bandos contrarios (una rebelde y un colaboracionista) y por último una pareja de científicos que tienen a un alien como rehén.

La película adapta una obra de teatro de Guillem Clua, que ejerce en este proyecto como guionista. Los tres espacios cerrados que inicialmente resultaban ser una buena idea terminan convirtiéndose en tediosos. Si bien el teatro lo aguanta por las limitaciones de los espacios, en el cine si no hay un gran diálogo que haga olvidar al espectador de la austeridad visual termina por aburrir. Y ese es el caso de Invasión.

Álvaro Rico y Fran Berenguer son de lo poco salvable en cuanto a reparto. Incompresible la interpretación en esta película de un gran actor como Andrés Gertrúdix, fruto seguramente también del deficiente guión. Mención aparte merece la escena en la que el extraterrestre rehén de los científicos tararea uno de los clásicos de Estopa. Sí, han leído bien.

Sin embargo, la gran traca final de Invasión llega al final, con el desenlace, el momento en el que entenderemos por qué no hemos visto a ningún alienígena durante toda la película. La explicación que sirve para unir las tres historias deja al espectador con la boca abierta, y no en el buen sentido. Una oportunidad perdida de haber hecho una buena historia de ciencia ficción en el cine español. Tendremos que seguir quedándonos con títulos como Acción mutante de Álex de la Iglesia o Colossal de Nacho Vigalondo.

Temas

0
comentarios